David Refoyo: “Donde la ebriedad”

David Refoyo: “Donde la ebriedad”

A partir del juego con el título de la obra de Claudio Rodríguez, en Donde la ebriedad, David Refoyo (Zamora, 1983) lleva más allá el trabajo experimental con la palabra y con Más»

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Me atrevería a decir que esto es un reencuentro de íntimos amigos. Lo primero que ha hecho Eduardo Arroyo en la presentación de la exposición que tiene en Bilbao ha sido reconocer Más»

Museo Thyssen 25 Aniversario

Museo Thyssen 25 Aniversario

Se ha dicho que una de las cosas que más lamentó Margaret Thatcher durante su gobierno fue el no haber conseguido que la colección Thyssen se quedara en el Reino Unido. También Más»

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo Vivir En El Campo es un trío (Pedro Arranz, Miguel Breñas y Carlos Barros) de Madrid que, tras varios CDs autoeditados en sus inicios, publicaría en 2012 su primer largo, CVEEC Más»

Missing o los cuerpos perdidos

Missing o los cuerpos perdidos

Missing. Perdida en la memoria o pérdida de memoria. En tan solo una hora y media la compañía británica Gecko Theatre consigue que el espectador-niño se encuentre con su propio delirio, delirio Más»

Discos

Discos

NEIL YOUNG: Hitchhiker (Reprise-Warner) Llevamos años oyendo hablar de los discos perdidos de Neil Young. Él mismo ha ido dejando caer detalles anunciando que los iba a recuperar en distintos formatos (su Más»

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

La torre tumbada del homenaje Más»

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

No es una casualidad que este verano haya leído Trieste o el sentido de ninguna parte porque me gusta la literatura de viajes, lo que es una casualidad es que ahora, escribiendo Más»

Sarah McKenzie, música como mantra

Sarah McKenzie, música como mantra

Hace tres años y medio que la cantante y pianista Sarah McKenzie participó en el concurso Umbria Jazz Festival: fue premiada con una beca especial para a asistir la icónica facultad Berklee Más»

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

  El artista se siente orgulloso y heredero directo de la gran tradición geométrico/cinética de su país: la escuela venezolana de Alejandro Otero, Jesús Rafael Soto y Carlos Cruz Díez. Una escuela Más»

 

Bárbara Butrageño: “Incendiario”

por Alberto García-Teresa

Polibea, 2013. 78 páginas

«Abogo por la poesía del exorcismo», proclama Bárbara Butrageño en la ficha bibliográfica de la solapa de este libro. Y, efectivamente, «exorcismo» resulta la mejor definición para describir el impulso que mueve su escritura, tal y como queda reflejado en este, su primer poemario.

ah incendario autoraUna voz dolorosa, que se apoya en la soledad, en el daño y en el deseo, va desgranando una impactante serie de brillantes y potentes imágenes, con un tono órfico, de cierto irracionalismo. Lo hace a través de una cadencia muy significativa, sustentada en la yuxtaposición de sintagmas en sus versos, con la ausencia ocasional de signos de puntuación, o polisíndeton de copulativas. De esta forma, logra un ritmo muy fluido, que contrasta con la densidad semántica de los versos y que encadena los pensamientos asemejándolos al flujo de conciencia. Porque la expresión del «yo» constituye la base principal de estos textos, que hacen de esta obra una continua reafirmación y autocuestionamiento de su situación en medio de la contingencia.

Al respecto, lo herido y lo abrasado son elementos recurrentes en el volumen. No en vano, se mueve en los campos semánticos de la agresión. Como se suelen enfocar desde la perspectiva del cuerpo del «yo», que se convierte en la mediación del sujeto con la realidad, alcanzan estas piezas un alto grado de desasosegante violencia, que agudiza la intensidad del poema.

ah Incendiario cubiertaSe registra, por otra parte, un anhelo de resistencia para no sucumbir, aunque abruma la desolación. Además, resuena puntualmente un mundo de monotonía y encasillamientos contra el cual se rebela el «yo» y del cual le salva el amor. Pues el amor es, precisamente, lo que abre la esperanza, a pesar de la incertidumbre y del temor. Por tanto, intensidad, potencia metafórica y expresión de la angustia resultan las principales características de este excelente poemario.