Missing o los cuerpos perdidos

Missing o los cuerpos perdidos

Missing. Perdida en la memoria o pérdida de memoria. En tan solo una hora y media la compañía británica Gecko Theatre consigue que el espectador-niño se encuentre con su propio delirio, delirio Más»

Discos

Discos

NEIL YOUNG: Hitchhiker (Reprise-Warner) Llevamos años oyendo hablar de los discos perdidos de Neil Young. Él mismo ha ido dejando caer detalles anunciando que los iba a recuperar en distintos formatos (su Más»

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

La torre tumbada del homenaje Más»

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

No es una casualidad que este verano haya leído Trieste o el sentido de ninguna parte porque me gusta la literatura de viajes, lo que es una casualidad es que ahora, escribiendo Más»

Sarah McKenzie, música como mantra

Sarah McKenzie, música como mantra

Hace tres años y medio que la cantante y pianista Sarah McKenzie participó en el concurso Umbria Jazz Festival: fue premiada con una beca especial para a asistir la icónica facultad Berklee Más»

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

  El artista se siente orgulloso y heredero directo de la gran tradición geométrico/cinética de su país: la escuela venezolana de Alejandro Otero, Jesús Rafael Soto y Carlos Cruz Díez. Una escuela Más»

Viet Thanh Nguyen: “El simpatizante”

Viet Thanh Nguyen: “El simpatizante”

Siempre hay diversas versiones de una historia, por lo menos podemos ver claramente dos: la de los vencedores y la de los perdedores. Aunque la versión oficial es la de los que Más»

París rinde homenaje a Yves Saint Laurent e inaugura su museo

París rinde homenaje a Yves Saint Laurent e inaugura su museo

             El 3 de octubre se inauguró el Museo Yves Saint Laurent en París, en la 5 Aveniva Marceau 5, la dirección del antiguo estudio en una mansión del Más»

Discos

Discos

BENJAMIN BIOLAY: Volver (Barclay-Universal) Cuando en 2001 Benjamin Biolay editó su primer disco, Rose Kennedy, muchos lo encumbraron como el nuevo rey de la chanson. Curiosamente, para un cantante tan francés, hace Más»

 

El Bosco, la exposición del V Centenario

por Carmen González García-Pando

Museo del Prado. Madrid. Del 31 de mayo al 11 de septiembre de 2016

bosco 4Cuando se intenta analizar la obra del Bosco el primer obstáculo que surge es la notable escasez de noticias y documentos del pintor. A excepción de algunos detalles puntuales no se sabe nada de el.  Su escueta biografía contiene más enigmas que certezas y son muy pocos los datos con los que se manejan los estudiosos que, por otra parte, tampoco coinciden en la interpretación de su arte.

Muchos de estos historiadores mantienen la versión oficial que define al artista como un hombre serio, respetado y religioso. Se basan en que sino fuera de este modo, no habría trabajado para el círculo privilegiado para el que trabajó ni pintado esas atrocidades sin haber sido considerado un demente por sus contemporáneos. Otros más escépticos consideran que su extraña creatividad se debía a la ingesta de sustancias alucinógenas o creencias sectarias como la de los adamitas que buscaban la regeneración del hombre y la vuelta al paraíso a través de la unión del placer y el amor. Finalmente, la mayoría se decantan por una postura neutra que multiplica la densa literatura que existe sobre el mito del pintor.

La exposición del Centenario

De la escasas referencias que aparecen en los archivos municipales de la ciudad holandesa de Hertogenbosch, sabemos que Jeroen van Aeken, conocido por Hieronymus Bosch –para nosotros el Bosco- falleció en 1516 pero ignoramos la edad que tenía en ese momento pues tales registros no ofrecen ninguna información sobre su vida ni fecha de nacimiento (1450 como apuntan algunos?) pero si debía llevar bastante tiempo en activo ya que en 1488 estaba establecido como maestro.

bosco (1)El Bosco no fechó ninguno de sus cuadros y apenas firmó algunos pero se sabe que perteneció a una familia de artistas, que se casó con la hija de un noble adinerado, mantuvo una posición desahogada y su talento fue reconocido en vida por sus contemporáneos. Pintor de élites, de la aristocracia  y la realeza, fue la gran firma del arte de su época. Murió en pleno apogeo y prestigio con obras en diferentes países de Europa y, en particular, en España gracias al humanista y mecenas Felipe de Guevara quien descubrió su pintura al rey Felipe II el cual sintió tal fascinación que se convirtió en el mayor coleccionista de su arte. De ahí que el Museo del Prado posea el mayor conjunto de obras que del artista se conserva en el mundo; y, que al cumplirse los quinientos años de su fallecimiento, la pinacoteca rinda tributo al pintor con la  “exposición del Centenario” como reza el título de la muestra.

