Brittany Howard, la música como terapia alternativa

Brittany Howard, la música como terapia alternativa

Cinco años después, Brittany Howard le da continuidad a su aclamado debut en solitario, Jaime, con What Now?, extrayendo un poder inmenso e indeleble de la imprevisibilidad sin fin. A lo largo Más»

“La ruta del mantón de Manila.La feliz unión entre Asia, Hispanoamérica y España»

“La ruta del mantón de Manila.La feliz unión entre Asia, Hispanoamérica y España»

Bajo un sugestivo título y en un emblemático y bellísimo encuadre tiene lugar esta exposición comisariada por la colombiana Verónica Durán Castello, que reside actualmente en Madrid,  siendo una de las mayores Más»

Haruki Murakami: «La ciudad y sus muros inciertos»

Haruki Murakami: «La ciudad y sus muros inciertos»

En la Ciudad y sus muros inciertos se narra una supuesta historia de amor un poco extraña (onírica, dicen las reseñas). Un joven sigue a una joven a una ciudad bastante extraña, Más»

«Goya, el despertar de la conciencia»

«Goya, el despertar de la conciencia»

Se presenta a los medios la gran exposición comisariada por Victor Nieto Alcaide, académico delegado del Museo, Calcografía y exposiciones temporales, quien ha realizado una cuidadosa selección de obras en las que Más»

Discos

Discos

FOUR TET: Three (Text Records-) Que el título no conduzca a engaño a nadie. Three (Tres) es el duodécimo álbum en solitario de Kieran Hebden al frente de su proyecto Four Tet, Más»

The New Raemon, el adiós a un amigo

The New Raemon, el adiós a un amigo

Pactemos que un disco es una carta o una postal que un artista nos envía cada cierto tiempo. Hace 21 años que Ramón Rodríguez nos escribe cartas y postales desde un mirador Más»

Colita-Antifémina

Colita-Antifémina

Una primicia expositiva para reivindicar la figura de dos mujeres intelectuales, en su hacer dentro de una época convulsa, en una lucha para dignificar el hecho de ser mujer y hablar de Más»

Discos

Discos

J: Plena pausa (El Ejército Rojo) No es la primera vez que grava al margen de Los Planetas, ya que también ha participado en proyectos como Grupo De Expertos Solynieve, Los Evangelistas o Más»

Discos

Discos

THE VACCINES: Pick-up Full of Pink Carnations (Thirty Tigers-Popstock!) En 2011, The Vaccines logró el éxito con el álbum What Did You Expect from The Vaccines? , que sigue siendo a día de hoy el Más»

Marianne Apostolides: «Nadar»

Marianne Apostolides: «Nadar»

Recuerdo al menos dos historias que se sirven del acto de nadar para hacer avanzar (y retroceder) el relato. La primera es un cuento de John Cheever y se titula El nadador. Más»

 

ELEKTRA

por Jorge Barraca

Bailar sobre las ruinas

La Elektra que ha abierto la temporada operística del Real se desarrolla a partir de una idea escenográfica de Klaus Michael Grüber, ya presentada en una producción ofrecida en el San Carlo de Nápoles. Sobre el escenario: la desolación, la ruina, la desnudez. Del antiguo esplendor del palacio de Agamenón —¡el vencedor de Troya!— no queda nada refulgente, nada entero. Vasijas rotas, desorden, paja de cuadras, suciedad que no aciertan a eliminar las sirvientas a pesar de su afán limpiador. La construcción asemeja una mugrienta y fría cárcel de mujeres. En este escenario, una Elektra con la ropa hecha jirones, el pelo lleno de polvo, descalza y manchada es el “animal doméstico”, con arranques de cólera y mirada salvaje que todos temen, en particular su madre Clitemnestra, insomne por sus culpas.

Sin duda el marco tiene sentido: el crimen contra el padre ha llevado a la pérdida del orden, ha roto los cimientos y ya nada puede sostenerse o brillar limpio hasta que no se enjuague la afrenta. Al menos esa es la visión de Elektra, y desde ella parece construirse la escenografía. Pero a estos aciertos de la dirección, no se suman otros, como una iluminación climática —en especial, para los momentos de la muerte de Egisto y Clitemnestra— o una dirección de actores más enjundiosa. El primitivo baile de Elektra no enriquece en nada la pintura del personaje. El movimiento de las sirvientas, y la anticuada idea de las linternas también hacen perder interés a la producción.

Musicalmente, la dirección de Bychkov fue excelente. Se aprecia su conocimiento de la partitura y su íntima conexión con esta música. Desde el tremendo arranque hasta el esplendoroso —y terrible— final mantuvo una concentración admirable. La obra se delineó con magisterio, con una agógica perfecta, con unas dinámicas siempre medidas, que conducen todo el discurso armónico hasta la climática conclusión. Ideal fue igualmente su capacidad para acompañar a los cantantes, logrando, al tiempo, un sonido orquestal pleno y poderoso.

Christine Goerke desplegó un canto dramático de primera línea. El personaje de Elektra tuvo en su voz una plasmación perfecta, con una actuación también muy buena. Así mismo, excelente resultó la Crisóstemis de Manuela Uhl, que bordó su papel tanto vocalmente como actoralmente. En cambio, la voz de Jane Henschel para la Clitemnestra sonó ajada y sin línea media. El Egisto de Chris Merritt fue un lujo, pues la evolución de su voz, la lógica pérdida del esmalte, tienen todo el sentido para la encarnación de semejante personaje. Por último, defraudó un tanto el Orestes de Samuel Youn, pues la gran sonoridad de esta voz y su brillante timbre no fueron a la par de su visión dramática del héroe griego.

Convincente la Sinfónica en una partitura tan endiablada y adecuada la presentación del coro que dirige Andrés Máspero. 

Música de Richard Strauss

Libreto de Hugo von Hofmanssthal

Dirección Musical: Semyon Bychkov

Dirección de Escena: Klaus Michael Grüber

Escenógrafo y Figurinista: Anselm Kiefer

Iluminador: Guido Levi

Director del coro: Andrés Máspero

Intérpretes: Christine Goerke (Elektra), Jane Henschel (Klytämnestra), Manuela Uhl (Chrysothemis), Chris Merritt (Aegisth), Samuel Youn (Orest).

Orquesta Titular del Teatro Real (Orquesta Sinfónica de Madrid). Coro Titular del Teatro Real (Coro Intermezzo).

Madrid. Nueva producción del Teatro Real (procedente del Teatro San Carlo de Nápoles)

Funciones del 2 al 15 de octubre de 2011. Fotografías: Javier del Real