Esther Garboni: “A mano alzada”

Esther Garboni: “A mano alzada”

Entonando la ternura desde la indignación, la poesía de Esther Garboni (Sevilla, 1973) construye en un “yo” femenino fuerte aunque con aristas, que se resiste a la sumisión pero que conoce sus Más»

Børns, inocencia contrastada

Børns, inocencia contrastada

Blue Madonnaes el segundo disco de Børns, un álbum que recuerda de nuevo su originalidad. El mismo Prince reconoció su don, alabando la canción “Electric Love” en una de sus últimas entrevistas, Más»

Tamara de Lempicka, reina del Art Decó (1898 -1980). Exposición y Conferencia de Adriana Zapisek

Tamara de Lempicka, reina del Art Decó (1898 -1980). Exposición y Conferencia de Adriana Zapisek

Adriana Zapisek, pintora argentina de origen polaco, residente entre Madrid y Buenos Aires, ha impartido una conferencia sobre la polaca “Tamara de Lepicka, pintora del Art Deco (1898 -1980)”,en la Tertulia Ilustrada, Más»

Javier Abella, fotógrafo artístico

Javier Abella, fotógrafo artístico

Es un fotógrafo extraordinario. Sus series rigurosamente concebidas, pensadas y llevadas a efecto son arte desde la primera a la última obra, desde el principio al último detalle, porque él se revela Más»

El renacimiento de un museo, el Hof van Busleyden

El renacimiento de un museo, el Hof van Busleyden

            La localidad flamenca de Malinas ha recuperado para las artes uno de sus edificios más emblemáticos, el Museo Hof van Busleyden en el que se resume la época de mayor esplendor Más»

“Alarde de tonadilla. Una historia de la copla” en el Teatro Tribueñe de Madrid

“Alarde de tonadilla. Una historia de la copla” en el Teatro Tribueñe de Madrid

Vuelve Alarde de tonadilla. Una historia de la copla al Teatro Tribueñe de Madrid. El espectáculo de Hugo Pérez de la Pica es un recorrido hermoso por las tonadillas, romances, canciones populares Más»

Discos

Discos

FLORENCE & THE MACHINE: High as Hope (EMI) Llegando a su cuarto disco, Florence Welch ha decidido dejar atrás la épica de anteriores entregas y mostrarse más humana y cercana que nunca. Más»

Jorge Villalobos: “El desgarro”

Jorge Villalobos: “El desgarro”

El dolor es el tema principal de este conjunto de poemas en prosa; el dolor ante la muerte de la madre (cuando era niño el autor) y el largo proceso de duelo, Más»

 

Tom Cowsert, pintor colorista norteamericano

por Julia Sáez-Angulo

Tom Cowsert lleva 21 años en España y habla el castellano con gran fluidez y marcado acento norteamericano.  Es un pintor colorista con una obra sustentada en el dibujo pulcro y ordenado, casi geométrico y el color radiante. Hijo artístico de la estela vanguardista y retiniana de Matisse, el pintor norteamericano trabaja el mediano y gran formato, con este último prepara su cuadro para participar en el Premio Reina Sofía, que convoca la Asociación Española de Pintores y Escultores, AEPE.

Su estudio es uno de los más impolutos que puedan visitarse en Madrid. Situado en el barrio Universidad, cerca de la madrileña calle del Pez, la visitante se asombra del orden del taller, donde Tom Cowsert (Mississipi, Estados Unidos de América, 1961) trabaja con disciplina y método claro “cuadro a cuadro. No soy de esos pintores que tienen empezados tres o cuadro cuadros al mismo tiempo, sino que focalizo mi atención en uno, el que estoy haciendo en ese momento”, explica el artista norteamericano, que actualmente selecciona unos grabados para el Gabinete de Dibujos y Estampas de la Biblioteca Nacional de España.

Economista de formación académica, decidió dejar su profesión en un Banco de su país, después de tomarse un año sabático para dedicarse por entero a la pintura, año al que siguieron los demás hasta la actualidad. “Fue un salto de riesgo -confiesa el pintor- pero ha valido la pena”.

Primero se instaló entre Sitges y Barcelona, para acomodarse definitivamente en Madrid, donde se sabe tranquilo y a gusto, en una calle de las más silenciosas dentro del centro bullicioso de Madrid. Su pintura es fundamentalmente al óleo sobre lienzo –alguna vez sobre tabla-; ha trabajado también el acrílico, pero no le interesa “porque seca demasiado rápido y no ofrece las calidades y matices del óleo”.

Su iconografía se mueve en todos los ámbitos de la figuración sostenida por una geometría de ejes, que la hace límpida y apolínea. Su repertorio recorre el paisaje, las marinas –tiene diversas vedutte de Venecia-, el bodegón, la figura… y el retrato cuando le llegan los encargos. Recientemente acaba de hacer el retrato de un joven en el que ha incorporado, junto al modelo, 24 elementos que definen o describen al personaje representado. “Un reto que asumí encantado y estoy satisfecho del resultado”, dice al tiempo que informa de otro retrato que le espera.

De vez en cuando decide pintar monocromos y dispone sus figuras en medio de un campo de colores fríos como los azules y blancos, o en gamas de negros, blancos y grises.

Tom Cowsert ha expuesto en fundaciones, museos y galerías. Su mercado de la pintura de Tom Cowsert se reparte entre España, pero fundamentalmente en los Estados Unidos, “país donde se aprecia siempre al pintor americano que pasa o reside en la vieja y culta Europa”, comenta.

Más información: www.tomcowsert.blogspot.com