Man Man, la música como salvación

Man Man, la música como salvación

Recientemente, la banda Man Man ha editado su nuevo álbum, Carrot on Strings, disponible en todo el mundo a través de Sub Pop. El álbum fue grabado en el estudio Mant Sounds en Glassell Más»

José Henrique Bortoluci: «Lo que es mío»

José Henrique Bortoluci: «Lo que es mío»

El libro empieza así: “Recuerda que tu padre ayudó a construir ese aeropuerto para que puedas volar. Oigo esta frase de mi padre cada vez que tengo que coger un vuelo en Más»

Eva Lootz. Hacer como quien dice ¿Y esto qué es?

Eva Lootz. Hacer como quien dice ¿Y esto qué es?

Se presenta a los medios por el Museo, en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid, la exposición de la artista plástica austriaca, nacionalizada  y residente en España desde 1967, Eva Lootz (Viena Más»

Rosario de Velasco

Rosario de Velasco

La exposición reúne treinta pinturas de su obra entre los años 20 al 40 del siglo pasado, en los que confluyen los primeros años más destacados. Les acompañan una sección de sus Más»

Cristina García Rodero. España oculta

Cristina García Rodero. España oculta

Una larga trayectoria de un trabajo tan bien fundamentado y elaborado obtiene su rendimiento. Se ha presentado a los medios esta magna exposición que ha sido comisariada por  la propia autora Cristina Más»

Discos

Discos

LUIS PRADO: La estafa de la vida adulta (Osadía-Maldito Records) “Has hecho lo que te dijeron que hicieras / Has ido por donde tenías que ir / Y ahora, ¿qué sientes? No Más»

José Miguel Viñas: «Los cielos retratados»

José Miguel Viñas: «Los cielos retratados»

Acaba de salir a la venta uno de los libros más originales y bien editados que se han publicado últimamente. Se trata de un ensayo del físico y meteorólogo José Miguel Viñas Más»

Brittany Howard, la música como terapia alternativa

Brittany Howard, la música como terapia alternativa

Cinco años después, Brittany Howard le da continuidad a su aclamado debut en solitario, Jaime, con What Now?, extrayendo un poder inmenso e indeleble de la imprevisibilidad sin fin. A lo largo Más»

“La ruta del mantón de Manila.La feliz unión entre Asia, Hispanoamérica y España»

“La ruta del mantón de Manila.La feliz unión entre Asia, Hispanoamérica y España»

Bajo un sugestivo título y en un emblemático y bellísimo encuadre tiene lugar esta exposición comisariada por la colombiana Verónica Durán Castello, que reside actualmente en Madrid,  siendo una de las mayores Más»

Haruki Murakami: «La ciudad y sus muros inciertos»

Haruki Murakami: «La ciudad y sus muros inciertos»

En la Ciudad y sus muros inciertos se narra una supuesta historia de amor un poco extraña (onírica, dicen las reseñas). Un joven sigue a una joven a una ciudad bastante extraña, Más»

 

Rubén Hechavarría, Salvia: “El universo como caladero de iconos”

por Redacción

Un grupo de artistas y críticos de artistas visitaron la exposición del pintor cubano/suizo, Rubén Hechavarría, Salvia, en el espacio Plusartis de Madrid. Entre ellos, Alfonso Sebastián, Patricia Larrea, Guía Boix, Cesar Casanova, Lola Rodríguez, Tom Cawsert…            La crítica de arte Julia Sáez-Angulo, comisaria de la muestra. ha escrito en el catálogo de la exposición:

“El artista cubano/suizo sabe que el mundo está lleno de imágenes listas y disponibles para apresarlas en el arte. Su espíritu y retinas se enriquecen gozosas del color y de formas. El mundo es un caladero de iconos, donde el autor selecciona, con automatismo psíquico, lo que le impacta, le gusta, le emociona o interesa. Un alfabeto de imágenes que encierran un vocabulario de conceptos propio. El autor, seguidamente escribe y compone su lenguaje para una obra artística con aquel material, que se amalgama y funde con la creatividad e imaginación de su mente. Una manera personal de hacer y decir en el cuadro pintado. Singular, única. Es el panóptico de Rubén Hechavarría, Salvia como pseudónimo y firma.

En el trabajo plástico del autor encontramos, como en el arca de Noé, diversas presencias y uniones, desde la naturaleza con su flora y su fauna, a parejas convergentes o divergentes, biología, fotogramas de publicidad, mantras, números, fechas, letras, palabras en español o en inglés -lengua franca-, objetos cotidianos, homenajes puntuales a maestros del pop como Roy Lichtenstein, juegos de imagen y palabra, grafitis, frases afectivas, geometrías, toques ornamentales, ecos cubano-africanos, recuerdos, fantasías… Un totum revolutum cromático gozoso, armónico… Artístico. Una verbena de imágenes sin límite, que se transmutan en arte, por la mano prodigiosa del artista.

Un apropiacionismo gozoso, con nombre y apellidos de autor. Un diario puntual donde se registran las distintas jornadas vividas. Un dietario personal y visual, escrito con un lenguaje propio, que le confiere señas de identidad artísticas e inmediatas. Reconocibles. Un políptico asombroso, a modo de caleidoscopio lumínico, jovial y risueño en apariencia, pero que también esconde juegos, guiños, cargas de profundidad sonrientes, irónicas o críticas. Un Panóptico de la visión, la memoria selectiva, la maestría de dibujo y el trazo, que lleva la firma de Rubén Hechavarría.

 El apropiacionismo es una práctica, que consiste en realizar una obra de arte a partir de otra que ya existe (y cuya autoría es de otro). El artista se “apropia” de la obra de otro creador de manera evidente, no como plagio, sino para “convertirla en otra cosa”. Picasso, Bracque, Picabia, Bretón y otros vanguardistas históricos lo practicaron con el “d´après”, el “después de…”.Pero no es este el caso de Salvia. Su apropiacionismo es visual, vital, presente, cotidiano… solo algún guiño al arte de vez en cuando. Su vivero es el mundo, la naturaleza. Su caladero, el universo. Él está más bien en la órbita de un Joseph Cornell, si bien éste jugaba con los objetos táctiles, mientras que Salvia lo hace con imágenes pintadas y, ya sabemos, que la pintura es siempre más ilusionística que la escultura o el relieve. Hechavarría es hijo de Marcel Duchamp a su manera, en cuanto a la “imagen encontrada”. Su obra se incardina con toda fuerza en el largo y profundo cordón umbilical de la Historia del Arte, que nos lleva hasta Altamira y Lascaux.

Rubén Hechavarría, Salvia, trabaja casi siempre sobre lienzo, con pigmento acrílico y/o collage. Su presentación en Madrid la hace, a base de una veintena de obras, en las que se pone de manifiesto su dominio del dibujo, con su valor estético y narrativo, así como la maestría al aplicar el color con toda la paleta, sin excluir el negro. Además, da cuenta de su poética artística, que conecta con la sensibilidad de nuestros días: una cierta alegría cromática y pop, al tiempo que, testimonio de un presente variopinto, donde la fragmentación existe y la variedad nos diferencia y enriquece cuando se aúna.

Decía el escritor Josep Pla, que “lo difícil es saber mirar”. Hechavarría , Salvia, lo sabe, lo hace, lo procesa y lo transmite con precisión en su obra artística. La síntesis es la sabiduría de su pensamiento hecho arte”.