Claudia Comte: «After Nature»

Claudia Comte: «After Nature»

Comisaria del proyecto Chus Martínez quien, en colaboración online con Claudia Comte, presenta esta exposición que gira en torno a los arrecifes de coral y la preservación de los océanos. Fundadora de Más»

Glass Animals, certezas por los aires

Glass Animals, certezas por los aires

Glass Animals consiguieron forjar su sitio en la escena independiente británica con sus dos primeros álbumes: Zaba (2014) y How to Be a Human Being (2016). Con este último consiguieron una nominación Más»

Paret en Bilbao. Arte sacro y profano

Paret en Bilbao. Arte sacro y profano

El Museo de Bellas Artes de Bilbao y el Museo de Arte Sacro presentan conjuntamente la exposición Paret en Bilbao. Arte Sacro y Profano dedicada a la obra realizada por este singular Más»

Discos

Discos

VERTO: Embora (Alberto Mira Cons-Fernando Peleteiro Sánchez) Cuando Verto hizo público un listado con sus influencias incluso antes de editar su debut, estaban dando a la gente de su generación una guía de Más»

Julia de Castro, el canto que perdura en la memoria

Julia de Castro, el canto que perdura en la memoria

Julia de Castro, conocida por su decenio como líder de la banda De La Puríssima, está ahora presentando en directo el disco que editó no hace mucho, La historiadora, un álbum transicional cuya Más»

Discos

Discos

THE NEW RAEMON/MARC CLOS Y DAVID CORDERO: A los que nazcan más tarde (BMG) En 2020, Ramón Rodríguez (The New Raemon) entregó su álbum más completo, visceral y oscuro, Coplas del andar torcido. En Más»

El bando bueno, por Antonio Luque

El bando bueno, por Antonio Luque

El bando bueno es el nuevo disco de Sr Chinarro, uno de los pilares de la escena independiente desde los primeros 90, siendo Antonio Luque el autor más prolífico de su generación Más»

“Yo soy el que soy”, biografía del violinista Aaron Lee

“Yo soy el que soy”, biografía del violinista Aaron Lee

Lo mejor del espectáculo es el concierto de violín de Aarón Lee, muy aplaudido cuando se queda solo con su música. El resto, más que interpretación, es pura narratividad de monólogo expresivo Más»

Discos

Discos

TASH SULTANA: Terra Firma (Sony) Cuando editó su primer álbum (Flow State) en 2018 a sus 23 años, la multiinstrumentista -toca más de 20 instrumentos- australiana que ya había vivido una vida ciertamente Más»

José Manuel Lucía Megías: “Aquí y ahora”

José Manuel Lucía Megías: “Aquí y ahora”

  Finalista del premio Estandarte de Poesía 2020, Lucía Megías construye este poemario partiendo de una identificación con el yo poético y de una temporalidad que exigía su espacio de reflexión: la Más»

 

Discos

por Xavier Valiño

NEIL YOUNG: Psychedelic Pill (Reprise-Warner)

Había trampa. Tras el disco de reinterpretaciones del cancionero popular titulado Americana, que pasaba por un muy digno intento, Neil Young tenía otro en la reserva, Psychedelic Pill. Sus 9 canciones en 85 minutos, algunas por encima de los 20 minutos, encierran un tour de forcé de clara inspiración psicodélica y guitarrera en  ha vuelto a reunir a Crazy Horse (Billy Talbot, Ralph Molina y Poncho Sampredo). Recordando Ragged Glory o el más reciente y rabioso Leaving with War, este es el gran disco de Young de este año y uno de más fieros de su carrera.

FRANK OCEAN: Channel Orange (Def Jam-Universal)

Nostalgia, Ultra era una mixtape, una colección de canciones mezcladas para crear algo nuevo. Con canciones como “Novacane”, Frank Ocean se dio a conocer ganándose el derecho a grabar su debut. Ahora llega ese primer álbum, un trabajo que mira de reojo al pasado glorioso del soul (Stevie Wonder o Marvin Gaye) para facturar el mejor R&B del presente, tan devaluado por productos dirigidos a un consumo rápido. “Pyramids”, tres canciones en una, es la imagen perfecta de un autor de mirada y presente desbordante y un futuro que pinta esplendoroso.

BETH ORTON: Sugaring Season (Epitaph)

En los últimos seis años, Beth Orton no ha editado ningún disco y se ha dedicado a ser madre y atender a su familia con su pareja, el cantante folk Sam Amidon. Por lo tanto, de las dos vías por las que hasta ahora se movía su carrera, el folk o la mezcla de folk y electrónica, no es extraño que haya optado por la primera. Su nueva situación vital empuja las canciones hacia una experiencia aún más íntima, delicada y cálida, acompañada de una voz que puede que no ayude al éxito pero que hace de cada canción una experiencia cercana y emocional.

LA BIEN QUERIDA: Ceremonia (Elefant)

Ana es responsable de las canciones, David del sonido. Aseguran que han hecho un disco muy oscuro, bestia y bastante extremo. En realidad, aunque sí que rompen por completo con el pasado de La Bien Querida, el disco dista de ser tan agreste como lo pintan: sigue intacta su accesibilidad, su enorme capacidad de sintonizar y conmover con su sensibilidad y sus letras, pero ha cambiado el vestido para ofrecer un disco tan radical como pop, valiente y hechizante, que dibuja un nuevo universo musical. Así es el arte: avanzar e inventar para emocionar.

BENJAMIN BIOLAY: Vengeance (Naive)

El enfant terrible de la música francesa, el Gainsbourg de esta generación, ha trabajado con infinidad de artistas de todos los estilos, y se nota. La Superbe en 2009, con sus premios, marcó un antes y un después en su carrera. Reforzado por estos logros, Benjamin Biolay entrega ahora un disco inmediato y lleno de energía y melancolía, teñido de algunas influencias urbanas y otras que remiten al pasado. En él se hace acompañar en algunas canciones por invitados de excepción (Carl Barat, Vanessa Paradis, Julia Stone, OrelSan, Oxmo Puccino…) que denotan un músico tan desprejuiciado como diverso en sus gustos.

GENTLEMAN JESSE: Leaving Atlanta (Douchemaster)

Desde que apareció su debut en 2008, confirmándolo como el mejor valedor ahora mismo de los sonidos power-pop y new wave de los 70, (Gentleman) Jesse (Smith) sufrió un violento ataque en Atlanta y varias tragedias cercanas. Pensó en abandonarlo todo, pero en su lugar se encerró en su sótano y compuso veinte canciones de las que acabaría eligiendo 13 para su segundo disco. Dejando atrás Atlanta habla más de olvidar un estado de ánimo que una localización geográfica, con temas redondos que evocan lo mejor de Nick Lowe, Elvis Costello o Paul Collins.