 Según Miguel Zugaza, director del Prado, se exhibe “el mayor conjunto de pinturas del Bosco y que seguramente nunca más se podrán reunir”. Y es que han sido muchos y muy importantes los préstamos que se han conseguido para llevar a cabo un proyecto de tal magnitud. El repertorio de pinturas, dibujos y tapices de instituciones como el Albertina de Viena, Metropolitan de Nueva York, el Louvre de París, Fine Arts de Boston o la National Gallery de Washington, dan cuenta del alcance del proyecto al que hay que sumar el excepcional Tríptico de “Las Tentaciones de San Antonio” del Museo de Arte Antiga de Lisboa y, por supuesto, el extraordinario conjunto del Prado.

mesa-de-los-pecados-capitales-el-bosco-exposicion-el-bosco-la-exposicion-del-centenarioDe los seis Boscos que posee la pinacoteca española, y que conforman la parte más sobresaliente de la muestra, tres de ellos se han visto envueltos en una polémica entorno a la autoría de dichos cuadros. Según un comité creado en Holanda, el Bosch Research and Conservation Project, con expertos del artista de todo el mundo (entre los que se incluye el Prado) “La mesa de los pecados capitales”, “La extracción de la piedra de la locura” y “Las tentaciones de San Antonio Abad” no pertenecen al Bosco. Los responsables del Prado niegan la veracidad de tal informe pues, según ellos, no aporta datos técnicos sino sólo apreciaciones subjetivas y estilísticas para negar la autenticidad de las obras. Añaden que el catálogo explicará los argumentos y respuestas a las objeciones de dicho comité y, por otro lado devolverá la autoría a otros nueve dibujos del autor y a otra versión de “Las tentaciones de San Antonio” que –almacenada en el museo Nelson-Atkins de Kansas, ha sufrido el “ir y venir” de los expertos reconociendo y negando la autenticidad de la obra bosquiana. En conclusión, un conflicto que parece no tener fin pero que tal vez, con los estudios que aporta el catálogo y gracias a la investigación de Pilar Silva, se pueda ir aclarando muchos interrogantes que giran en torno al pintor flamenco.

bosco 2En seis secciones de carácter temático y otra más dedicada a los dibujos se divide la muestra que comienza con un “Ecce Homo” de Boston, realizado por el taller del pintor e incorpora obras de artistas que trabajaron al mismo tiempo en su ciudad, como son Adriaen van Wessel o Alart du Hameel. Finalmente se cierra con una exquisita representación de trabajos que evidencian la influencia del pintor en el arte posterior a su muerte el cual permaneció a lo largo de todo el siglo XVI y dio paso al gusto por lo “bosquiano”. Entre medias del inicio y el epílogo el visitante puede recorrer un conjunto de trabajos donde se incluyen pinturas, dibujos, miniaturas, entalladuras o grabados que representan algunos de los temas preferidos y más utilizados por el pintor como es el caso de los pecados y el infierno. Un total de más de medio centenar, que constituyen el setenta y cinco por ciento de su producción, entorno a un magnífico montaje que presenta exentos algunos de sus trípticos para que se pueda contemplar tanto por el anverso como reverso de la obra.  En definitiva, una gran exposición a la que acompaña una serie de actividades como la emisión de un documental, videoinstalación, cursos y un magnífico catálogo que reúne los últimos estudios e investigaciones llevados a cabo hasta la fecha.

