Glass Animals, certezas por los aires

Glass Animals, certezas por los aires

Glass Animals consiguieron forjar su sitio en la escena independiente británica con sus dos primeros álbumes: Zaba (2014) y How to Be a Human Being (2016). Con este último consiguieron una nominación Más»

Paret en Bilbao. Arte sacro y profano

Paret en Bilbao. Arte sacro y profano

El Museo de Bellas Artes de Bilbao y el Museo de Arte Sacro presentan conjuntamente la exposición Paret en Bilbao. Arte Sacro y Profano dedicada a la obra realizada por este singular Más»

Discos

Discos

VERTO: Embora (Alberto Mira Cons-Fernando Peleteiro Sánchez) Cuando Verto hizo público un listado con sus influencias incluso antes de editar su debut, estaban dando a la gente de su generación una guía de Más»

Julia de Castro, el canto que perdura en la memoria

Julia de Castro, el canto que perdura en la memoria

Julia de Castro, conocida por su decenio como líder de la banda De La Puríssima, está ahora presentando en directo el disco que editó no hace mucho, La historiadora, un álbum transicional cuya Más»

Discos

Discos

THE NEW RAEMON/MARC CLOS Y DAVID CORDERO: A los que nazcan más tarde (BMG) En 2020, Ramón Rodríguez (The New Raemon) entregó su álbum más completo, visceral y oscuro, Coplas del andar torcido. En Más»

El bando bueno, por Antonio Luque

El bando bueno, por Antonio Luque

El bando bueno es el nuevo disco de Sr Chinarro, uno de los pilares de la escena independiente desde los primeros 90, siendo Antonio Luque el autor más prolífico de su generación Más»

“Yo soy el que soy”, biografía del violinista Aaron Lee

“Yo soy el que soy”, biografía del violinista Aaron Lee

Lo mejor del espectáculo es el concierto de violín de Aarón Lee, muy aplaudido cuando se queda solo con su música. El resto, más que interpretación, es pura narratividad de monólogo expresivo Más»

Discos

Discos

TASH SULTANA: Terra Firma (Sony) Cuando editó su primer álbum (Flow State) en 2018 a sus 23 años, la multiinstrumentista -toca más de 20 instrumentos- australiana que ya había vivido una vida ciertamente Más»

José Manuel Lucía Megías: “Aquí y ahora”

José Manuel Lucía Megías: “Aquí y ahora”

  Finalista del premio Estandarte de Poesía 2020, Lucía Megías construye este poemario partiendo de una identificación con el yo poético y de una temporalidad que exigía su espacio de reflexión: la Más»

Rainer María Rilke. “Cartas a un joven poeta”

Rainer María Rilke. “Cartas a un joven poeta”

Fue una obra póstuma de Rainer María Rilke (1875-1926). “Cartas a un joven poeta” se publicó en 1929, tras la muerte del autor, en un volumen separado del resto de su correspondencia, Más»

 

Brokeback Mountain

por Redacción

Teatro Real. Madrid. Del 28 de enero al 11 de febrero de 2014. Por Nuria Ruiz de Viñaspre

Dirección musical:Titus Engel
Dirección de escena:Ivo van Hove
Escenografía e iluminación:Jan Versweyveld
Figurines:Wojciech Dziedzic
Vídeo:Tal Yarden
Dramaturgia:Jan Vandenhouwe
Dirección del coro:Andrés Máspero
Fotos: Javier del Real

d6941c649f75074edf4e7c2c0c7f4898_orig¿Se puede meter la inmensidad de una montaña, el universo entero del amor y del deseo junto a ese otro Universo cósmico, en el escenario de un teatro? ¿Se puede meter este infinito en una caja escénica de 18×14 metros de boca y 1.430 metros de escenario? Sí. Se puede. El escenógrafo Jan Versweyveld así lo hizo sobre las tablas del Teatro Real. Con la ópera Brokeback Mountain (libreto de Annie Proulx) metió el cielo y las montañas del sexo en estos márgenes. Y no he visto una ópera sobre un amor homosexual, vi una ópera sobre la necesidad de amor en el mundo.

