David Refoyo: “Donde la ebriedad”

David Refoyo: “Donde la ebriedad”

A partir del juego con el título de la obra de Claudio Rodríguez, en Donde la ebriedad, David Refoyo (Zamora, 1983) lleva más allá el trabajo experimental con la palabra y con Más»

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Me atrevería a decir que esto es un reencuentro de íntimos amigos. Lo primero que ha hecho Eduardo Arroyo en la presentación de la exposición que tiene en Bilbao ha sido reconocer Más»

Museo Thyssen 25 Aniversario

Museo Thyssen 25 Aniversario

Se ha dicho que una de las cosas que más lamentó Margaret Thatcher durante su gobierno fue el no haber conseguido que la colección Thyssen se quedara en el Reino Unido. También Más»

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo Vivir En El Campo es un trío (Pedro Arranz, Miguel Breñas y Carlos Barros) de Madrid que, tras varios CDs autoeditados en sus inicios, publicaría en 2012 su primer largo, CVEEC Más»

Missing o los cuerpos perdidos

Missing o los cuerpos perdidos

Missing. Perdida en la memoria o pérdida de memoria. En tan solo una hora y media la compañía británica Gecko Theatre consigue que el espectador-niño se encuentre con su propio delirio, delirio Más»

Discos

Discos

NEIL YOUNG: Hitchhiker (Reprise-Warner) Llevamos años oyendo hablar de los discos perdidos de Neil Young. Él mismo ha ido dejando caer detalles anunciando que los iba a recuperar en distintos formatos (su Más»

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

La torre tumbada del homenaje Más»

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

No es una casualidad que este verano haya leído Trieste o el sentido de ninguna parte porque me gusta la literatura de viajes, lo que es una casualidad es que ahora, escribiendo Más»

Sarah McKenzie, música como mantra

Sarah McKenzie, música como mantra

Hace tres años y medio que la cantante y pianista Sarah McKenzie participó en el concurso Umbria Jazz Festival: fue premiada con una beca especial para a asistir la icónica facultad Berklee Más»

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

  El artista se siente orgulloso y heredero directo de la gran tradición geométrico/cinética de su país: la escuela venezolana de Alejandro Otero, Jesús Rafael Soto y Carlos Cruz Díez. Una escuela Más»

 

Pablo Zapata: “Un oasis en la India”

por Alberto López Echevarrieta

Editorial Edelvives, serie AlaDelta, 137 páginas con ilustracione

En un acto a beneficio de la Fundación Vicente Ferrer, se ha presentado en Bilbao Un oasis en la India, último libro escrito por Pablo Zapata Lerga, una narración dedicada a lectores de diez a cien años que ayuda a comprender la labor de uno de los hombres contemporáneos más extraordinarios que ha existido, Vicente Ferrer, “una referencia superlativa de solidaridad, agigantada con el paso del tiempo”, a decir del autor.

Pablo Zapata (San Martín de Unx, Navarra, 1946) estudió Filosofía y Letras, Filología y Magisterio. Su vida laboral discurrió por una vertiente muy curiosa dentro del profesorado: Se empeñó en aficionar a los adolescentes a la lectura aplicando una dinámica tan particular como efectiva. Considera que si un niño no ha empezado a leer antes de los diez años es muy difícil que luego se interese por la literatura. Por eso el truco está en aprovechar el tiempo para crear en él esta adicción.UnOasisEnLaIndia portada“Escribo preferentemente para niños, porque veo que es un género no muy bien atendido y que cada vez se está despreciando más. Han desaparecido hasta los suplementos infantiles que antes salían en los periódicos. No deben extrañarnos, por tanto, los bajísimos índices de lectura que dan las últimas encuestas, sobre todo en poblaciones pequeñas españolas. He aquí una cata: En los bares de algunas capitales antes había un surtido variado de periódicos. En muchos de ellos sólo encontrarán ahora alguno deportivo. Nada más”, señala Zapata.Sobra decir que el autor es un enamorado de la lectura. Durante un tiempo fue asesor del Gobierno vasco en la instalación de bibliotecas públicas. Sus alumnos de Lengua y Literatura le han venerado por su particular forma de enviciarles a la lectura. Hoy se lo agradecen públicamente. He tenido ocasión de compartir con él mesa de conferenciante y puedo asegurarles que esa es su mayor satisfacción. Tiene otras, por ejemplo hablar de Machado y de Unamuno, sus dos tótems literarios.

 

“Yo escribo cuentos, pero no del estilo ‘Érase una vez…’, porque los chavales hoy son muy espabilados. En cierta ocasión hice una encuesta entre mis alumnos. Les pregunté qué debiera tener a su juicio un libro para que les resulte atractivo. Una inmensa mayoría coincidió en que la acción la tenían que desarrollar chicos de su edad; el misterio, la aventura y el terror eran importantes añadidos; y que las descripciones fueran cortas. La historia tenía que estar escrita de forma sencilla y muy bien. Está claro que, tras esta descripción, las viejas formas quedaban obsoletas. Los adolescentes de hoy pueden leer con apasionamiento clásicos como ‘El viejo y el mar’ de Hemingway, y ‘La perla’ de Steinbeck. Sólo hace falta guiarles por la biblioteca”

A Zapata le gusta viajar, ir a esas ciudades legendarias que aparecen en nuestros libros de cabecera… Samarkanda, Hayderabad… Cuando las visita habla con los viejos de los pueblos y escucha sus historias milenarias. Rebusca en su filosofía, aprende de culturas lejanas… En 2009 marchó a la India a conocer a la niña hindú que tiene apadrinada y allí estuvo tres meses enseñando español a un grupo de nativos que se dedican a traducir las cartas que escriben los 50.000 españoles que tienen ahijados en el país. Es una experiencia que le ha marcado para toda la vida. Como también el repaso de la obra social de aquel visionario extraordinario que fue Vicente Ferrer. No sólo los hospitales que creó, sino la conciencia que sembró en un país en el que las castas están extremadamente marcadas y la mujer es poco menos que un cero a la izquierda.

Fruto de esta experiencia es el cuento Un oasis en la India en el que se nos habla de Anna, una muchacha que acaba de terminar sus estudios de Periodismo en el Reino Unido y le dice a su abuelo, un noble británico, que su deseo es marchar a la India. En el país asiático conoce a Vicente Ferrer y se implica totalmente en su vida y en su obra, arrastrando también a su abuelo.

El libro es de lectura amena y rápida. Sigue las pautas que los alumnos le marcaron a Zapata en su época de aulas. Describe muy bien la vida en Anantapur y contiene muchas notas a pie de página que nos involucran en la vida cotidiana del país. Se aprecia el concepto de felicidad que allí tiene la gente, a pesar de la pobreza. “Pobres son quienes no saben soñar”, dice el viejo protagonista, una sentencia que se parece mucho a aquella otra de Vicente Ferrer: “Yo no busco mi felicidad, sino la de los demás. Si los demás son felices, yo también lo seré”.

Un oasis en la India en sí tiene una parte de fantasía y otra de realidad, porque narra la obra de un hombre excepcional al que la sociedad mundial le ha negado el Premio Nobel. Vicente Ferrer está presente en el relato en un intento de acercar a los jóvenes la figura de un ídolo de nuestro tiempo que dista mucho del famoseo televisivo que se nos impone. Una parte de la venta del libro se destina a proyectos de desarrollo de la ONGD SED.