Tears for Fears, punto de inflexión

Tears for Fears, punto de inflexión

The Tipping Point es el séptimo álbum de estudio y primero en casi 18 años de Tears For Fears, desde Everybody Loves a Happy Ending (2004), el dúo británico formado por Roland Más»

Bastille, mundo real o mundo virtual

Bastille, mundo real o mundo virtual

La banda británica Bastille acaba de publicar su cuarto álbum, Give me the Future. El escapismo es un tema explorado en profundidad en este nuevo disco, especialmente en conexión con la tecnología, Más»

Discos

Discos

ELVIS COSTELLO AND THE IMPOSTERS: The Boy Named If (Alive at Memphis Magnetic) (EMI-Universal) A sus 68 años, Costello parece el músico de su generación más en forma -a la par, claro Más»

Javier Reverte: «La frontera invisible»

Javier Reverte: «La frontera invisible»

El primatólogo Frans de Waal explica en su libro El último abrazo que la sonrisa en los primates es signo de sumisión y el gesto serio, por el contrario, signo de poder. Más»

Discos

Discos

PARADE: Mares pocos profundos (Jabalina) Muchas veces se nos olvida el genio que es Antonio Galvañ. Son demasiados los estímulos, tantos los artistas y discos que reclaman nuestra atención que simplemente damos Más»

Pedro Sandoval da vida a un autorretrato de Raffaello Sanzio que ha permanecido “escondido” por más de treinta años

Pedro Sandoval da vida a un autorretrato de Raffaello Sanzio que ha permanecido “escondido” por más de treinta años

Desde el primero de diciembre de 2022 el mundo podrá ver cómo la imagen que Raffaello hizo de sí mismo hace más de 500 años aparece conquistando la fachada de la Nasdaq Más»

Obituario: Matías Díaz Padrón, un sabio y autoridad en Pintura Flamenca

Obituario: Matías Díaz Padrón, un sabio y autoridad en Pintura Flamenca

Ex conservador del Museo del Prado, profesor de Arte en la Universidad Complutense de Madrid y Presidente de Honor del Instituto Moll, Matías Díaz Padrón, nacido en El Hierro, ha fallecido a Más»

Pedro Sandoval revoluciona el mercado de los NFTs con su nueva colección Meta Kinetics

Pedro Sandoval revoluciona el mercado de los NFTs con su nueva colección Meta Kinetics

Una de las figuras claves del neoexpresionismo abstracto, el artista venezolano Pedro Sandoval, presentará en diciembre su nueva colección insignia “Meta Kinetics” en el Marketplace de NFTs español Mint One.  Meta Kinetics Más»

J.P. Bimeni, viaje emocional hacia el autodescubrimiento y la curación

J.P. Bimeni, viaje emocional hacia el autodescubrimiento y la curación

En su segundo álbum, Give Me Hope, el cantante de soul originario de Burundi, J.P. Bimeni, predica optimismo a pesar de todo. Bimeni, un refugiado que esquivó la muerte antes de huir Más»

Robert Olmstead: «Lejana estrella brillante»

Robert Olmstead: «Lejana estrella brillante»

Lejana estrella brillante es una novela pero a la vez un poema épico sobre la caída de los últimos héroes del siglo XIX y la llegada del siglo XX, probablemente un siglo Más»

 

Nicola Lagioia: «La ciudad de los vivos»

por Mercedes Martín

(Literatura Random House, 2022. 464 págs)

Marco Prato y Manuel Foffo eran dos “niños pijos” romanos deseosos de ser alguien. Uno había intentado ser el dueño de “la noche gay”, tener locales, montar un imperio, pero le iba mal. La realidad era que no era buen empresario y tampoco tenía cuerpo de mujer, su sueño desde que era niño. El otro soñaba con hacer fortuna con una startup, pero ni siquiera había empezado y nunca empezaría. Rondaban la treintena, nunca serían quienes deseaban ser y no lo soportaban.

En marzo de 2016 Prato y Foffo se pasaron varios días en el apartamento del segundo drogándose e imaginándose una vida de éxito. Para divertirse un poco más invitaron a un chico de la periferia dispuesto a hacer de todo con tal de ganarse cien euros. Era un chico que se dedicaba a la prostitución porque tenía problemas de adicción al juego. No era el único. Si sabías dónde buscar, podías encontrar prostitutas y chaperos, todos adictos a algo, todos desesperados, todos abusados por los clientes.

Se llamaba Luca Varani, era pobre, tenía novia y un trabajo que no le daba para sus vicios. Al parecer esto es lo más incómodo: aceptar que cualquiera puede matar y que cualquiera puede ser víctima. No eran inmigrantes sin papeles ni criminales profesionales, sino tres chicos romanos.

Nicola Lagioia ha escrito un libro sorprendente sobre un caso real que conmocionó a la opinión pública italiana. Recoge la versión de la familia, de los amigos y conocidos, de los periodistas carroñeros, de las redes sociales, de los funcionarios encargados del caso, utiliza las grabaciones de los interrogatorios policiales, las visitas de los familiares a los presos (a cuya grabación sorprendentemente tiene acceso), las actas judiciales… Su mérito es escribir un reportaje de calidad literaria sin separarse de los hechos y a la vez tratar de comprender la naturaleza humana, no quedarse en una visión maniquea, ni contentar a algunos. Es una novela de suspense, pero el enigma no es quién ha matado a quién, sino una pregunta mucho más inquietante, porque nos afecta a todos: ¿Evitar el mal es cuestión de suerte? De manera que el lector no deja de leer, por mucho que sepa cuál es el final porque lo ha leído en los medios.

Otro personaje interesante de la novela es Roma con especial situación política, económica y social en aquel momento: sin alcalde debido a los escándalos de corrupción. Un barco a la deriva. La basura tirada por las calles, las gaviotas devorando las ratas, el turismo sexual atraído por una mafia que prostituye a menores inmigrantes… Un escenario de novela gótica que añade más escalofrío.

¿Qué nos queda al terminar la lectura de esta “A sangre fría” posmoderna? Por lo menos a mí me rondan dos preguntas. Una es: ¿cómo es posible vivir en un mundo tan despiadado, tan estúpido y tan hipócrita? La otra pregunta la contesta el propio Lagioia en una entrevista: “No es un retrato generacional. Vivimos un momento en el que el sentido de responsabilidad se ha evaporado. Cuando yo era un niño, por ejemplo, las estrellas de rock rompían las guitarras sobre el escenario y los políticos eran grises y aburridos. Hoy parece que son los políticos quienes rompen las guitarras…”