El realismo íntimo de Isabel Quintanilla

El realismo íntimo de Isabel Quintanilla

El museo dedica por primera vez una exposición monográfica a una artista española, Isabel Quintanilla (1938-2017), una de las figuras fundamentales del realismo contemporáneo. La muestra reúne 90 obras de toda su Más»

Antoni Tapies, la práctica del arte

Antoni Tapies, la práctica del arte

Se ha presentado a los medios esta magna exposición con motivo del centenario del nacimiento de Antoni Tàpies (1923-1012). La Fundación Antoni Tàpies la organiza en colaboración con la Comunidad de Madrid. Más»

Discos

Discos

MATT BERRY: Simplicity (KPM Music/Acid Jazz Acquisitions) Había precedentes anteriores, como, por poner un ejemplo, Thievery Corporation con acceso total al fondo de catálogo Blue Note para remezclar algunas de sus canciones. En Más»

Exposición: “AL BIES –Las artistas y el diseño en la vanguardia española”

Exposición: “AL BIES –Las artistas y el diseño en la vanguardia española”

Es un título sugestivo basado en el corte de la tela en diagonal respecto al hilo para confeccionar una prenda al bies. La propuesta de la exposición es tejer un relato contra Más»

Lael Neale, polaridades y sanación

Lael Neale, polaridades y sanación

Recientemente, Lael Neale editaba su nuevo álbum, Star Eaters Delight, que estará disponible en todo el mundo a través de Sub Pop. El álbum, que presenta temas destacados como “I Am the Más»

Discos

Discos

TULSA: Amadora (Tulsa) Con Amadora, la guipuzcoana Miren Iza (Tulsa) llega a su séptimo trabajo. Lo hace, además, con un trasfondo que no es nada habitual en el mundo del pop: habla de las Más»

Boygenius, giros en el tiempo

Boygenius, giros en el tiempo

The Record -traducible como El Álbum– es el primer disco de larga duración de Boygenius, el proyecto musical conjunto de Phoebe Bridgers, Lucy Dacus y Julien Baker. Producido por ellas mismas en los estudios Shangri-la de Rick Más»

Pedro Sandoval: «La chica de la Toscana», primera serie creada con Inteligencia Artificial

Pedro Sandoval: «La chica de la Toscana», primera serie creada con Inteligencia Artificial

El pintor Pedro Sandoval expone su reciente trabajo artístico en el espacio GMA de Roma. La muestra permanecerá abierta hasta el próximo 14 de enero de 2024. El texto de presentación en Más»

Discos

Discos

THE ROLLING STONES: Hackney Diamonds (Polydor-Universal) La pregunta es clara: ¿Era necesario un nuevo álbum de The Rolling Stones? No, claro está. En un mundo dominado por la música en español, Hackney Más»

Medardo Rosso. Pionero de la escultura moderna

Medardo Rosso. Pionero de la escultura moderna

Esta exposición acompaña a un artista que en su momento no obtuvo el debido conocimiento y nos revela cómo fue un gran precursor en la expresividad y renovaciones estéticas que ha influido Más»

 

Discos

por Xavier Valiño

TULSA: Amadora (Tulsa)

Con Amadora, la guipuzcoana Miren Iza (Tulsa) llega a su séptimo trabajo. Lo hace, además, con un trasfondo que no es nada habitual en el mundo del pop: habla de las señoras mayores que dedican su vida a cuidar a otras personas, renunciando en buena parte a su propia vida. En este caso, además, su historia ha sido adaptada al teatro por la dramaturga María Velasco, estrenándose en el Festival de Otoño de Madrid. Si tenemos en cuenta que Miren trabaja como psiquiatra, las piezas empieza a encajar.

Como asegura su autora, hay pop melodramático en “Tacones lejanos” o “024”, krautrock en “Santamártir” -cuya introducción es el himno de Santa Águeda-, canción afrancesada en “Laguna” o sutiles guiños a Suicide en “Cuando venga el león pálido”. Pero también ecos a Lana del Rey en “¿Amor o transferencia?” o electrónica post-punk en la base de “La Estrella”, una idea germinal de David Rodríguez, de La estrella de David -que también contó inicialmente con la participación de Javier Carrasco de Betacam- y que comienza con una introducción adaptada de la canción “Estrella”, de Enrique Morente, a modo de rezo laico.