La montaña ha sido ciertamente ocurrente en la historia de la música. Recordemos aquella Noche en el Monte Pelado de Mussoursky, o el maravilloso Peer Gynt de Grieg, o el mismo Wagner en su Anillo de los Nibelungos, incluso The Beatitudes de Arvo Pärt tomado del Sermón de la Montaña (Mateo 5, 3-12). Parece que la grandiosidad de la montaña es paisaje idóneo para describir los sentimientos en toda su extensión, incluso la religiosidad que pueda dentro de cada uno de ellos.

Bajo una música oscura acertadísima, casi dodecafónica, y que en momentos recordaba a ese Berg tan escuchado de Lulú o de Woyzzek, o un Wagner nibelunginiano ya citado, bajo un diálogo narrado diletante, el compositor Charles Wuorinen (1938) nos invitaba a subirnos a la montaña rusa del amor más físico para bajar más tarde y en picado al árido desierto de la soledad más absoluta. Pero no la soledad del individuo sino la soledad humana. La imagen de Ennis abrazado a la camisa ensangrentada de un Jack ausente parecía la descripción exacta de la soledad en su estado más puro. Detrás, el arrepentimiento.

6c02f78539c7b634adfd3eb9b0a9742c_origTodo se gestó allí. En el interior de una tienda de campaña. Su mundo. En la sombra -nunca mejor dicho-  de dos siluetas, dos cuerpos bajo el cielo de techumbre y faldas de montaña a los lados, eso sí, personajes calzados en una historia de amor sin faldas. Más arriba, en la soledad de la montaña, su amor es lento. El fuego del deseo va deshaciendo el frío de sus cuerpos casi idénticos. Después la prisa en el reencuentro. La ciencia de la prisa tras años sin verse. Y tras ella, la rabia. La rabia de reconocerse por miedo al pasado, la negación y así hasta llegar a la muerte, la otra muerte, la muerte del que vive sin su amado muerto. Muerte negra que avanzaba revestida de coro trágico cantando al luto del futuro de un amor partido (redonda dirección de Andrés Máspero).

El amor de más arriba es el amor absoluto. Y aquí se hacía patente ese sentimiento inexplicable en frases como la que dice Ennis cuando tiene a Jack entrebrazos  ¿por qué siento esto por ti y no por Alma? Un amor no-desarrollado por temor a una sociedad que amputa que cercena toda libertad de amar.

Unos focos de grandes vatios iluminaron el teatro, focos que destapaban la homosexualidad de una tienda de campaña sin tejado. Que destapaba los sentimientos de cada uno de los que allí estábamos sentados. Como esas Iluminaciones rimbaunianas (¡Oh!, las piedras preciosas que se ocultaban).Todo un acampado amor acampando a sus anchas. Abajo, eso sí, en tierra y a sus anchas, una sociedad implacable. Wyoming (en Wyoming el 150% de la gente es republicana conservadora, Annie Proulx).

c2fc5a3ed337baf9522c4f0b6c2de5b5_origVeinte años de súbitas montañas y luego valles desolados de una soledad inenarrable. Llanuramor de dos hombres con dos nombres. Un abrazo. Dos cuerpos sin color de sexo. Dos cuerpos desnudos y anhelantes abocados al abrazo, el uno recostado en otro, como si fueran una Piedad para este mundo, un Stabat Mater en el que Ennis reza a Jack he cures my loneliness, he calms me… La realidad aplasta cuanta ilusión encierra a su paso. Las imágenes proyectadas durante la ópera pudieran incluso tener una doble significación. Las ovejas sueltas en los montes eran su libertad pero también eran esas otras ovejas que a veces pastan en la sociedad enfiladas y que arrastran a ese resto no enfilado. La realidad de esa sociedad retrógrada matando el amor único. Ovejas matando lobos y nunca viceversa. Efectivamente, la eterna similitud con Tristán e Isolde y tantas otras historias de amor, quise decir, de  des-amor.

Un acierto musical. Un tema siempre en boca.  Una ópera redonda como el universo creado por Jack y Ennis dentro del gran Universo, el perverso.

En definitiva, una ópera para reflexionar, no sobre la homosexualidad o la sociedad frente a ella, sino sobre los valores humanos, las necesidades humanas.

Link de video (Teatro Real)