Discos

Discos

GEPE: Folclor imaginario (Quemasucabeza) Tras siete discos, Gepe, sin duda uno de los artistas chilenos más destacados, sigue siendo bastante desconocido a este lado del Atlántico. En sus canciones pop con elementos Más»

Grupo Infantas: Exposición

Grupo Infantas: Exposición

Dieciocho artistas del Grupo Infantas de artistas visuales, pintores y escultores, exponen en la galería Montesqui de Madrid. Un buen nivel y un excelente, equilibrado, montaje. La galería Montsequí, dirigida por Montserrat Más»

José Ramón Blanco: “Los amores de la duquesa. Último viaje de Lucrecia Borgia”

José Ramón Blanco: “Los amores de la duquesa. Último viaje de Lucrecia Borgia”

  Leyendo “Los amores de la duquesa. Último viaje de Lucrecia Borgia”, último libro de narrativa publicado por José Ramón Blanco, me doy perfecta cuenta de la pasión que ejerce sobre el Más»

Félix Chacón: “Material de derribo”

Félix Chacón: “Material de derribo”

El paso del tiempo hace mella, lo sabemos, pero también permite adquirir perspectiva para evaluar el trayecto recorrido. Material de derribo constituye un poemario de autoafirmación desde la constatación de la fragilidad Más»

H.C. Westermann, Volver a casa

H.C. Westermann, Volver a casa

Un escultor ecléctico en el Museo Reina Sofía Más»

Fatoumata Diawara, tradición y experimentación

Fatoumata Diawara, tradición y experimentación

Recientemente, Fatoumata Diawara publicaba su nuevo disco Fenfo, cuyo significado aproximado vendría a ser “algo que decir”, a través de Wagram/Montuno. El álbum, continuación de Fatou, su aclamado disco de debut, ha Más»

Sara Mesa: “Cara de pan”

Sara Mesa: “Cara de pan”

Cara de pan narra la historia de amor imposible entre un hombre de cincuenta y cuatro años y una niña de trece. Serán unos cuantos días, porque les separan tantos años que Más»

Pablo Redondo Díez (Odnoder): “Génesis [ 1.3 – 5 ]”  Esculturas

Pablo Redondo Díez (Odnoder): “Génesis [ 1.3 – 5 ]” Esculturas

Primera exposición monográfica de escultura de un artista revelador Más»

Chus Fernández: Un lugar donde estar

Chus Fernández: Un lugar donde estar

Un lugar donde estar es el primer poemario de un autor conocido ya en el campo de la narrativa en la que ha cosechado premios y distinciones. Esta primera incursión en la Más»

Mills Fox Edgerton: ““A la vuelta de la próxima esquina””

Mills Fox Edgerton: ““A la vuelta de la próxima esquina””

Catedrático de Lenguas Modernas en la Universidad de Bucknell, escribe en español y, sobre todo, en francés. Su poemario titulado A la vuelta de la próxima esquina es el aleph de Mills Más»

 

Miriam Alzuri Milanés: “Pilar de Zubiaurre. En la penumbra familiar”

por Alberto López Echevarrieta

Bilbao 700 y Muelle de Uribitarte Editores; Páginas: 122

La combinación editorial Bilbao 700 y Muelle de Uribitarte Editores cierra su fructífera colaboración publicando en su serie Bilbainos recuperados la biografía Pilar de Zubiaurre. En lapenumbra familiar, una extraordinaria mujer que según Miriam Alzuri, su autora, vio eclipsada su trayectoria al estar rodeada de sobresalientes familiares: Fue hija del compositor Valentín de Zubiaurre, hermana de los pintores Valentín y Ramón Zubiaurre y esposa del acreditado crítico Juande la Encina, con el que participó intensamente del ambiente cultural madrileño durante las pasadas décadas de los años 20 y 30. “Fue una mujer que no emergió del todo a pesar de la extraordinaria lucha por su carrera que llevó a cabo”, señala su biógrafa.

La autora

OLYMPUS DIGITAL CAMERAMiriam Alzuri Milanés (Niquero, Cuba, 1964) es historiadora del arte. Desde 1998 desarrolla su labor profesional en el Departamento de Exposiciones del Museo de Bellas Artes de Bilbao del que fue responsable entre 2003 y 2008. Está especializada en el arte español anterior a 1936, con especial detenimiento en los artistas vascos de este período. Becada por el Gobierno vasco desarrolló un trabajo sobre La crítica de arte en la prensa bilbaína, 1900-1936 especializándose en la obra de Ricardo Gutiérrez Abascal, conocido como Juan de la Encina, posiblemente el más respetado de los críticos de arte vascos anteriores a la Guerra civil y del que, sin duda, es la investigadora más versada. Fruto de esta especialidad son sus libros Juan de la Encina. De la crítica de arte. Conferencias inéditas. 1928-1954, Juan de la Encina. Pintores vascos. Comentarios sueltos. 1906-1941 y Juan de la Encina. Una trama para el arte vasco.