Surgido el disco de la necesidad de comprender el dolor de muchas mujeres de una cierta edad, sobrecargadas con los cuidados a los demás y expulsadas de los espacios públicos, sus letras hablan de sueños abandonados, expectativas no cumplidas, inseguridad, complejidad en las relaciones materno-filiales, fármacos para combatir el dolor, la relación entre tiempo libre y espacio laboral o la mirada de los otros sobre nosotros mismos.

NEW ORDER: Substance (2023 Expanded Reissue) (Warner)

Publicado originalmente el 18 de agosto de 1987, Substance fue el primer recopilatorio de New Order, banda formada en 1980 a partir de las cenizas de Joy Division. En principio apareció como un vinilo o casete con 12 de sus singles, para después extenderse en el disco compacto hasta contar con 24 cortes, incluyendo también las caras B.

Ya entonces, «Ceremony» aparecía en la versión regrabada de 1981 con la teclista Gillian Gilbert, «Temptation» y «Confusion» eran regrabaciones de mayo de 1987, y «Subculture», «Shellshock» y «Hurt» contaban con sus versiones más cortas. Por último, «The Perfect Kiss» reducía su clímax final en 44 segundos, todo ello debido a las limitaciones de almacenamiento de los medios físicos en 1987. Desde entonces, se han mantenido tal cual, y lo mismo sucede en esta nueva reedición 36 años después, salvo  por una excepción: ahora “The Perfect Kiss” aparece en su totalidad.

El contenido extra es el realmente novedoso, repartido en dos compactos. El tercero amplía la colección con versiones alternativas, remezclas y caras B adicionales que poco aportan, mientras que el segundo incluye un concierto inédito, Live from Irvine Meadows, grabado en California el 12 de septiembre de 1987, donde la banda tocó por una única vez las doce canciones del recopilatorio siguiendo el orden del disco. Aquellos singles perfectos suenan más ásperos y con cambios puntuales, un punto a favor en una reedición como esta.

ESKORZO: Historias de amor y otras hierbas (Calaverita Records & Maracyueah!)

Habían previsto editar su octavo disco hace un tiempo, pero la pandemia les hizo retrasar sus planes. En un viaje que dura ya cerca de tres décadas, unos meses más o menos tampoco es que importe realmente, y seguro que han tenido tiempo para redondear otro álbum que los sitúa de nuevo como los mejores embajadores de eso que ha dado en llamarse mestizaje en nuestro país, con “7 vientos” como un canto de esperanza al futuro compuesta en aquellos meses de incertidumbre.

Como su título indica, hay aquí una cohesión es sus textos, que se mueven entre el amor y el desamor, no exclusivamente de tipo romántico (“Solo vine a decirte” está compuesta y dedicada a la hija del cantante, Toni Moreno), pero también sobre otras cuestiones como la política, continuando con las reivindicaciones que siempre los han acompañado.

Con colaboraciones como las de Nidia Góngora, Rozalén, La Pegatina o Francisco, El Hombre, el septeto granadino nos ofrece en esta ocasión rumba (“Se tiene que acabar”), danzón (“El diablo y la luna”), reggae (“Una mota de polvo”), cumbia (“Mi corazón”, “Cumbiacha”, “Despierta”), merengue (“Tu amor me está matando”), dub latino (“Cuando ya no quede nada”) o ritmos urbanos y africanos (“Humo”), todos verdaderamente efectivos. Mención especial para el espectacular diseño del artista granadino Asís Percales, todo un descubrimiento.

ADIÓS AMORES: El camino (Sonido Muchacho)

Hay algo en el debut de Adiós Amores que las diferencia de otras formaciones recientes del pop español. Cierto es que existía una recopilación previa de sus singles publicados desde su formación en 2019, Sus mejores canciones (Snap! Clap! Club!), pero Ana Valladares e Imán Amar entienden El camino, su disco de este 2023, como su auténtico primer álbum.

