Discos

Discos

WILCO: Cruel Country (dBpm/Anti) Tiene algo de gracia o hasta ironía que Wilco titulen su nuevo disco como Country cruel o País cruel, según la acepción que le demos atendiendo a su Más»

«Velázquez en Italia: entre Luigi Amidani y Juan de Córdoba»

«Velázquez en Italia: entre Luigi Amidani y Juan de Córdoba»

Una exposición pequeña en cuanto al número de obras exhibidas sin embargo muy interesante por calidad y tema. Una vez más es posible hacer un seguimiento de nuestro gran pintor en los Más»

María Ángeles López Romero: «Serás recuerdo, serás olvido»

María Ángeles López Romero: «Serás recuerdo, serás olvido»

La escritora Mª Ángeles López Romero ha presentado en Zaitegui Libros su novela ‘Serás recuerdo, serás olvido’, la historia de Dina quien, a punto de cumplir 40 años, recibe una inquietante noticia, el impacto Más»

«La elocuencia del silencio»

«La elocuencia del silencio»

Colección de fotografías de El Toboso 1979 Más»

Marco Maril, la luz a través de la grieta

Marco Maril, la luz a través de la grieta

  15.11.18 es el nuevo álbum Marco Maril, primero firmado con su nombre y apellido, porque hasta el 15 de noviembre del 2020, que empezó a dar a conocer sus canciones, se Más»

KAULAK: fotógrafo, pintor, escritor

KAULAK: fotógrafo, pintor, escritor

Antonio Cánovas del Castillo Vallejo (1862-1933). Fue un artista con una profunda preparación y formación. Licenciatura de Derecho por la Universidad Central. Funcionario del Estado por oposición . Ejerció en diversos  cargos Más»

Dauno Tótoro: «La compañía de la soledad»

Dauno Tótoro: «La compañía de la soledad»

El prolífico escritor chileno Dauno Tótoro, que, entre otros reconocimientos, cuenta con el Premio Altazor o el Premio Latinoamericano de Periodismo José Martí, entrega un nuevo relato para jóvenes y mayores. En Más»

David Saavedra, autor de Festivales de España

David Saavedra, autor de Festivales de España

España es uno de los países del mundo con más cantidad y variedad de festivales musicales, desde los más renombrados internacionalmente hasta los más especializados e insospechados. Hasta ahora no había ningún Más»

Discos

Discos

SONDRE LERCHE: Avatars of Love (PLZ/InGrooves) Venía dejando avisos desde hace unos meses pero todavía no era momento de confirmarlo. Primero fue “Dead of the Night”, una canción de más de diez Más»

 

Teresa Vallés Botey, estudiosa de Carlos Pujol

por Julia Sáez-Angulo

La profesora de Literatura de la Universitat Internacional de Catalunya Teresa Vallès Botey (Barcelona, 1970), estudiosa de la obra y figura del escritor Carlos Pujol, disfruta de una estancia de investigación en la Universidad de Tel Aviv y amablemente ha respondido a un cuestionario.1.         ¿Qué objetivo académico le ha traído a Israel?

Estoy haciendo una estancia de investigación de seis meses aprovechando que en mi universidad disfruto de un semestre sabático. Llevo a cabo una investigación sobre el escritor Carlos Pujol (Barcelona, 1936-2012) como visitor scholar con el grupo de investigación ADARR (Analyse du Discurs, Argumentation et Rhétorique) de la Universidad de Tel Aviv, que dirige la Dra. Ruth Amossy, autora de interesantes artículos sobre el concepto de imagen de autor. En concreto estoy analizando textos a través de los cuales se puede inferir la imagen de escritor que Carlos Pujol forja de sí mismo, por ejemplo, cuando compara la figura del poeta con la del músico que toca en la calle para quien quiera escuchar su música o cuando afirma que “se escribe para oír la música de dentro” o que “escribir no es hacer, es hacerse con palabras”. La imagen de autor de algún modo sintetiza su propuesta literaria: la literatura como arte, como forma de conocimiento, como diversión inteligente, etc. Es una clave de lectura de su obra que no hay que confundir ni con la persona biográfica ni con la voz narrativa de sus obras. Es interesante también comparar su “autorretrato” con la imagen de Carlos Pujol forjada por terceros en necrológicas o reseñas.

2.         ¿Por qué eligió al escritor Carlos Pujol para su investigación? ¿Tiene buenas fuentes? 

Es un legado asombroso que no puede seguir estando en la sombra. En algún momento se iba a reivindicar la figura de este escritor y me siento afortunada de contribuir a hacerlo. Con esta investigación, que comencé en 2016, pienso que cumplo con la misión de la Universidad de aportar conocimiento y transmitirlo a la sociedad. Gracias a la donación del archivo personal del escritor por parte de su esposa, la pintora Marta Lagarriga, se ha constituido el Fondo Personal Carlos Pujol. Aunque tenemos pocos medios económicos, lo vamos catalogando y poniendo a disposición de lectores e investigadores (www.carlospujol.es).

