Sorolla, pintor de la alta sociedad y la moda

Sorolla, pintor de la alta sociedad y la moda

Atrás dejó Sorolla la pintura social de su primera época con su célebre cuadro “Aún dicen que el pescado es caro” (1894), para entregarse de lleno a la alta sociedad y por Más»

Arturo Borra: “Poesía como exilio. En los límites de la comunicación”

Arturo Borra: “Poesía como exilio. En los límites de la comunicación”

El punto de partida de este trabajo de Arturo Borra es el examen de “los discursos poéticos que construyen un imaginario de la extranjería no como temática sino ante todo como posición Más»

Discos

Discos

R.E.M.: Automatic for the People (deluxe) (Craft-Universal) Poco nuevo se puede decir sobre Automatic for the People, uno de los álbumes imprescindibles de los años 90 y la cima creativa y de Más»

Tom Cowsert, pintor colorista norteamericano

Tom Cowsert, pintor colorista norteamericano

Tom Cowsert lleva 21 años en España y habla el castellano con gran fluidez y marcado acento norteamericano.  Es un pintor colorista con una obra sustentada en el dibujo pulcro y ordenado, Más»

All Ways – Sharon Fridman

All Ways – Sharon Fridman

La molécula del siete Más»

Fortuny (1838-1874)

Fortuny (1838-1874)

Gran renovador, de desbordante imaginación y enorme originalidad son algunos calificativos que se atribuyen a Mariano Fortuny el artista español del siglo XIX con mayor éxito y reconocimiento internacional. El Museo del Más»

Natalia Lafourcade, desde la raíz

Natalia Lafourcade, desde la raíz

Natalia Lafourcade se ha convertido en los últimos tiempos en una de las exponentes más populares e influyentes de la música alternativa en el mundo hispanohablante. Esta cantante, compositora y productora que Más»

Olivia Laing: “La ciudad solitaria”

Olivia Laing: “La ciudad solitaria”

Cuando estás sola en otro país, empezando una vida nueva, y no hablas bien el idioma, puedes tener un ataque de timidez. Poco a poco, aprendes a evitar las situaciones incómodas por Más»

Discos

Discos

XOEL LÓPEZ: Sueños y pan (Esmerarte-Altafonte) Atlántico (2012) fue el primer disco que firmó con su propio nombre, aunque detrás ya había otros once. No era el primero de su nueva etapa Más»

Escandar Algeet: “La risa fértil”

Escandar Algeet: “La risa fértil”

El sexto poemario de Escandar Algeet podría considerarse un libro de confluencia: en él encontramos todas las líneas que han ido marcando sus anteriores entregas. En cada una de las secciones de Más»

 

ORQUESTA Y CORO NACIONALES DE ESPAÑA (OCNE) TEMPORADA 2013-14. Conciertos del Ciclo Sinfónico 18 y 19

por Jorge Barraca

Rusos a la batuta

Dos excepcionales conciertos consecutivos con directores rusos (Pletnev y Bychkov) que, además de ofrecer excelentes versiones de música de sus compatriotas Glazunov y Chaikovsky, acompañaron a dos pianistas descollantes en el panorama actual: la joven Alice Sara Ott y el galo Thibaudet.

Justo antes de comenzar la Semana Santa, la Nacional ha recibido la visita de dos magníficas batutas que, además, colaboraron en sus conciertos con instrumentistas magníficos. Las obras del programa también reunían un gran atractivo y los dos conciertos acabaron con un notable éxito.

PletnevComenzando cronológicamente, Mikhail Pletnev subió al podio de la OCNE para brindar lecciones de sabiduría, naturalidad musical y técnica de batuta con obras de Liszt y Glazunov. Del primero, nos regaló una página hoy en día no muy frecuentada, el poema sinfónico Orpheus (S. 98). Una obra, sin embargo, que en época del genio húngaro fue mucho más celebrada de lo que ha sido en la posteridad. No ocurre así con el hoy celebérrimo Concierto para piano núm. 1 en mi bemol mayor (S. 124), donde la joven pianista germano-japonesa Alice Sara Ott dio buena cuenta de su increíble técnica y una pasión, una fuerza que van como anillo al dedo a esta página. No es de extrañar que esta instrumentista haya ido, en tan poco tiempo, convirtiéndose en un referente en la interpretación virtuosística del piano romántico.

Alexander Glazunov no obstante ser un músico magnífico, con una obra extensa y de un conocimiento orquestal apabullante, no ha quedado un gran legado en las salas sinfónicas (más allá de páginas como sus ballets más conocidos o los conciertos para violín o saxofón). Pletnev –quien, por cierto, tocó todo de memoria– dirigió el ballet Las Estaciones con extraordinario gusto y supo extraer de la Nacional matices tímbricos y dinámicas pocas veces oídos. Es cierto que la obra, desde su estreno, resultó anacrónica, por recrearse en un lenguaje pasado de moda; sin embargo, escuchado hoy en día, resulta sumamente evocadora y grata, especialmente cuando se dirige con la convicción que mostró Pletnev.

Thibaudet_MOOD_4La semana siguiente fue el turno del director Semyon Bichkov, que presentó un programa con obras de Saint-Saëns y Chaikovski. En la primera parte, la batuta acompañó al pianista francés Jean-Yves Thibaudet en el concierto para este instrumento más conocido de Saint-Saëns el núm. 5 en fa mayor “Egipcio”. La obra reúne melodías y ritmos evocadores del país del Nilo, aunque su armonía es completamente occidental. Es una página de lucimiento, que supone un auténtico tour de force para el intérprete y en la que Thibaudet desplegó todos sus recursos, que son enormes. Al finalizar la primera parte, y ante los intensos aplausos, regaló una propina (el Nocturno en si bemol mayor, Op. 9, núm. 1 de Chopin) en el que mostró que, además de poseer una técnica fuera de serie, es un pianista elegante, de gusto y pulsación exquisitos.

Bychok cerró su participación ante la OCNE con la Sinfonía núm. 6 “Patética” de Chaikovski. La lectura no pudo ser más equilibrada, además de contar siempre con impulso, y con dinámicas y crescendi magníficos. ¡Qué bien llevó la tensión del tercer tiempo, que se desborda solo al final! Y ¡qué último movimiento, con esa intensidad interna! La Nacional sonó magníficamente y siguió fidelísimamente la extraordinaria técnica de batuta del director. En suma: una gran lectura, sin efusiones ni exageraciones vanas, justa, medida, elegante.