Javier Reverte: «La frontera invisible»

Javier Reverte: «La frontera invisible»

El primatólogo Frans de Waal explica en su libro El último abrazo que la sonrisa en los primates es signo de sumisión y el gesto serio, por el contrario, signo de poder. Más»

Discos

Discos

PARADE: Mares pocos profundos (Jabalina) Muchas veces se nos olvida el genio que es Antonio Galvañ. Son demasiados los estímulos, tantos los artistas y discos que reclaman nuestra atención que simplemente damos Más»

Pedro Sandoval da vida a un autorretrato de Raffaello Sanzio que ha permanecido “escondido” por más de treinta años

Pedro Sandoval da vida a un autorretrato de Raffaello Sanzio que ha permanecido “escondido” por más de treinta años

Desde el primero de diciembre de 2022 el mundo podrá ver cómo la imagen que Raffaello hizo de sí mismo hace más de 500 años aparece conquistando la fachada de la Nasdaq Más»

Obituario: Matías Díaz Padrón, un sabio y autoridad en Pintura Flamenca

Obituario: Matías Díaz Padrón, un sabio y autoridad en Pintura Flamenca

Ex conservador del Museo del Prado, profesor de Arte en la Universidad Complutense de Madrid y Presidente de Honor del Instituto Moll, Matías Díaz Padrón, nacido en El Hierro, ha fallecido a Más»

Pedro Sandoval revoluciona el mercado de los NFTs con su nueva colección Meta Kinetics

Pedro Sandoval revoluciona el mercado de los NFTs con su nueva colección Meta Kinetics

Una de las figuras claves del neoexpresionismo abstracto, el artista venezolano Pedro Sandoval, presentará en diciembre su nueva colección insignia “Meta Kinetics” en el Marketplace de NFTs español Mint One.  Meta Kinetics Más»

J.P. Bimeni, viaje emocional hacia el autodescubrimiento y la curación

J.P. Bimeni, viaje emocional hacia el autodescubrimiento y la curación

En su segundo álbum, Give Me Hope, el cantante de soul originario de Burundi, J.P. Bimeni, predica optimismo a pesar de todo. Bimeni, un refugiado que esquivó la muerte antes de huir Más»

Robert Olmstead: «Lejana estrella brillante»

Robert Olmstead: «Lejana estrella brillante»

Lejana estrella brillante es una novela pero a la vez un poema épico sobre la caída de los últimos héroes del siglo XIX y la llegada del siglo XX, probablemente un siglo Más»

Discos

Discos

CREEDENCE CLEARWATER REVIVAL: At the Royal Albert Hall, April 14, 1970 (Craft) En 1980, el sello Fantasy, con el que estaba enemistado John Fogerty, editó un disco en directo que titularon The Más»

Juárez: Luna menguante

Juárez: Luna menguante

Que Juárez no es un grupo adocenado por los códigos reduccionistas de la música independiente es algo que ya quedó plenamente justificado en Entre palmeras, su último trabajo. Sin embargo, en esta ocasión van incluso más Más»

Discos

Discos

JACK WHITE: Entering Heaven Alive (Third Man Records) Al igual que hizo con aquella gira en la que se hacía acompañar de dos bandas distintas, y cada noche decidía con cuál de ellas Más»

 

Marco Maril, la luz a través de la grieta

por Xavier Valiño

 

15.11.18 es el nuevo álbum Marco Maril, primero firmado con su nombre y apellido, porque hasta el 15 de noviembre del 2020, que empezó a dar a conocer sus canciones, se le conocía por sus anteriores proyectos: Apenino y Dar Ful Ful. Su título, una fecha, es la del día que entró por la puerta de su casa el piano con el que, desde entonces, empezó a componer los diez temas que integran este LP. Composiciones eminentemente pop, eso no ha cambiado, delicadas y llenas de magia, como la tierra que le vio crecer (porque, nacer, nacer, nació en México), que nos han acompañado desde que era un artista adolescente y que lo seguirá haciendo en su madurez, eso sí, ahora compuestas e interpretadas a piano y, en la mayoría de ellas, acompañado por Iria Vázquez (voces) y Macarena Montesinos (cello).

Desde que el 15 de noviembre de 2020, con “La gran mentira” que lo abre, Marco Maril inició la labor de mostrar las canciones que forman parte de 15.11.18, tema a tema, como si se tratara de las piezas de un puzle o del visionado de los fotogramas de una película, hemos podido ver la evolución y la transformación, de la oscuridad en luz, del desengaño a la exaltación de unos sentimientos, que completan y le han permitido crear esta obra. El instrumento que Marco Maril encontró para expresarlos y llevarla a cabo fue el piano, que en 15.11.18 se erige en el protagonista principal de sus canciones, más allá la temática, de los protagonistas de carne y hueso anteriormente mencionados y la sensibilidad y los paisajes que dibujan estas composiciones, que tanto han inspirado a su autor.

