Mircea Cărtărescu: “El ala izquierda (Cegador I)”

Mircea Cărtărescu: “El ala izquierda (Cegador I)”

“Cuando salió del patio en forma de U, Maria se adentró en el otoño. Sobre el patio, el cielo seguía siendo de un azul intenso, unas nubes de leche, mofletudas, flotaban inmóviles. Más»

Arthur Miller: “El precio”

Arthur Miller: “El precio”

El teatro de Arthur Miller puede fácilmente relacionarse con dos grandes dramaturgos nacidos en el siglo XIX y que influyeron decisivamente en muchos del siglo XX, a saber, Ibsen y Chejov. De Más»

Bittersweet, a salvo de la radiación

Bittersweet, a salvo de la radiación

Desde Sevilla llega por fin el debut en largo de una de las bandas salidas de la capital hispalense más interesantes del último lustro. Bittersweet combinan post-punk, rock y electrónica en diez Más»

Ignacio Gómez de Liaño: ”El círculo de la sabiduría”

Ignacio Gómez de Liaño: ”El círculo de la sabiduría”

El círculo de la sabiduría es el título del ensayo del Ignacio Gómez de Liaño , publicado por la editorial Siruela, un soberbio volumen que se acompaña con numerosas imágenes procedentes de Más»

El Alfabeto Del Museo De Bilbao

El Alfabeto Del Museo De Bilbao

Una nueva y atrevida forma de ver una pinacoteca centenaria Más»

Discos

Discos

SPIRITUALIZED: And Nothing Hurts (Bella Union-PIAS) Desde la misma portada, Jason Pierce nos confirma que no dejado atrás su fijación con el espacio, un lugar al que evadirse cuando se ha pasado Más»

Esther Garboni: “A mano alzada”

Esther Garboni: “A mano alzada”

Entonando la ternura desde la indignación, la poesía de Esther Garboni (Sevilla, 1973) construye en un “yo” femenino fuerte aunque con aristas, que se resiste a la sumisión pero que conoce sus Más»

Børns, inocencia contrastada

Børns, inocencia contrastada

Blue Madonnaes el segundo disco de Børns, un álbum que recuerda de nuevo su originalidad. El mismo Prince reconoció su don, alabando la canción “Electric Love” en una de sus últimas entrevistas, Más»

Tamara de Lempicka, reina del Art Decó (1898 -1980). Exposición y Conferencia de Adriana Zapisek

Tamara de Lempicka, reina del Art Decó (1898 -1980). Exposición y Conferencia de Adriana Zapisek

Adriana Zapisek, pintora argentina de origen polaco, residente entre Madrid y Buenos Aires, ha impartido una conferencia sobre la polaca “Tamara de Lepicka, pintora del Art Deco (1898 -1980)”,en la Tertulia Ilustrada, Más»

Javier Abella, fotógrafo artístico

Javier Abella, fotógrafo artístico

Es un fotógrafo extraordinario. Sus series rigurosamente concebidas, pensadas y llevadas a efecto son arte desde la primera a la última obra, desde el principio al último detalle, porque él se revela Más»

 

El Monte Saint Michel, un faro y un símbolo de Francia en Normandía

por Redacción

Por Carmen Valero

Nunca ha dejado de ser francés a lo largo de la historia en continua disputa con Inglaterra. El Monte Saint Michel, un roquedal sobre el que se levanta la célebre abadía de San Miguel, se encuentra en plenas aguas del océano en Normandía y constituye un faro y un símbolo para toda la región y el país. Cuando las mareas son notorias el roquedal queda completamente aislado como una isla.

imageJurídicamente, la abadía pertenece hoy al Centro de Monumentos Nacionales de Francia y desde el 2001 son las Fraternidades Monásticas de Jerusalén –una fundación francesa fundada en la década de 1970- las que se ocupan de la oración en el seno de la abadía. Quizás sean las obras, que hoy se llevan a cabo en el ábside del monumento, las que resten hoy esa necesaria y ansiada espiritualidad a la abadía. No hubo modo de encontrar un lugar de oración con la Eucarística, dentro de la basílica, que sólo “sabía” a faro de turismo.

El Monte Saint Michel es el monumento histórico artístico más visitado de Francia. Tres millones de personas lo vistan al año con un promedio de seis mil personas por día. La riada de gente por sus empinadas calles y escaleras lo han masificado y han hecho que su abadía haya perdido silencio y espiritualidad. Este último detalle no se ha cuidado y le ha hecho perder mucho, demasiado, a un lugar llamado a ser faro del espíritu más que una continua girola de gente.

Fue en el siglo X cuando se comenzó a construir la primera abadía benedictina del Mont Saint Michel, de la que todavía quedan vestigios románicos, para seguir con el estilo gótico y sucesivas restauraciones y remodelaciones. Durante la Revolución Francesa de 1789 sufrió agresiones y abandono para convertirse, hasta el Segundo Imperio, en una prisión de alta seguridad, de la que quedan ciertos testimonios como una gran polea de subida y bajada de pesos.

Desde 1969 se entregó de nuevo al culto católico, que celebra todos los día una misa a las 12,00 horas del mediodía, para quienes lleguen –previo pago- a lo más alto donde se encuentra la abadía. Otra misa tiene lugar en la diminuta iglesia parroquia de San Miguel, a la entrada de la subida al monte, para los pocos habitantes del municipio en el roquedal y los visitantes que lo deseen..imageLa abadía de San Miguel se inscribe una serie de monasterios con  la misma advocación al Arcángel, en Italia e Inglaterra, cuya divisa ¿Quien como Dios? llevó a vencer a Lucifer, el príncipe de las tinieblas, el demonio arrojado a los infiernos, según relata el Génesis, primer libro de la Biblia.

Et le Cuesnon dans sa folie a mis le Mont à Normandíe. “Y el río Cuesnon, en su locura/ ha puesto el Monte en Normandía”, de los célebres versos del lugar. En pleno limite con Bretaña, el río Cuesnon, que divide Bretaña de Normandía, hace una curiosa hoz en la desembocadura al océano para dejar el Monte Saint Michel a Normandía y no a Bretaña como en principio parece marcar la orografía.

La construcción de la abadía de Saint Michel se debe a la aparición del arcángel en tres sueños sucesivos a San Aubert en el 708. La iglesia prerrománica, centro de peregrinación destacado, se erigió en el año 1000. Hoy veinte salas entre abadía, refectorio,scriptorium y criptas, constituyen el recorrido de un lugar hermoso, al que insisto falta la presencia espiritual que le sería conveniente.

Una visita nocturna, para seguir de cerca la iluminación del Mont Saint Michel y su abadía, completan la explotación del monumento, toda una mina e oro en ingresos económicos para el Ministerio de Cultura de Francia.