Sobra decir que Miriam es una enamorada del arte y que sus citados estudios le encelaron con la labor realizada por un clan familiar muy singular, los Zubiaurre, al que perteneció Pilar, protagonista del libro que nos ocupa, una mujer de una cultura exquisita que, como digo, vivió rodeada de grandes artistas. “Perteneció a una familia muy distinguida, pero su obra personal es desconocida”, dice la autora.

La protagonista

ZUBIAURRE, Pilar de colorPilar de Zubiaurre (Garai, Bizkaia, 1884 – México D. F., 1970) fue la menor de los tres hijos que tuvo el matrimonio formado por María Paz Aguirrezábal y Valentín de Zubiaurre, un hombre con excepcionales condiciones para la música que, tras un periplo de ocho años en América, regresó afincándose en Madrid donde desarrolló la mayor parte de su etapa como compositor. Autor de numerosas obras religiosas, es también creador de las óperas Don Fernando el Emplazado y Ledia –representada en el Teatro Real de Madrid en 1877- y el popular zortziko Ama euskeriari azken agurra.

Los hermanos mayores de Pilar, Valentín y Ramón, fueron las dos estrellas de la familia siendo considerados con todo merecimiento como los pintores vascos más interesantes y de proyección internacional en el período comprendido entre las dos guerras mundiales. Participaron asiduamente en las Exposiciones Nacionales de Madrid donde recibieron medallas de reconocimiento a sus labores. Por especial encargo de su madre, Pilar sacrificó su trayectoria profesional como buena pianista que era para dedicarse especialmente a sus hermanos pintores en su condición de sordomudos de nacimiento. Ella se encargó de organizar las exposiciones e introducir su pintura en los mercados extranjeros, especialmente en Francia, Estados Unidos y Alemania.

ZUBIAURRE, Pilar con esposo e  hijo LeopoldoEn 1922 contrajo matrimonio con el crítico de arte Ricardo Gutiérrez Abascal, conocido en el mundo del arte con el seudónimo de Juan de la Encina con el que firmaba sus siempre doctos artículos. Con María de Maeztu, Victoria Kent y otras mujeres de ideología avanzada, cercana al feminismo, fue una de las fundadoras del Lyceum Club de Madrid, centro creado con el objeto de elevar el nivel cultural y educativo de las mujeres. Fue, sin duda, una mujer emprendedora, valerosa e independiente que siempre hizo gala de poseer numerosas inquietudes intelectuales, amén de, como he dicho antes, ser una excelente pianista. Su opinión fue requerida por varios periódicos en los que publicó artículos que siempre despertaron el interés de sus lectores.

Sencillamente excepcional

Sin embargo, de la lectura del libro se deduce que tuvo muy poco apoyo de su familia, a pesar de los grandes recursos que ésta poseía. Los datos extraídos de la documentación de sus hermanos que obra en el archivo del Museo de Bellas Artes de Bilbao así lo atestiguan.

PILAR ZUBIAUR portada“Curiosamente, la figura de Pilar de Zubiaurre permaneció oculta hasta mediada la década de los años 80. Fue su hijo Leopoldo quien inició el proceso de recuperación de la personalidad intelectual de Pilar, reclamando para ella una posición propia dentro de la cultura española de su tiempo. Era la época en la que comenzaba a producirse una verdadera proliferación de textos y trabajos de investigación sobre mujeres que habían participado en diferentes facetas de la vida española del primer tercio del siglo XX, mujeres que, con su trabajo, sentaron las bases para las importantes transformaciones que se producirían después de la autonomía política, cultural y social de las mujeres”, puntualiza Miriam Alzuri.

En este libro, que además de interés tiene la virtud de la amenidad, la autora ha realizado un recorrido por la trayectoria vital de Pilar, desde su infancia hasta su vejez, basándose especialmente en la correspondencia personal, familiar y profesional que ella guardó celosamente. Destaca su voluntad de adaptarse a las circunstancias que sucesivamente le tocó vivir, incluso acomodando a ellas sus propios deseos. También su capacidad para comenzar de nuevo su vida en México a donde se exilió como consecuencia de la Guerra civil. “Fue una mujer excepcional”, remata la autora.