De las diez piezas que lo forman, “Preciosa y el aire” y “Romance de la luna luna” son musicalizaciones pop a ritmo de vals de romances de Federico García Lorca. Las otras ocho canciones son ha sido compuestas por Marco Maril. Pero quién mejor que él para comentar cómo surgió 15.11.18 y comentar las canciones en su orden de aparición:

“Hay una grieta en todo, así es como entra la luz” (Leonard Cohen).

“El 15 de noviembre de 2020 empecé a desvelar las canciones de 15.11.18, y creo que nada lo define mejor que esa frase de Cohen. Cuando algo se derrumba, los escombros arrojan oscuridad y la respiración busca una rendija de luz por la que escapar… y a veces (si se sobrevive), la oscuridad se vuelve azul ultramar. Un 15 de noviembre, el de 2018, me llevé un piano a casa e hizo de terapeuta, de psicólogo, de compañero en las noches de insomnio… un punto de fuga que me fue guiando hacia las canciones que resumen mis dos últimos años. Ese piano, mi voz y la de Iria Vázquez y algunos adornos de Macarena Montesinos y su cello. Nada más. 15.11.18 es un disco crudo y austero en su ornamentación, cuya construcción me ha servido para expulsar la oscuridad y transformarla en luz azul. El disco lo he ido presentando poco a poco, canción a canción en cómodos plazos, con un motivo principal: luchar contra la vorágine consumista que lo engulle todo en décimas de segundo. Os he ido hablando de ellas, del proceso y del camino que han seguido hasta aquí, hasta este momento, donde van dejando de ser mías y las comparto con vosotras. Las imágenes, la portada del disco y de cada una de las canciones, pertenecen a Rafael Romero… culpable también, en parte, de que 15.11.18 se quedara así: en piano y voz.”

1 “La gran mentira”

“La gran mentira”, la mentira más grande, solo puede contarla la persona en la que más confías. Una ruptura puede ser un punto final… o un punto y aparte. Aunque, por su naturaleza, pudiera ser una canción ideal para cerrar, en este caso el guion caprichoso de la historia la coloca al principio de 15.11.18. Un punto de inicio brusco, catastrófico, que señala un camino hacia la transformación. “La gran mentira” no fue la primera canción que compuse para el disco, pero sí fue la que definitivamente provocó que 15.11.18 se haya quedado en un ejercicio de piano y voz. En un primer momento, aunque las canciones iban saliendo con el piano, mi intención era hacer otro disco electrónico, con sus arreglos, sus estructuras, su variedad sonora… como venía siendo hasta ahora en mis discos como Apenino. Por esos días, mis comidas quincenales con mis amigos Rafa y Eloi, terminaban a veces mostrándoles mis nuevos avances y cuando les enseñé “La gran mentira”, vieron clarísimo que las canciones tendrían que quedarse así desnudas, sin cocinar, crudas… Y, gracias a ellos, empecé a darme cuenta que esa iba a ser la mejor forma de entregároslas. Sin aliños ni adornos innecesarios”.

2 “Preciosa y el aire”

“Preciosa y el aire” es uno de los dos Romances de Lorca que he musicado en 15.11.18. No es la primera vez que el poeta granadino aparece en uno de mis discos, ya lo hizo en el anterior (“Viravolta”), vía versión de “La leyenda del tiempo” de Camarón. De él, especialmente de su “Romancero gitano”, me atrae su forma de manejar un lenguaje delicado y preciosista, cuando realmente los temas que subyacen son oscuros y escabrosos. Esa forma suya de conjugar oscuridad y belleza, me han servido de inspiración para muchas de las letras de este disco. En lo musical, “Preciosa y el aire” es un vals, un tres por cuatro que me saca del habitual cuatro por cuatro en el que se movía el resto de mi cancionero anterior. Y aquí me acompañan, por primera vez, la dulce voz de Iria Vázquez y el cello de Macarena Montesinos. Los arreglos de cuerda son también suyos y es un honor tenerla junto a mí en este disco. Su forma de tocar el cello siempre me ha resultado fascinante, es capaz de sacarle unos registros y expresarse con un lenguaje y una emoción poco común”.3 “Azul ultramar”

“29 de marzo de 2019, el día amanece con una triste noticia: el fallecimiento de mi querida Agnès Varda. Pero en Vigo luce un sol espléndido, con la incipiente primavera en su máximo esplendor… la luz (azul) abriéndose paso para aliviar las penas. Instintivamente cojo mi bicicleta, un bocadillo, una cerveza, una grabadora… y pongo rumbo a mi playa favorita para contemplar el mar. Sé que allí me espera Agnès para despedirme de ella como se merece. Enfocando el azul intenso del cielo y el mar, rozando la arena dorada, que a ella tanto le gustaba fotografiar. Y como un torrente, entre montañas de agua marina empezaron a brotar las palabras, los versos y una melodía… “Azul ultramar”, el último regalo de Agnès, que a mi regreso a casa tomó forma definitiva con el piano y que en 15.11.18 se desliza sobre un paisaje sonoro de las olas del mar de Alcabre y los coros de Iria Vázquez.”

