110 AÑOS, 110 OBRAS

110 AÑOS, 110 OBRAS

El Museo de Bellas Artes de Bilbao, tercera pinacoteca en importancia y una de las más veteranas del estado español, se prepara para cumplir sus primeros ciento diez años de vida. La Más»

María Dueñas: ”Las hijas del capitán”

María Dueñas: ”Las hijas del capitán”

Nueva York, 1936. La pequeña casa de comidas El Capitán arranca su andadura en la calle Catorce, uno de los enclaves de la colonia española que por entonces reside en la ciudad. Más»

Discos

Discos

GABINETE CALIGARI: Camino Soria (Warner) Es difícil que se alineen todos los elementos para que un grupo o solista pueda grabar el disco de su vida, que se convierta en un gran Más»

María López de Castro: La restaturación de arte como nueva obra de creación artistica

María López de Castro: La restaturación de arte como nueva obra de creación artistica

María López de Castro es Conservadora y Restauradora de Bienes Culturales y especialista en Pintura por el Istituto per l’Arte e il Restauro Palazzo Spinelli de Florencia y la Escuela de Restauración Más»

The Cranberries, la luz al final del túnel

The Cranberries, la luz al final del túnel

Hace aún escasas semanas que fallecía Dolores O’Riordan, la cantante de The Cranberries. Recordamos aquí sus palabras en una de sus últimas entrevistas que coincidió hace unos meses con la edición del Más»

Jesús Camargo, el color y la pintura del Mediterráneo

Jesús Camargo, el color y la pintura del Mediterráneo

El pintor Jesús Camargo muestra una pintura que refleja el paisaje y el color del mediterráneo. Una de sus series, titulada Magreb, es una de las más bellas de su trayectoria artística. Más»

Marta Agudo: “Historial”

Marta Agudo: “Historial”

Un magnífico poemario se aloja en las páginas de Historial; el último libro de Marta Agudo. Se trata de un poemario rotundo y preciso que, con una gran cohesión, aborda la enfermedad Más»

Antonio López, comunicativo y provocador en el Taller del Prado

Antonio López, comunicativo y provocador en el Taller del Prado

El pintor Antonio López estuvo comunicativo y provocador en un coloquio que tuvo lugar en el madrileño Taller del Prado, lugar desde el que está pintando un cuadro sobre la Gran Vía. Más»

Antònia Vicens:  “Lovely”

Antònia Vicens: “Lovely”

Antònia Vicens (Santanyí, 1941) recoge en los poemas de estas páginas una mirada que pone en cuestión la naturaleza de los afectos y de los vínculos. Desde una radical crítica feminista de Más»

“Muchacha en la ventana”, la Mona Lisa de Rembrandt, en Bilbao

“Muchacha en la ventana”, la Mona Lisa de Rembrandt, en Bilbao

Muchacha en la ventana, de Rembrandt y cuadro-estrella de una de las más veteranas pinacotecas europeas, la Dulwich Picture Gallery de Londres, cuelga durante tres meses en el Museo de Bellas Artes Más»

 

ORQUESTA Y CORO NACIONALES DE ESPAÑA (OCNE) TEMPORADA 2013-14. Conciertos del Ciclo Sinfónico 18 y 19

por Jorge Barraca

Rusos a la batuta

Dos excepcionales conciertos consecutivos con directores rusos (Pletnev y Bychkov) que, además de ofrecer excelentes versiones de música de sus compatriotas Glazunov y Chaikovsky, acompañaron a dos pianistas descollantes en el panorama actual: la joven Alice Sara Ott y el galo Thibaudet.

Justo antes de comenzar la Semana Santa, la Nacional ha recibido la visita de dos magníficas batutas que, además, colaboraron en sus conciertos con instrumentistas magníficos. Las obras del programa también reunían un gran atractivo y los dos conciertos acabaron con un notable éxito.

PletnevComenzando cronológicamente, Mikhail Pletnev subió al podio de la OCNE para brindar lecciones de sabiduría, naturalidad musical y técnica de batuta con obras de Liszt y Glazunov. Del primero, nos regaló una página hoy en día no muy frecuentada, el poema sinfónico Orpheus (S. 98). Una obra, sin embargo, que en época del genio húngaro fue mucho más celebrada de lo que ha sido en la posteridad. No ocurre así con el hoy celebérrimo Concierto para piano núm. 1 en mi bemol mayor (S. 124), donde la joven pianista germano-japonesa Alice Sara Ott dio buena cuenta de su increíble técnica y una pasión, una fuerza que van como anillo al dedo a esta página. No es de extrañar que esta instrumentista haya ido, en tan poco tiempo, convirtiéndose en un referente en la interpretación virtuosística del piano romántico.

Alexander Glazunov no obstante ser un músico magnífico, con una obra extensa y de un conocimiento orquestal apabullante, no ha quedado un gran legado en las salas sinfónicas (más allá de páginas como sus ballets más conocidos o los conciertos para violín o saxofón). Pletnev –quien, por cierto, tocó todo de memoria– dirigió el ballet Las Estaciones con extraordinario gusto y supo extraer de la Nacional matices tímbricos y dinámicas pocas veces oídos. Es cierto que la obra, desde su estreno, resultó anacrónica, por recrearse en un lenguaje pasado de moda; sin embargo, escuchado hoy en día, resulta sumamente evocadora y grata, especialmente cuando se dirige con la convicción que mostró Pletnev.

Thibaudet_MOOD_4La semana siguiente fue el turno del director Semyon Bichkov, que presentó un programa con obras de Saint-Saëns y Chaikovski. En la primera parte, la batuta acompañó al pianista francés Jean-Yves Thibaudet en el concierto para este instrumento más conocido de Saint-Saëns el núm. 5 en fa mayor “Egipcio”. La obra reúne melodías y ritmos evocadores del país del Nilo, aunque su armonía es completamente occidental. Es una página de lucimiento, que supone un auténtico tour de force para el intérprete y en la que Thibaudet desplegó todos sus recursos, que son enormes. Al finalizar la primera parte, y ante los intensos aplausos, regaló una propina (el Nocturno en si bemol mayor, Op. 9, núm. 1 de Chopin) en el que mostró que, además de poseer una técnica fuera de serie, es un pianista elegante, de gusto y pulsación exquisitos.

Bychok cerró su participación ante la OCNE con la Sinfonía núm. 6 “Patética” de Chaikovski. La lectura no pudo ser más equilibrada, además de contar siempre con impulso, y con dinámicas y crescendi magníficos. ¡Qué bien llevó la tensión del tercer tiempo, que se desborda solo al final! Y ¡qué último movimiento, con esa intensidad interna! La Nacional sonó magníficamente y siguió fidelísimamente la extraordinaria técnica de batuta del director. En suma: una gran lectura, sin efusiones ni exageraciones vanas, justa, medida, elegante.