David Refoyo: “Donde la ebriedad”

David Refoyo: “Donde la ebriedad”

A partir del juego con el título de la obra de Claudio Rodríguez, en Donde la ebriedad, David Refoyo (Zamora, 1983) lleva más allá el trabajo experimental con la palabra y con Más»

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Me atrevería a decir que esto es un reencuentro de íntimos amigos. Lo primero que ha hecho Eduardo Arroyo en la presentación de la exposición que tiene en Bilbao ha sido reconocer Más»

Museo Thyssen 25 Aniversario

Museo Thyssen 25 Aniversario

Se ha dicho que una de las cosas que más lamentó Margaret Thatcher durante su gobierno fue el no haber conseguido que la colección Thyssen se quedara en el Reino Unido. También Más»

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo Vivir En El Campo es un trío (Pedro Arranz, Miguel Breñas y Carlos Barros) de Madrid que, tras varios CDs autoeditados en sus inicios, publicaría en 2012 su primer largo, CVEEC Más»

Missing o los cuerpos perdidos

Missing o los cuerpos perdidos

Missing. Perdida en la memoria o pérdida de memoria. En tan solo una hora y media la compañía británica Gecko Theatre consigue que el espectador-niño se encuentre con su propio delirio, delirio Más»

Discos

Discos

NEIL YOUNG: Hitchhiker (Reprise-Warner) Llevamos años oyendo hablar de los discos perdidos de Neil Young. Él mismo ha ido dejando caer detalles anunciando que los iba a recuperar en distintos formatos (su Más»

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

La torre tumbada del homenaje Más»

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

No es una casualidad que este verano haya leído Trieste o el sentido de ninguna parte porque me gusta la literatura de viajes, lo que es una casualidad es que ahora, escribiendo Más»

Sarah McKenzie, música como mantra

Sarah McKenzie, música como mantra

Hace tres años y medio que la cantante y pianista Sarah McKenzie participó en el concurso Umbria Jazz Festival: fue premiada con una beca especial para a asistir la icónica facultad Berklee Más»

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

  El artista se siente orgulloso y heredero directo de la gran tradición geométrico/cinética de su país: la escuela venezolana de Alejandro Otero, Jesús Rafael Soto y Carlos Cruz Díez. Una escuela Más»

 

Band of Horses, lazos infinitos

por Xavier Valiño

¿Por qué estás bien? Con esa pregunta (Why Are You Ok) se publicaba recientemente el quinto álbum del grupo Band of Horses (Interscope Records/ Caroline International), disco que la banda tuvo la oportunidad de presentar en la primera edición del Mad Cool Festival que tuvo lugar el pasado mes de junio en Madrid.

En esta ocasión, el grupo decidió poner todos los medios a su alcance para que se convirtiese en su disco más exitoso: además de contar con la producción ejecutiva de uno de los más grandes ejecutivos de la historia de la música, Rick Rubin, tuvieron al músico Jason Lytle (Grandaddy) en las labores de producción, mientras que Dave Fridmann (habitual en trabajos de Flaming Lips o Mercury Rev) se encargó de mezclar sus canciones en los estudios Tabox (Cassadaga, Nueva York).

Este trabajo aparecía casi cuatro años después de editar Mirage Rock, su cuarto álbum de estudio. En este caso, Why Are You OK es el primer disco de Band of Horses, desde su debut, donde Bridwell no ha viajado a un lugar remoto para escribir la mayor parte de las canciones; en su lugar, ha permanecido en su guarida de Charleston, al sur de California, en un estudio improvisado en el garaje. Bridwell es actualmente un padre de familia responsable de 4 jovencitas aprendiendo a equilibrar sus responsabilidades como padre y esposo, escribiendo canciones a horas extrañas.

A este respecto, el líder de la formación nos comenta cómo fue verse en casa escribiendo rodeado de su familia: “En el pasado sentía la necesidad de huir de la vida para que mi mente creara, pero eso dejó de funcionar. Me sentía mucho más paranoico, como atrapado en una rutina en la que estás demasiado solo. Encontré un equilibrio estando en casa rodeado de mujeres a las que criar. Eso estuvo bien, darse cuenta que no necesito huir para componer”

Su nuevo disco se trata del tercer álbum de Band Of Horses con la actual formación (tras Infinite Arms, 2010, y Mirage Rock, en el 2012). El disco fue grabado en invierno en Woodstock, Nueva York, en un ambiente distendido y familiar que dio pie a grandes momentos de largas discusiones filosóficas alrededor de la mesa de la cocina, durante los descansos.Las hijas de Bridwell tuvieron también una insospechada participación en el disco. “El título del álbum, Why Are You OK, surgió cuando una de mis hijas (que es muy joven tanto para leer como para escribir y, por lo tanto, para usar un teléfono) contestó misteriosamente a un mensaje en el teléfono de mi mujer”.

Rick Rubin vuelve a ser el productor ejecutivo de este disco, aportando al trabajo de Bridwell perspectiva, opiniones y un refuerzo positivo, siendo la segunda vez que Rubin ejerce este rol de dar forma a un disco de Band Of Horses después de que en el 2010 contribuyese a que la banda firmara con la discográfica Columbia para editar Infinite Arms, su anterior álbum.

“Rubin nos salvó por segunda vez. Teníamos un montón de canciones y nos ayudó a dirigir nuestras emociones y a tomar ciertas decisiones. Incluso había un par de canciones de las que no estaba muy seguro, así que de vez en cuando está bien que alguien te dé una palmada en la espalda y te diga que vas por el camino correcto”

Como ya se ha comentado, este es el primer trabajo del grupo producido por Lytle, más conocido por ser el alma de Grandaddy. Bridwell y él conectaron enseguida creando un fuerte lazo basado en el respeto y admiración de cada uno por el trabajo del otro: el gusto por la música, sentido de humor, misma forma de trabajar… Bridwell enviaba a menudo correos electrónicos a Lytle con bocetos para canciones, a las que este respondía con ideas propias (incluyendo partes instrumentales, melodías vocales…) que Bridwell encontraba inusuales y excitantes.

“Respecto a trabajar con Jason Lytle, compartimos el mismo humor. Los dos somos un poco gruñones, nos reímos de las mismas tonterías, disfrutamos de una cerveza, y de doce. Y desde luego hay una conexión de hermanos, compartimos el mismo oído. Jason me ayudó mucho en cada paso, no había prisas ni presión de entrega, pero a veces uno tiene miedo de exponerse demasiado. A veces escribes sólo por miedo a exponerte, pero esta vez hice un gran esfuerzo por ser menos cobarde. La banda también me apoyó en la búsqueda de sensaciones diferentes”

Jason Lytle también lo disfrutó: “Fue fascinante estar en su lugar. Como cualquier fan de la música puede dar fe, es muy bueno cuando ves una de tus bandas favoritas tomar un camino con el que estás de acuerdo. Este es el disco que yo quería que hicieran”.

“Creo que Bridwell ha hecho un excelente trabajo rodeándose de gente con la que está a gusto. Él sabe que es un colaborador más y que depende de personas con enormes habilidades y talento; tiene una gran responsabilidad y tiene que cuidar de sus chicos. Siempre me recuerda que es importante hacer que todos se sientan involucrados, una lección que aprender para mi impaciencia”.