4 “El corazón ardiendo”

“La sensación de tener el corazón ardiendo, de sentirlo dentro entre llamas descontroladas por el viento. El fuego interno, intenso… que prende y secuestra en un dolor que desvela… deseando una gota de lluvia… la más pequeña gota de lluvia que alivie con su silencio. El fuego que purifica y nos arroja a un estado nuevo, donde todo puede volver a ser, a crecer… el amor… un juego de dolor y esperanza. El corazón ardiendo… la voz de Iria Vázquez y el cello de Macarena Montesinos… ardiendo”.

5 “Una escena de Varda”

“Un paseo por una isla, un espléndido día de verano y una conversación sobre Agnés Varda. Un corazón roto, bajo destellos de azul ultramar y amarillo azo, encontrando el camino hacia la recomposición. Lo complejo. Lo simple. El instante en que entra la luz atravesando la grieta y se forma el ángulo perfecto. La sencillez de lo cotidiano, corriendo paralela a la complejidad de la vida. La sencillez de un piano y dos voces, la mía y la de Iria… “Una escena de Varda”“.

6 “No pensar”

“Al igual que la canción que abre el disco (“La gran mentira”), esta que inicia la cara B se distancia un poco del tono más poético del resto de canciones y utiliza un lenguaje más narrativo. El texto es bastante explícito y descriptivo de una situación y un proceso muy concreto… bajar a la calle, de noche, a respirar, acompañado del vacío sonoro que solo rompe alguna moto al pasar. Y, al volver a casa, un piano sobre el que deslizar alguna letra, alguna emoción y darle forma de canción”.

7 “El aire y el mar”

“Lo de ahora ya no sirve para explicar lo de antes”… esta frase que le oí a mi amiga y artista Carme Nogueira, en la presentación de su proyecto “La vida hurdana. Lo que escriben los niños”, fue la semilla de la que brotó “El aire y el mar”. Al escucharla, algo se encendió en mi cabeza y comenzó a construirse el resto de la historia, entorno a una secuencia de acordes a la que llevaba dándole vueltas algún tiempo sin encontrarle destino. “Lo de ahora ya no sirve para explicar lo de antes”… nuestras vidas cambian, el tiempo avanza sin descanso. Las rutinas que temíamos romper, al hacerlo, nos liberan (muchas veces) de las cadenas que no vemos. Y cambia la perspectiva de nuestras pequeñas vidas, al paso de un tiempo que avanza, como “El aire y el mar”, devorándonos. La interpretación de Macarena Montesinos y su arreglo para el cello, tan imaginativo, sugerente y delicado, me parecen uno de los momentos más emocionantes del disco. La forma en que lo entrelaza con el piano y lo eleva hasta hacerlo flotar… junto a los suaves coros de Iria Vázquez, cargados de dulzura y sensibilidad. La colaboración de ambas brilla de nuevo en esta canción”.8 “La luna y la hoguera”

“Las jornadas de insomnio, con imágenes entrecortadas y borrosas por las tinieblas del desvelo. La debilidad de los amaneceres junto a una taza de té… o café. Recuerdos que se van confundiendo. Presencias que se van imaginando, o que se cree vislumbrar, mientras la oscuridad se abre al día y regresa la calma… tenue. La luna, una hoguera y, entre ellas, un piano en el que protegerse del frío. Los ecos de un delay se deslizan imitando el vaivén de unas cuerdas frotadas, un violín imaginario entre el piano y la voz de Iria junto a la mía”.

9 “Romance de la luna luna”

“Romance de la luna, luna” es el segundo de los poemas de Federico García Lorca que he adaptado para 15.11.18 y, de todas las que aparecen en el disco, fue la primera en coger forma. De hecho, es la única de las composiciones del disco que surgió tocando aún mi ukelele, en una larga y cálida noche de verano, antes de pasarme al piano. Con su ritmo de ¾ y su cadencia de vals, fue muy natural que cobrara una nueva vida con ese instrumento, terminando de adquirir su personalidad definitiva en el momento en que Iria Vázquez comenzó a darle voz. Su sentida y delicada interpretación de los versos de Lorca, me parece otro de los momentos más especiales del disco. La foto que ilustra el single digital es obra también de Iria, y forma parte de un proyecto en desarrollo sobre la luna en el que ella sigue trabajando y que nos irá desvelando próximamente”.

10 “Luz”

“Luz”, la canción que cierra 15.11.18, es también la última que compuse para este disco. Es la luz azul que se cuela entre las grietas de un cuerpo deshilachado, sin rumbo, sin coordenadas… en busca de su recomposición, de su resituación. Luz azul al final de un recorrido que intenta abrirse paso más allá de las nubes. Una canción en la que vuelvo a contar con las colaboraciones de Iria Vázquez y Macarena Montesinos. La primera me regala unos coros cargados de sensibilidad y emoción. La segunda un arreglo y una interpretación de cello delicadísima, precisa, sobria y elegante”.