David Refoyo: “Donde la ebriedad”

David Refoyo: “Donde la ebriedad”

A partir del juego con el título de la obra de Claudio Rodríguez, en Donde la ebriedad, David Refoyo (Zamora, 1983) lleva más allá el trabajo experimental con la palabra y con Más»

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Me atrevería a decir que esto es un reencuentro de íntimos amigos. Lo primero que ha hecho Eduardo Arroyo en la presentación de la exposición que tiene en Bilbao ha sido reconocer Más»

Museo Thyssen 25 Aniversario

Museo Thyssen 25 Aniversario

Se ha dicho que una de las cosas que más lamentó Margaret Thatcher durante su gobierno fue el no haber conseguido que la colección Thyssen se quedara en el Reino Unido. También Más»

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo Vivir En El Campo es un trío (Pedro Arranz, Miguel Breñas y Carlos Barros) de Madrid que, tras varios CDs autoeditados en sus inicios, publicaría en 2012 su primer largo, CVEEC Más»

Missing o los cuerpos perdidos

Missing o los cuerpos perdidos

Missing. Perdida en la memoria o pérdida de memoria. En tan solo una hora y media la compañía británica Gecko Theatre consigue que el espectador-niño se encuentre con su propio delirio, delirio Más»

Discos

Discos

NEIL YOUNG: Hitchhiker (Reprise-Warner) Llevamos años oyendo hablar de los discos perdidos de Neil Young. Él mismo ha ido dejando caer detalles anunciando que los iba a recuperar en distintos formatos (su Más»

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

La torre tumbada del homenaje Más»

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

No es una casualidad que este verano haya leído Trieste o el sentido de ninguna parte porque me gusta la literatura de viajes, lo que es una casualidad es que ahora, escribiendo Más»

Sarah McKenzie, música como mantra

Sarah McKenzie, música como mantra

Hace tres años y medio que la cantante y pianista Sarah McKenzie participó en el concurso Umbria Jazz Festival: fue premiada con una beca especial para a asistir la icónica facultad Berklee Más»

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

  El artista se siente orgulloso y heredero directo de la gran tradición geométrico/cinética de su país: la escuela venezolana de Alejandro Otero, Jesús Rafael Soto y Carlos Cruz Díez. Una escuela Más»

 

Amos Oz publica “Conocer a una mujer” en la editorial Siruela

por Julia Sáez-Angulo

Es un gran narrador de historias. Amos Oz (Jerusalén, 1939) ha publicado la novela “Conocer a una mujer”, en la editorial Siruela, en la que se han publicado sus otras novelas como “NO digs Noche”, “Un descanso verdadero”, “El mismo mar”, “Contra el fanatismo”, “Una historia de amor y oscuridad”, “MI querido Mijael”, “La historia comienza”, “Fima”, “Versos de vida y muerte”, “La caja negra”, “Hasta la muerte”, “Escenas de la vida rural” y “la Colina del Mal Consejo”.

Premio Príncipe de Asturias 2007, el escritor israelí ha fabulado muy bien historias que conciernen a su país y que trascienden sus fronteras. Conoce muy bien el mundo judío al que pertenece y lo describe con conocimiento y amenidad. Fue un galardón bien elegido, en medio de otros premios Príncipes de Asturias que llueven sobre famas y celebridades harto premiadas y reconocidas, que más parecen aportar gloria al premio, que reconocimiento sobrado a los designados.

“Conocer a una mujer” es una novela singular y curiosa que trata de un espía del servicio secreto israelí, el Mossad, que al enviudar, quiere retirarse con su hija, madre y suegra a una casa a las afueras de la capital Tel Aviv. El espía se retira de su función a favor del Estado, pero al indagar sobre su esposa e hija se da cuenta de cuantos secretos dormían en su familia, de lo poco que conoce a las mujeres de su entorno, de todo los que se ocultaba o desconocía de los suyos. Una situación a la inversa, como en un cambio de papeles, con un estilo diáfano. La novela está bien traducida del hebreo por Raquel García Lozano en la colección “Nuevos Tiempos”. La portada es una bella fotografía de Ferdinando Scianna.