Missing o los cuerpos perdidos

Missing o los cuerpos perdidos

Missing. Perdida en la memoria o pérdida de memoria. En tan solo una hora y media la compañía británica Gecko Theatre consigue que el espectador-niño se encuentre con su propio delirio, delirio Más»

Discos

Discos

NEIL YOUNG: Hitchhiker (Reprise-Warner) Llevamos años oyendo hablar de los discos perdidos de Neil Young. Él mismo ha ido dejando caer detalles anunciando que los iba a recuperar en distintos formatos (su Más»

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

La torre tumbada del homenaje Más»

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

No es una casualidad que este verano haya leído Trieste o el sentido de ninguna parte porque me gusta la literatura de viajes, lo que es una casualidad es que ahora, escribiendo Más»

Sarah McKenzie, música como mantra

Sarah McKenzie, música como mantra

Hace tres años y medio que la cantante y pianista Sarah McKenzie participó en el concurso Umbria Jazz Festival: fue premiada con una beca especial para a asistir la icónica facultad Berklee Más»

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

  El artista se siente orgulloso y heredero directo de la gran tradición geométrico/cinética de su país: la escuela venezolana de Alejandro Otero, Jesús Rafael Soto y Carlos Cruz Díez. Una escuela Más»

Viet Thanh Nguyen: “El simpatizante”

Viet Thanh Nguyen: “El simpatizante”

Siempre hay diversas versiones de una historia, por lo menos podemos ver claramente dos: la de los vencedores y la de los perdedores. Aunque la versión oficial es la de los que Más»

París rinde homenaje a Yves Saint Laurent e inaugura su museo

París rinde homenaje a Yves Saint Laurent e inaugura su museo

             El 3 de octubre se inauguró el Museo Yves Saint Laurent en París, en la 5 Aveniva Marceau 5, la dirección del antiguo estudio en una mansión del Más»

Discos

Discos

BENJAMIN BIOLAY: Volver (Barclay-Universal) Cuando en 2001 Benjamin Biolay editó su primer disco, Rose Kennedy, muchos lo encumbraron como el nuevo rey de la chanson. Curiosamente, para un cantante tan francés, hace Más»

 

Orquesta Y Coro Nacionales De España (Ocne) Temporada 2013-14. Concierto del Ciclo Sinfónico (concierto 17)

por Jorge Barraca

El Mahler de Nagano

Se produjo la anhelada visita del director Kent Nagano a la OCNE con un programa de gran interés que conjugaba una obra de estreno del compositor italiano Arnaldo De Felice con la monumental Sinfonía nº 5 de Gustav Mahler. En la primera página a la batuta se unió el violonchelo de Yves Savary.Kent NaganoEl último fin de semana de marzo llegó uno de los conciertos estrella de esta temporada pues reunía cuatro grandes atractivos: en primer lugar ver al fin en el podio de la Nacional al insigne director Kent Nagano; en segundo escucharle dirigir una de sus especialidades: Mahler; en tercero poder disfrutar de un instrumentista de primerísima fila como es el violonchelista suizo Yves Savary; y, por último, apreciar el último estreno encargado por la OCNE: la página de Arnaldo De Felice Al di là degli alberi. Por todo ello, la expectación y el lleno del Auditorio fueron completos.

Yves SavaryY el caso es que hubo inicialmente pocas concesiones. Quiero decir que la partitura de De Felice por intención, extensión y lenguaje no podía ser un plato de todos los gustos. Se trata de una página muy climática, llena de silencios, con una escritura atonal, uso continuo de la percusión y en el que el solista –dado el lenguaje– no goza de momentos de especial lucimiento, si lo comparamos con los que ofrece una obra tradicional de repertorio. No obstante, Savary, con una sobriedad y una concentración extraordinaria, pudo dar cuenta de la excelente proyección sonora de su instrumento y demostró una gran comunión con la orquesta, el director y, particularmente, con la partitura misma. El extenso solo que une las dos partes de la obra, y que supone una suerte de cadencia, fue el instante de mayor impresión. Al final, De Felice fue aplaudido por su composición, aunque con moderado entusiasmo.

En la segunda parte del concierto, Nagano regaló una buena versión de la Quinta de Mahler. Esta página tan abigarrada, repleta de contrastes dinámicos y armónicos, absolutamente exigente para todas las secciones orquestales es una obra muy programada y deseada, pero, por su complejidad, rara vez acaba de presentarse de forma redonda. En esta ocasión, hubiese sido deseable mayor equilibrio en los metales, empezando por una trompeta que, al menos en el concierto del sábado, arrancó poco templada y con desajustes. A lo largo de la página, las trompas, los trombones y las trompetas tuvieron un meritorio trabajo, aunque, en ocasiones, se sobrepasó ese punto brillante para llegar a un sonido casi estruendoso. Mejor fueron las lucidas intervenciones de las maderas y, ciertamente, de toda la cuerda.

Nagano logró armar el complejo mecano que es esta partitura, con dinámicas y progresiones perfectamente manejadas. El celebérrimo Adagietto lo ofreció con un contenido lirismo, quizás un punto distante, aunque siempre lleno de elegancia y refinamiento. En cambio el largo Scherzo fue de todo punto extraordinario por su orden, diferenciación de momentos, al tiempo que mantenía el sentido de todo el conjunto. El cierre, en el Rondó-Finale, que reunió una energía inusitada culminó un concierto en el que el director fue finalmente aclamadísimo. Ojalá que la visita de esta gran batuta se repita en el futuro.