David Refoyo: “Donde la ebriedad”

David Refoyo: “Donde la ebriedad”

A partir del juego con el título de la obra de Claudio Rodríguez, en Donde la ebriedad, David Refoyo (Zamora, 1983) lleva más allá el trabajo experimental con la palabra y con Más»

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Me atrevería a decir que esto es un reencuentro de íntimos amigos. Lo primero que ha hecho Eduardo Arroyo en la presentación de la exposición que tiene en Bilbao ha sido reconocer Más»

Museo Thyssen 25 Aniversario

Museo Thyssen 25 Aniversario

Se ha dicho que una de las cosas que más lamentó Margaret Thatcher durante su gobierno fue el no haber conseguido que la colección Thyssen se quedara en el Reino Unido. También Más»

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo Vivir En El Campo es un trío (Pedro Arranz, Miguel Breñas y Carlos Barros) de Madrid que, tras varios CDs autoeditados en sus inicios, publicaría en 2012 su primer largo, CVEEC Más»

Missing o los cuerpos perdidos

Missing o los cuerpos perdidos

Missing. Perdida en la memoria o pérdida de memoria. En tan solo una hora y media la compañía británica Gecko Theatre consigue que el espectador-niño se encuentre con su propio delirio, delirio Más»

Discos

Discos

NEIL YOUNG: Hitchhiker (Reprise-Warner) Llevamos años oyendo hablar de los discos perdidos de Neil Young. Él mismo ha ido dejando caer detalles anunciando que los iba a recuperar en distintos formatos (su Más»

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

La torre tumbada del homenaje Más»

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

No es una casualidad que este verano haya leído Trieste o el sentido de ninguna parte porque me gusta la literatura de viajes, lo que es una casualidad es que ahora, escribiendo Más»

Sarah McKenzie, música como mantra

Sarah McKenzie, música como mantra

Hace tres años y medio que la cantante y pianista Sarah McKenzie participó en el concurso Umbria Jazz Festival: fue premiada con una beca especial para a asistir la icónica facultad Berklee Más»

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

  El artista se siente orgulloso y heredero directo de la gran tradición geométrico/cinética de su país: la escuela venezolana de Alejandro Otero, Jesús Rafael Soto y Carlos Cruz Díez. Una escuela Más»

 

Juan E. Delmas, un bilbaíno recuperado

por Alberto López Echevarrieta

Editorial Muelle de Uribitarte y Bilbao 700, 2011

“El impresor Juan E. Delmas. Un sueño incendiado” y “Viaje por el Bilbao de antaño” salen a la luz conjuntamente en un intento de recuperar la figura de un hombre que tuvo una destacada importancia en el mundo de las letras del siglo XIX. En el primero de ellos se le cita como impresor en aras de la brevedad que impone un título, pero en realidad se trata de un hombre polifacético que tuvo un papel preponderante como librero, dibujante, grabador, historiador, narrador, periodista y fotógrafo. Sus trabajos literarios han permanecido dispersos, lo que ha dificultado el análisis de su amplísima obra. Ahora sale a la luz de la mano de Seve Calleja, escritor repetidamente galardonado y profesor del Lengua Española, que ha trazado una concisa y detallada biografía al tiempo que nos ofrece la reedición en facsímil de “Viage pintoresco por las provincias vascongadas” (1845) y “Guía histórico-descriptiva del viajero en el Señorío de Vizcaya” (1865) recopiladas bajo el título de “Viaje por el Bilbao de antaño”.

El personaje

Juan Bautista Eustaquio Delmas (Bilbao, 1802 – Madrid, 1892) era el menor de los nueve hijos que tuvieron Nicolás Dal Mazzo, nacido en la localidad piamontesa de Conni, cerca de Milán, y Teresa García del Cid, venida al mundo en la localidad castellana de Valdenebro. Sus padres se establecieron en Valladolid con la intención de abrir un comercio, pero al no tener el éxito que esperaban, se trasladaron a Bilbao en 1809. Cuando fue expulsado el ejército francés abrieron una librería e imprenta con la que hicieron fortuna.