Serán sus referencias al cancionero popular, al folclore andaluz, a la música ye-yé y a la psicodelia de los 60, o los nombres que evocan, como Jeannette, Las Grecas, Françoise Hardy, Elia y Elizabeth, Vainica Doble, Ennio Morricone, La Femme, France Gall… Será, también, que el álbum empieza con un tono más oscuro para ir dejando entrando la luz, pasando de la reflexión al baile. O los contrastes, que llevan de una cumbia al spaghetti western, llegando a un final digno de La Casa Azul. Desde luego, su futuro no puede ser más halagüeño.

THE NEW RAEMON: Postales de invierno (Cielos estrellados)

Este año estaba previsto que Ramón Rodríguez, conocido artísticamente como The New Raemon, pusiera fin a la Trilogía de la Esperanza, tres discos compuestos y grabados con David Cordero y Marc Clos de la que han editado hasta ahora las dos primeras partes (A los que nazcan más tarde, 2021, y Así caen los días, 2022), con canciones compuestas al piano en las que los tres muestran su devoción por la música de texturas o ambiental.

Sucede que, entre medias, el 28 de noviembre del año pasado, falleció un amigo suyo desde la infancia, Sergi Irurtzun, con el que empezó a los 14 años haciendo canciones como dúo bajo el nombre de Boston Mass para acabar siendo su principal ocupación. Ese hecho luctuoso motivó una noche de insomnio que dio lugar a un largo poema que, después, se tradujo en nuevas canciones. La consecuencia lógica es este nuevo disco, con momentos para la alegría, la tristeza, el amor, la esperanza o el miedo, todo un sentido homenaje a su amigo y a los lazos entre dos personas,  que le sirve, también, para afrontar la pérdida y conjurar el dolor.

Hay momentos a lo The Cure, un referente siempre en su obra, otros más intensos que parten del emo a lo Sunny Day Real Estate, su otro referente más claro, y otros cortes más recogidos. Con la compañía de Cordero, Clos, otros músicos -especial relevancia cobra aquí el violoncello- y sus hijas Leia y Jazz Rodríguez, The New Raemon entrega una bella obra que parte de la amistad y la tristeza para convertirse en algo melancólico y reconfortante a la vez.

VARIOS: Bobby Gillespie Presents I Still Can’t Believe You’re Gone (Ace)

Hace tres años, Bobby Gillespie (Primal Scream) recopiló una serie de canciones que él entendía perfectas para el bajón del domingo por la mañana. Al menos así tituló aquel disco que el sello Ace editó, Sunday Mornin’ Comin’ Down’, en el que dejó claro que sus raíces están en el soul, el blues, el country y el rock más clásico, lejos de la escena independiente con la que se le asocia, y que fue escogido como el recopilatorio del año.

Ahora presenta una segunda colección que parte de su experiencias como músico haciendo giras, tomando como punto de partida “la forma en que el ruido y el clamor de la carretera pueden cansarte y desgastar tus nervios hasta convertirlos en fragmentos destrozados de agotamiento”. Las canciones que ha escogido son aquellas a las que Gillespie acude en busca de consuelo, calma, empatía, medicina espiritual, protección e indicaciones por las que guiarse.

Si aquel primer recopilatorio tomaba su nombre de una canción de Kris Kristofferson, ahora lo hace de otra de Willie Nelson, estableciendo un tono más oscuro y profundo que su predecesor. El resto sigue en esa estela, con canciones de desarrollo reposado de Nick Cave, Ry Cooder, Bob Dylan, JJ Cale, Donnie Fritts, Crazy Horse, Lee Hazlewood, Al Green o Thin Lizzy, precisamente la banda del primer concierto al que asistió en su vida. Con estos mimbres, y teniendo en cuenta que todos somos viajeros en algún tipo de camino a través de esta vida, no hay margen para el error.