“Elizabeth Barret Browning y Robert Browning en Venecia”

“Elizabeth Barret Browning y Robert Browning en Venecia”

Bajo el título Elizabeth Barret Browning y Robert Browning en Venecia se acaba de publicar un interesante libro que contiene tres poemarios de esta singular pareja de escritores: Los sonetos de la Más»

José Loriga, aniversario de un artista polifacético

José Loriga, aniversario de un artista polifacético

Vive en Marbella, en una bella urbanización de San Pedro de Alcántara, junto a su esposa Mary Luz. Dibuja todos los días y algunos incluso pinta en pequeño o mediano formato. De Más»

Ricardo Piglia: “Los casos del comisario Croce”

Ricardo Piglia: “Los casos del comisario Croce”

Un documental de Andrés di Tella muestra al último Ricardo Piglia: un hombre pequeño, mayor, que rebusca en sus papeles. Páginas sueltas de sus diarios, libretas manchadas, fotos, cartas. Es la típica Más»

Marta Torres Santo Domingo: “Viaje a Ladack, el pequeño Tibet”

Marta Torres Santo Domingo: “Viaje a Ladack, el pequeño Tibet”

Marta Torres Santo Domingo es licenciada en Historia, doctora en Filología y bibliotecaria de profesión. No es un ratón de biblioteca: es una ávida lectora y viajera. Y también una escritora que Más»

Sr. Chinarro, familia y madurez

Sr. Chinarro, familia y madurez

Antonio Luque regresa a Mushroom Pillow tras la autoedición de Perspectiva caballera (2016) y la licencia al sello del Primavera Sound (El Segell) de su anterior disco, El progreso (2016). Con ellos Más»

Balthus

Balthus

Se presenta en las salas del Museo una retrospectiva del artista francés nacido en París (1908) Balthasar Klosowski de Rola, conocido por Balthus, organizada conjuntamente con la Fondation Beyeler en Riehen/Basilea (donde se ha Más»

Discos

Discos

GEPE: Folclor imaginario (Quemasucabeza) Tras siete discos, Gepe, sin duda uno de los artistas chilenos más destacados, sigue siendo bastante desconocido a este lado del Atlántico. En sus canciones pop con elementos Más»

Grupo Infantas: Exposición

Grupo Infantas: Exposición

Dieciocho artistas del Grupo Infantas de artistas visuales, pintores y escultores, exponen en la galería Montesqui de Madrid. Un buen nivel y un excelente, equilibrado, montaje. La galería Montsequí, dirigida por Montserrat Más»

José Ramón Blanco: “Los amores de la duquesa. Último viaje de Lucrecia Borgia”

José Ramón Blanco: “Los amores de la duquesa. Último viaje de Lucrecia Borgia”

  Leyendo “Los amores de la duquesa. Último viaje de Lucrecia Borgia”, último libro de narrativa publicado por José Ramón Blanco, me doy perfecta cuenta de la pasión que ejerce sobre el Más»

Félix Chacón: “Material de derribo”

Félix Chacón: “Material de derribo”

El paso del tiempo hace mella, lo sabemos, pero también permite adquirir perspectiva para evaluar el trayecto recorrido. Material de derribo constituye un poemario de autoafirmación desde la constatación de la fragilidad Más»

 

Cristina Morano: “Cambio climático”

por Alberto García-Teresa

Bartleby, 2014

cristina morano 2En Cambio climático, Cristina Morano despliega una mirada escéptica, cercada por la incertidumbre. La poeta habla de la inminencia de un cambio en distintos aspectos, especialmente desde la perspectiva de la degradación. Se enfrenta a ello sin ilusiones, con una expectación neutra, aunque a veces se escora hacia la óptica negativa. El tono general está marcado por las dudas y por la desesperanza. Se manifiesta, igualmente, una desconfianza en el optimismo y se plasma la severidad de una conciencia del desarraigo. Una vez que es asumida la posibilidad del dolor del individuo, del sufrimiento en un sentido amplio, de la ruptura amorosa específicamente, surge en estos versos cierto impulso de calmado presentismo dado que “lo que aprendimos de las cosas / era que se terminan y te dejan / en el aire, con cara de alelado”. En ese sentido, expresa también una conciencia de la fragilidad, de la debilidad, de la degradación causada por la miseria o por la precariedad (“disputándole el mundo a nuestros perros”; “de quien se reconoce como animal famélico”). Así, aparece una voz vencida por el cansancio, que espera extenuada la destrucción rechazando la huida como un último gesto de rebeldía ante el Poder (“no repetiré el gesto de los ganadores”). Y es que, a pesar de todo, el “yo” poético de Cambio climático no acepta el discurso dominante. Al respecto, critica la masificación y la homogeneización social y cultural, con especial énfasis en los efectos del turismo.

En el fondo, el estudio de la adaptación al medio, no por asimilación, sino como proceso de autosuperación, constituye el eje del libro. De ahí la incertidumbre ante la mudanza de la sociedad y la alteración del clima.

cristina morano cubierta 2La poeta lleva a cabo este planteamiento ubicándose en el marco de lo cotidiano, atendiendo a los pequeños objetos y escenarios que nos rodean (el hogar, principalmente). Figuran abundantes episodios del día a día, como un desayuno, las comidas, el bricolaje y la limpieza del piso, etc. A su vez, emplea una dicción clara, que juega también con esa reproducción coloquial de lo habitual en el plano del habla. En cuanto al título del volumen, Cristina Morano presta atención al clima, aunque sin incorporar una perspectiva ecologista. Aparece sólo como escenario, al ser retratados distintos episodios de clima alterado, pero sin enfoque crítico o, por lo general, sin dar constancia de su excepcionalidad, salvo en un par de textos concretos. En ese retrato del paisaje plasma la capacidad de supervivencia y la hermosura de lo agreste, de lo desnudo especialmente.

Dentro de ese contexto, proclama el amor como espacio de encuentro, de diálogo frente a la alienación y la monotonía, de la cual deja constancia también (como en “Salida de las oficinas”, escrito desde el “nosotros”). No en vano, se sucede a lo largo de las páginas de Cambio climático el relato de una relación amorosa. Diversos textos tratan sobre ello y se vincula continuamente con la vivienda que habitan. Y es que ese espacio común, en definitiva, que existe como tal dado que existe la pareja, supone la materialización del estado de la relación; se convierte, finalmente, en una metáfora de ella.

Cambio climático, por tanto, nos habla del presente, del dinamismo de lo alterado y de lo alterable, con un tono insertado en el día a día y que pronuncia una desengañada falta de expectativas en la que sólo el amor puede atisbar el silencio del daño.