El apellido Dal Mazzo pronto quedó reducido a un Delmas con el que la familia pasó a la historia. Juan ayudó a su padre aprendiendo todos los trucos de la imprenta hasta el punto de que ambos llegaron a titular el negocio. La relación entre ambos no llegó a ser buena.

“La muerte de su madre tuvo una importancia decisiva en la carrera del joven, afirma Seve Calleja, autor de la biografía. Su padre se volvió a casar y el muchacho no aceptó a su madrastra hasta el punto de que marchó a París donde se puso al corriente de las técnicas más modernas de impresión de la época. A su regreso, cuando falleció su progenitor, se produjo una división familiar. La viuda montó una imprenta con el nombre de “Viuda de Delmas”, y su hijastro otra, “Juan E. Delmas”.

La obra

Se inició así una etapa fulgurante en la impresión de libros, sobresaliendo el trabajo de hormiga creadora llevado a cabo por Juan, un hombre al que su biógrafo considera como “entrañable”. “No se limitó a editar libros siguiendo las técnicas aprendidas en París, sino que llevó a cabo una intensa labor como reportero gráfico, pudiendo afirmarse que fue el primero en recoger imágenes directas de la guerra de Crimea. Escribió numerosos libros y fue un periodista destacado, sobre todo en su etapa como director del periódico político “Irurac-bat”. Tenía además una habilidad extraordinaria tanto para el dibujo como para la investigación histórica posiblemente derivada de su afición por la lectura. Su biblioteca estaba considerada como una de las mejores de Bilbao. No es de extrañar el gran pesar que le produjo la pérdida de semejante tesoro en el incendio y destrucción de su palacete durante el sitio de Bilbao en la I Guerra Carlista”.

Formado en La Sorbona de París y con amplias miras internacionales, Juan E. Delmas fue impresor oficial de la provincia y autor de numerosas obras entre las que destacan el “Viage pintoresco por las provincias vascongadas” y la “Guía Histórico-descriptiva del viajero en el Señorío de Vizcaya”. Ambas, en edición facsímil, se reeditan coincidiendo con la publicación de la biografía de tan singular personaje con el título de “Viaje por el Bilbao de antaño” con prólogo y edición a cargo de Seve Calleja.

“Como él mismo dejó escrito, estas obras están destinadas a dar a conocer la historia y las principales vistas, monumentos y antigüedades en láminas litografiadas copiadas al daguerrotipo y del natural. Lógicamente, las ilustraciones son del propio autor y poseen una calidad extraordinaria. La guía, que en su inicial intención abarcaba las provincias vascas, se quedó en Bizkaia, la primera que elaboraron Delmas y su amigo Francisco de Hormaeche, diputado y comentarista de “Revista de Madrid” y “El boletín de comercio”, con el que recorrió el territorio vizcaíno, muy en el estilo de lo que habían hecho el naturalista escocés Bowles en 1775, el dibujante Gustavo Doré en 1862 y Lucien Louis Lande unos años después”.

Viajero

La reedición que se ha hecho de estas guías es de gran calidad. Sus ilustraciones nos descubren a un artista muy singular al tiempo que el texto de Hormaeche nos traslada a una época desconocida no exenta de un cierto romanticismo. “Personalmente, Delmas fue un hombre muy reservado y protector de su intimidad. De ideas liberales, no tuvo inconveniente en defender Bilbao durante los asedios carlistas dejando para mejor ocasión su ímprobo trabajo”. Juan Eustaquio Delmas murió en Madrid en el transcurso de una de sus visitas a la capital del reino. Nos queda ahora el importante trabajo de investigación llevado a cabo por Seve Calleja con una biografía detallada de un hombre que dejó mucha obra escrita –su “Biografía universal de Claros Varones de Vizcaya” es modélica- y resucitando dos guías imprescindibles para conocer una parte del País Vasco en la mitad del siglo XIX.