3.         Desde los diez años de su muerte, ¿qué hemos sabido más de él?

Su obra sigue viva. En 2017 tuvieron lugar las primeras jornadas dedicadas a su figura y las aportaciones se publicaron en un monográfico de la revista Ínsula (Carlos Pujol, humanista contemporáneo). Además de diversos artículos académicos sobre su legado, se han reeditado dos novelas que estaban descatalogadas: La sombra del tiempo (Fundación Lara, 2016), novela histórica protagonizada por una joven aristócrata francesa que rehace su vida en Roma, y Los secretos de San Gervasio. Sherlock Holmes en Barcelona (Menoscuarto, 2019), parodia y homenaje de la novela de detectives. Por otra parte, Escribir a contracorriente. Fuentes para el estudio del pensamiento literario de Carlos Pujol (Comares, 2019) contiene las entrevistas realizadas al escritor y la correspondencia con su editor en Comares.

    En 2012 hemos conmemorado los diez años de su fallecimiento con un congreso conjunto de la Universitat Internacional de Catalunya y la Universitat Pompeu Fabra. Además, se han publicado tres obras suyas. En primer lugar, Novelas contadas y otros textos sobre literatura (Pre-Textos), con cuarenta textos teóricos que Pujol escribe con su bagaje de profesor universitario, ensayista y crítico literario y, a la vez, a partir de su experiencia personal como poeta, novelista, traductor, etc. Incluye unas breves memorias sobre su trayectoria narrativa. En segundo lugar, Los Ficticios (Comares), relatos breves hasta ahora inéditos que son una divertida parodia del estereotipo del escritor romántico. Y, finalmente, Fragmentos del libro de Job. Centón de salmos (Pamiela), dos poemarios de inspiración bíblica. 4.         Si sabía catalán ¿por qué no escribió en esa lengua?

Lo cuenta él mismo en una entrevista. Se refiere primero a su formación: “Desde que tuve uso de razón —advierte Carlos Pujol— el castellano era la lengua de expresión única: el cine, los tebeos, las novelas de kiosco, la escuela… Todo me vino completamente dado. Muchos años sin una sola clase en catalán.” Pero apunta otro motivo de peso: la gran distancia entre el catalán hablado y el literario: “Además, me encontré con que mi devoción por la literatura catalana quedaba bastante mitigada porque la lengua en la que se había expresado la literatura catalana en el siglo xx me resultaba completamente ajena. La lengua de Carner, Riba, etc., era artificial, no tenía nada que ver con el catalán hablado” (Escribir a contracorriente). En este sentido, escogió su lengua literaria del mismo modo que un pintor elige lo que considera los pigmentos disponibles más adecuados a su propósito. Es una opción tan respetable como el bilingüismo de amigos suyos como Joan Perucho y Pere Gimferrer o la opción por el catalán de otro buen amigo, Joan Sales.

5.         ¿Cómo es la posición de los escritores catalanes que no escriben en catalán en Cataluña?

Están en tierra de nadie. Cuando en otra entrevista le dicen que la patria de un escritor es su lengua, y que él es un escritor catalán que escribe en castellano, Pujol matiza: “O un escritor español que es catalán, porque en algún sitio tiene que haber nacido; como Valle-Inclán era también gallego y Baroja vasco. Afortunadamente, la cultura se resiste a ser nacional, todos somos híbridos, aunque en mi caso tal vez lo sea un poco más. Quiero decir que lo de ser español habría que matizarlo: las literaturas francesa y anglosajona (también otras, pero no de un modo tan profundo) me han enseñado e influido muchísimo más que la literatura castellana, con lo cual resulta que estás escribiendo en una especie de tierra de nadie, sin sentirte de ningún lugar concreto, o siendo de muchos a la vez” (Escribir a contracorriente). Se resiste a encasillar la cultura y la literatura en fronteras políticas.

6.         Carlos Pujol fue miembro del jurado de Planeta durante años. ¿Se planteó presentar una novela suya?

No quiso. Una vez le preguntaron si se presentaría a ese premio si no fuera miembro del jurado y la respuesta fue tajante: “No. Yo escribo libros al margen de la carrera profesional del escritor normal que aspira al Planeta”. No se siente identificado con lo que él mismo llama un “escritor normal” que quiere ganarse la vida con su pluma y por tanto necesita vender y tener éxito a corto plazo, y está dispuesto a ser un personaje mediático para conseguirlo. En sus memorias se identifica con el compositor de música de cámara. Él no apuesta por la literatura de consumo sino por la novela literaria. Esta postura forma parte de la imagen de escritor que tiene de sí mismo de la que antes hablábamos.

7.         El hecho publicar tantas traducciones y su tarea de gestor cultural, ¿no le ha restado tiempo para la creatividad personal?

Defendió a capa y espada su tiempo para escribir y la libertad de hacerlo como quería. Su trabajo en Planeta fue un ganapán con el que mantener a su numerosa familia, a la que adoraba, y le permitió durante años dedicar las tardes a escribir, cada día de tres a siete. De este modo, tras años de publicar ensayos sobre autores como Balzac y Saint-Simon, escribir crítica literaria en diversos medios y traducir decenas de obras de la literatura francesa y anglosajona, pasados los cuarenta años (!) escribió la primera novela, y el primer poemario con más de cincuenta. Es un hombre de letras polifacético y un autor tardío pero muy prolífico. Su tarea como traductor sin duda contribuye a forjar su lengua literaria. “La traducción como gimnasia del escritor, el puro ejercicio de las palabras que hace ser más humildes y exactos” (Cuadernos de escritura).