El mundo al revés

bosco 3El Bosco demostró que los métodos de la pintura que habían evolucionado en el sentido de representar la realidad de forma más verosímil, podían volverse del revés. Es decir, darnos un reflejo de las cosas que nadie ha visto jamás. La obsesión por presentar  animales o personas en posiciones invertidas es una máxima muy presente en el lenguaje literario e iconográfico de la época. Está presente en algunos textos como el “Elogio de la locura” de Erasmo o “La nave de los necios” del escritor Sebastian Brandt donde se explica la locura de la humanidad en sentido metafórico.

Esta “nave de locos” fue interpretada por el Bosco en una pequeña tablita donde describe la demencia del ser humano que vive al revés perdiendo sus referentes religiosos. Presenta a una humanidad pecadora cuya locura conduce a la muerte pues dilapidan sus vidas jugando, bebiendo y flirteando en lugar de emplearla de manera útil. De esta forma el pintor critica las costumbres de la sociedad de su época, la de todos los grupos sociales incluido el clero cuya moral disoluta cede a los vicios.

Consciente de la realidad de la vida y gran conocedor de la Biblia como muchos pintores de su época, el Bosco retrató la locura humana con un simbolismo que sus contemporáneos relacionaban con el pecado y el infierno. Esos seres extraños, ángeles, demonios, monstruos, santos… son una llamada de atención para que el pueblo se encamine hacia el bien y abandone una vida de desorden que le llevará al sufrimiento eterno. A partir de una iconografía cristiana pero mezclada con el folklore del momento, parábolas y refranes populares, el pintor recrea un mundo onírico de infiernos y paraísos que advierten al hombre su irremediable destino en caso de dirigir sus pasos hacia la virtud o el pecado.

bosco 5El eterno conflicto entre el bien y el mal es un tema recurrente, como también lo es, desde las primeras pinturas, el motivo de la demencia a partir de feroces sátiras que azotan la estupidez humana, presa fácil del engaño. La imaginación desbordante del Bosco nos traslada a un mundo de sueños y pesadillas en el que aparecen seres irreales que pululan por cielos e infiernos y que nos fascinan al igual que hace quinientos años sorprendían a sus coetáneos. Imágenes innovadoras, misteriosas y mágicas que a día de hoy siguen despertando pasiones.

El jardín de las delicias

Este tríptico pintado al óleo sobre tabla es sin duda la obra más emblemática, compleja y enigmática del pintor holandés y está considera como una de las más atractivas del mundo del arte. Misteriosa, fascinante, mágica…son muchos los calificativos que se escuchan ante su contemplación y muchas las interpretaciones sobre su significado. Su fama ha llegado a convertirla en un icono que no deja indiferente al que la contempla bien por su originalidad, sus valores estéticos y moralizantes o la capacidad inventiva del autor.boscoSe cree que debió ser ejecutada en la década de 1490 y que fue un encargo de Engelbrecht al Bosco. Fue adquirida por el rey Felipe II y conservada en el Monasterio de El Escorial durante algún tiempo hasta que pasó a formar parte del fondo permanente del Museo del Prado. En la exposición actual se presenta exenta para poder mostrar las grisallas del reverso de la obra donde se representa el tercer día de la creación del mundo –la separación de las aguas de la tierra y la creación del paraíso terrenal- con la figura de Dios como creador.

el-jardin-de-las-delicias-detalle-1500-1505-museo-nacional-del-prado_695433El tríptico abierto es una explosión de cromatismo de colores brillantes que contrastan con la grisalla y gira en torno al pecado.  Se inicia con Adán y Eva ante Dios en el paraíso en el panel de la izquierda y finaliza con la representación de un terrorífico infierno en el panel derecho. En el centro, una gran tabla muestra un falso paraíso donde el hombre ha sucumbido plenamente al pecado y a su perdición. Decenas de seres desnudos sucumben a la lujuria y pueblan un espacio angustioso en el que la locura se ha apoderado de todos. Diferentes tipos de relaciones sexuales y escenas eróticas entre animales, plantas y personas invaden un paisaje de tonos mayoritariamente rojos y azulados que contrastan con el blanco de los famélicos cuerpos.

La intención moralista y didáctica es evidente pero el mensaje que transmite el Bosco es enormemente pesimista pues toda la obra  habla de la fragilidad y el carácter efímero de la felicidad que provocan los placeres pecaminosos.