Discos

Discos

JOSH ROUSE: Love in the Modern Age (Yep Roc-Popstock!) Tras acabar la gira de su anterior disco, The Embers of Time, Josh Rouse buscaba un cambio. Necesitaba explorar nuevos sonidos y, también, Más»

Lorenzo Lotto. Retratos

Lorenzo Lotto. Retratos

Un total de 38 retratos del pintor italiano renacentista Lorenzo Lotto se muestran en el Museo del Prado hasta el 30 de septiembre de 2018. La exposición, que ha sido comisariada por Más»

Josu Hormaetxe: “Corsarios Vascos”

Josu Hormaetxe: “Corsarios Vascos”

La piratería siempre ha tenido un atractivo especial para la investigación. Tal vez porque casi todos, de niños, hemos tenido como libro de cabecera La isla del tesoroo porque nos han seducido Más»

Silvia Pérez Cruz: valentía, locura, un encargo y un recuerdo pendiente

Silvia Pérez Cruz: valentía, locura, un encargo y un recuerdo pendiente

Silvia Pérez Cruz ha editado recientemente su nuevo disco, Vestida de nit, cuyo origen está en un concierto acústico que le propusieron en su día dentro de un ciclo de música clásica Más»

110 AÑOS, 110 OBRAS

110 AÑOS, 110 OBRAS

El Museo de Bellas Artes de Bilbao, tercera pinacoteca en importancia y una de las más veteranas del estado español, se prepara para cumplir sus primeros ciento diez años de vida. La Más»

María Dueñas: ”Las hijas del capitán”

María Dueñas: ”Las hijas del capitán”

Nueva York, 1936. La pequeña casa de comidas El Capitán arranca su andadura en la calle Catorce, uno de los enclaves de la colonia española que por entonces reside en la ciudad. Más»

Discos

Discos

GABINETE CALIGARI: Camino Soria (Warner) Es difícil que se alineen todos los elementos para que un grupo o solista pueda grabar el disco de su vida, que se convierta en un gran Más»

María López de Castro: La restaturación de una obra de arte. La fundamental colaboración interdisciplinar

María López de Castro: La restaturación de una obra de arte. La fundamental colaboración interdisciplinar

María López de Castro es Conservadora y Restauradora de Bienes Culturales y especialista en Pintura por el Istituto per l’Arte e il Restauro Palazzo Spinelli de Florencia y la Escuela de Restauración Más»

The Cranberries, la luz al final del túnel

The Cranberries, la luz al final del túnel

Hace aún escasas semanas que fallecía Dolores O’Riordan, la cantante de The Cranberries. Recordamos aquí sus palabras en una de sus últimas entrevistas que coincidió hace unos meses con la edición del Más»

Jesús Camargo, el color y la pintura del Mediterráneo

Jesús Camargo, el color y la pintura del Mediterráneo

El pintor Jesús Camargo muestra una pintura que refleja el paisaje y el color del mediterráneo. Una de sus series, titulada Magreb, es una de las más bellas de su trayectoria artística. Más»

 

El Monte Saint Michel, un faro y un símbolo de Francia en Normandía

por Redacción

Por Carmen Valero

Nunca ha dejado de ser francés a lo largo de la historia en continua disputa con Inglaterra. El Monte Saint Michel, un roquedal sobre el que se levanta la célebre abadía de San Miguel, se encuentra en plenas aguas del océano en Normandía y constituye un faro y un símbolo para toda la región y el país. Cuando las mareas son notorias el roquedal queda completamente aislado como una isla.

imageJurídicamente, la abadía pertenece hoy al Centro de Monumentos Nacionales de Francia y desde el 2001 son las Fraternidades Monásticas de Jerusalén –una fundación francesa fundada en la década de 1970- las que se ocupan de la oración en el seno de la abadía. Quizás sean las obras, que hoy se llevan a cabo en el ábside del monumento, las que resten hoy esa necesaria y ansiada espiritualidad a la abadía. No hubo modo de encontrar un lugar de oración con la Eucarística, dentro de la basílica, que sólo “sabía” a faro de turismo.

El Monte Saint Michel es el monumento histórico artístico más visitado de Francia. Tres millones de personas lo vistan al año con un promedio de seis mil personas por día. La riada de gente por sus empinadas calles y escaleras lo han masificado y han hecho que su abadía haya perdido silencio y espiritualidad. Este último detalle no se ha cuidado y le ha hecho perder mucho, demasiado, a un lugar llamado a ser faro del espíritu más que una continua girola de gente.

Fue en el siglo X cuando se comenzó a construir la primera abadía benedictina del Mont Saint Michel, de la que todavía quedan vestigios románicos, para seguir con el estilo gótico y sucesivas restauraciones y remodelaciones. Durante la Revolución Francesa de 1789 sufrió agresiones y abandono para convertirse, hasta el Segundo Imperio, en una prisión de alta seguridad, de la que quedan ciertos testimonios como una gran polea de subida y bajada de pesos.

Desde 1969 se entregó de nuevo al culto católico, que celebra todos los día una misa a las 12,00 horas del mediodía, para quienes lleguen –previo pago- a lo más alto donde se encuentra la abadía. Otra misa tiene lugar en la diminuta iglesia parroquia de San Miguel, a la entrada de la subida al monte, para los pocos habitantes del municipio en el roquedal y los visitantes que lo deseen..imageLa abadía de San Miguel se inscribe una serie de monasterios con  la misma advocación al Arcángel, en Italia e Inglaterra, cuya divisa ¿Quien como Dios? llevó a vencer a Lucifer, el príncipe de las tinieblas, el demonio arrojado a los infiernos, según relata el Génesis, primer libro de la Biblia.

Et le Cuesnon dans sa folie a mis le Mont à Normandíe. “Y el río Cuesnon, en su locura/ ha puesto el Monte en Normandía”, de los célebres versos del lugar. En pleno limite con Bretaña, el río Cuesnon, que divide Bretaña de Normandía, hace una curiosa hoz en la desembocadura al océano para dejar el Monte Saint Michel a Normandía y no a Bretaña como en principio parece marcar la orografía.

La construcción de la abadía de Saint Michel se debe a la aparición del arcángel en tres sueños sucesivos a San Aubert en el 708. La iglesia prerrománica, centro de peregrinación destacado, se erigió en el año 1000. Hoy veinte salas entre abadía, refectorio,scriptorium y criptas, constituyen el recorrido de un lugar hermoso, al que insisto falta la presencia espiritual que le sería conveniente.

Una visita nocturna, para seguir de cerca la iluminación del Mont Saint Michel y su abadía, completan la explotación del monumento, toda una mina e oro en ingresos económicos para el Ministerio de Cultura de Francia.