Man Man, la música como salvación

Man Man, la música como salvación

Recientemente, la banda Man Man ha editado su nuevo álbum, Carrot on Strings, disponible en todo el mundo a través de Sub Pop. El álbum fue grabado en el estudio Mant Sounds en Glassell Más»

José Henrique Bortoluci: «Lo que es mío»

José Henrique Bortoluci: «Lo que es mío»

El libro empieza así: “Recuerda que tu padre ayudó a construir ese aeropuerto para que puedas volar. Oigo esta frase de mi padre cada vez que tengo que coger un vuelo en Más»

Eva Lootz. Hacer como quien dice ¿Y esto qué es?

Eva Lootz. Hacer como quien dice ¿Y esto qué es?

Se presenta a los medios por el Museo, en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid, la exposición de la artista plástica austriaca, nacionalizada  y residente en España desde 1967, Eva Lootz (Viena Más»

Rosario de Velasco

Rosario de Velasco

La exposición reúne treinta pinturas de su obra entre los años 20 al 40 del siglo pasado, en los que confluyen los primeros años más destacados. Les acompañan una sección de sus Más»

Cristina García Rodero. España oculta

Cristina García Rodero. España oculta

Una larga trayectoria de un trabajo tan bien fundamentado y elaborado obtiene su rendimiento. Se ha presentado a los medios esta magna exposición que ha sido comisariada por  la propia autora Cristina Más»

Discos

Discos

LUIS PRADO: La estafa de la vida adulta (Osadía-Maldito Records) “Has hecho lo que te dijeron que hicieras / Has ido por donde tenías que ir / Y ahora, ¿qué sientes? No Más»

José Miguel Viñas: «Los cielos retratados»

José Miguel Viñas: «Los cielos retratados»

Acaba de salir a la venta uno de los libros más originales y bien editados que se han publicado últimamente. Se trata de un ensayo del físico y meteorólogo José Miguel Viñas Más»

Brittany Howard, la música como terapia alternativa

Brittany Howard, la música como terapia alternativa

Cinco años después, Brittany Howard le da continuidad a su aclamado debut en solitario, Jaime, con What Now?, extrayendo un poder inmenso e indeleble de la imprevisibilidad sin fin. A lo largo Más»

“La ruta del mantón de Manila.La feliz unión entre Asia, Hispanoamérica y España»

“La ruta del mantón de Manila.La feliz unión entre Asia, Hispanoamérica y España»

Bajo un sugestivo título y en un emblemático y bellísimo encuadre tiene lugar esta exposición comisariada por la colombiana Verónica Durán Castello, que reside actualmente en Madrid,  siendo una de las mayores Más»

Haruki Murakami: «La ciudad y sus muros inciertos»

Haruki Murakami: «La ciudad y sus muros inciertos»

En la Ciudad y sus muros inciertos se narra una supuesta historia de amor un poco extraña (onírica, dicen las reseñas). Un joven sigue a una joven a una ciudad bastante extraña, Más»

 

Goran Petrovic: «Papel con marca de agua»

por Mercedes Martín

(Sexto Piso, 2024)

Últimamente me cuesta una eternidad encontrar un libro que me guste. No porque no los haya ahí fuera, sino porque hay demasiados. Pilas de libros en las mesas, estanterías abarrotadas. En internet busco también inútilmente. Tengo que apartar las páginas que recomiendan títulos por el mero hecho de que están recién salidos del horno, para llegar a las auténticas recomendaciones.Hace un par de días saqué de debajo de una montaña “Papel con marca de agua”, un libro de un autor desconocido para mí hasta ahora, y me puse a ver entrevistas en internet. Resulta que el autor ha muerto este año, pero tuvo tiempo de hacer la gira promocional por latinoamérica. Tenía pensado que este fuera el primero de una colección que llamaba Novela Delta, “porque la literatura, como el agua, nos abraza”. 

La historia nos adentra en la Europa del siglo XV. Italia, golfo de Salerno, el Valle de los Molinos en Amalfi, la Reina Juana II de Nápoles y un escritor anónimo que vive en una callejuela y escribe a la luz de una llama. La reina Juana está reclutando escritores a la fuerza para que escriban una carta de amor por ella, la mejor carta de amor, y para ello también, pretende comprar el mejor papel que se produce en la época. 

Los poderosos gremios papeleros de Europa están en su Reino: en Amalfi y en Fabriani, y están en guerra entre ellos por hacerse con el comercio del papel en toda Europa. Aunque la Historia muestra que los papeleros de Fabriani ganaron porque fueron quienes introdujeron importantes mejoras en la producción, como la pila de mazas y la famosa marca de agua, Petrovic nos cuenta que “el papel de la ciudad de Amalfi, el pequeño y antiguamente célebre estado marítimo, era tanto más valioso por el hecho de que para poseerlo no bastaba que el comprador tuviera con qué pagarlo.” Lo que da prestigio al papel de Amalfi es que solo se imprimen en él textos importantes. No se puede malgastar materia prima y esfuerzo en publicar nimiedades. Reflexionemos: hoy se publica a cualquier precio, ¡pero cuán diferentes podrían ser las cosas! Petrovic nos lleva a esta época no por casualidad: es el boom del papel en Europa, el papel que se produce a partir de ropa vieja, el que los insectos no deterioran, el papel más perdurable conocido hasta el momento. Un papel que pretende ser soporte de lo eterno.

En contraposición a la búsqueda de eternidad, la caravana de la Reina Juana avanza hacia lo terrenal. Por un lado, la peste negra había sido una importante fuente de ropa para la producción de papel, pero en el primer tercio del siglo XV ya los traperos no encuentran suficientes harapos y libran su propia batalla para hacerse con la mayor parte de la materia prima. Estas batallas son narradas con gracia, a la manera de Cervantes o de Jaroslav Hasek en “El buen soldado Svejk”. Por este escenario cruza la caravana de la Reina Juana, con sus propias luchas intestinas. Los escritores que ha reclutado para su carta de amor solo piensan en la fama y en el dinero que van a recibir y tampoco la reina consigue concentrarse porque le ha echado el ojo a un soldado jovencito de su comitiva. 

Entre los escritores que se pelean, se emborrachan, se aburren o imaginan cómo eternizar una historia tan vulgar, va uno, el de las primeras páginas del libro, que avanza, pero está muerto. Ha perdido su querida llama, tal vez la llama de la imaginación.