David Refoyo: “Donde la ebriedad”

David Refoyo: “Donde la ebriedad”

A partir del juego con el título de la obra de Claudio Rodríguez, en Donde la ebriedad, David Refoyo (Zamora, 1983) lleva más allá el trabajo experimental con la palabra y con Más»

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Me atrevería a decir que esto es un reencuentro de íntimos amigos. Lo primero que ha hecho Eduardo Arroyo en la presentación de la exposición que tiene en Bilbao ha sido reconocer Más»

Museo Thyssen 25 Aniversario

Museo Thyssen 25 Aniversario

Se ha dicho que una de las cosas que más lamentó Margaret Thatcher durante su gobierno fue el no haber conseguido que la colección Thyssen se quedara en el Reino Unido. También Más»

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo Vivir En El Campo es un trío (Pedro Arranz, Miguel Breñas y Carlos Barros) de Madrid que, tras varios CDs autoeditados en sus inicios, publicaría en 2012 su primer largo, CVEEC Más»

Missing o los cuerpos perdidos

Missing o los cuerpos perdidos

Missing. Perdida en la memoria o pérdida de memoria. En tan solo una hora y media la compañía británica Gecko Theatre consigue que el espectador-niño se encuentre con su propio delirio, delirio Más»

Discos

Discos

NEIL YOUNG: Hitchhiker (Reprise-Warner) Llevamos años oyendo hablar de los discos perdidos de Neil Young. Él mismo ha ido dejando caer detalles anunciando que los iba a recuperar en distintos formatos (su Más»

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

La torre tumbada del homenaje Más»

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

No es una casualidad que este verano haya leído Trieste o el sentido de ninguna parte porque me gusta la literatura de viajes, lo que es una casualidad es que ahora, escribiendo Más»

Sarah McKenzie, música como mantra

Sarah McKenzie, música como mantra

Hace tres años y medio que la cantante y pianista Sarah McKenzie participó en el concurso Umbria Jazz Festival: fue premiada con una beca especial para a asistir la icónica facultad Berklee Más»

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

  El artista se siente orgulloso y heredero directo de la gran tradición geométrico/cinética de su país: la escuela venezolana de Alejandro Otero, Jesús Rafael Soto y Carlos Cruz Díez. Una escuela Más»

 

Balenciaga, el diseño del límite

por Alberto López Echevarrieta

Museo de Bellas Artes de Bilbao, del 10 de mayo al 26 de setiembre de 2010

Dicen quienes le conocieron que estaba predestinado al triunfo en el mundo de la costura. No obstante, en el fondo fue una suerte, no exenta de méritos propios, que ese triunfo lo consolide en el París de los grandes modistos internacionales un artista español. Esto es lo que ocurrió con Cristóbal Balenciaga (1895-1972). Nació en Getaria (Gipuzkoa) como hijo de un pescador y una costurera, en el mismo punto geográfico donde cuatro siglos antes vio la luz Juan Sebastián Elcano, el primer navegante que dio la vuelta al mundo.
Aprendió a tirar de aguja en su casa, ayudando a su madre, una mujer incansable en su afán de sacar adelante a la familia. Una de sus clientas, la Marquesa de Casa Torres, que vivía en el Palacio de Aldamar, un sobrio edificio del siglo XIX ubicado en el mismo puerto del Cantábrico, se dio cuenta de las posibilidades que tenía el muchacho y le pagó los estudios en París. Allí tuvo lugar el despertar del artista que, ya de vuelta, en 1913, abrió su primer taller en San Sebastián. La aristocracia española que entonces veraneaba en la capital guipuzcoana fue su primera clientela. Pronto montaría sucursales en Madrid y Barcelona.

La guerra civil le empujó de nuevo a París donde se convirtió en una de las firmas más cotizadas del momento. A partir de entonces fue toda una referencia en el mundo de la moda. Al contrario de otros modistos, Balenciaga fue enemigo de ostentosas figuraciones. Prefirió siempre pasar desapercibido, huir del periodismo adulador. De ahí los enfrentamientos que tuvo con la prensa especializada y con organismos sindicales del gremio.

A pesar de que otros colegas se lanzaron hacia corrientes innovadoras en el arte del vestir, Balenciaga se mantuvo fiel a sus ideas y a los contornos estilizados de sus figurines para conseguir la elegancia en sus modelos. Dejó a un lado los motivos sensuales que proponían sus competidores, pero abrió corrientes nuevas que llamaron poderosamente la atención. Un ejemplo de ello es la línea Imperio que lanzó en los años 50, vestidos de alto talle y abrigos que tienen cierta semejanza con los kimonos japoneses.

La exposición que ahora nos presenta el Museo de Bellas Artes de Bilbao, con cerca de cuarenta piezas originales, no pretende hacer un análisis exhaustivo de la obra del modisto vasco, pero sí nos introduce en el papel que la moda y el vestido pueden jugar en la sociedad. Está claro en todo momento que lo que siempre buscó el artista es la elegancia en el estilo más puro, resaltando además la feminidad de sus modelos que en ningún momento debe estar reñida con el buen gusto.

Fueron sus clientas Marlene Dietrich e Ingrid Bergman, que siempre alabaron la maestría del artista que llegó a ser leyenda en vida. A los 74 años se retiró cerrando sus casas de París, Barcelona y Madrid. Su última aparición en público fue en el entierro de su amiga Coco Chanel y su último trabajo el vestido de novia de la Duquesa de Cádiz que realizó poco antes de morir en Valencia el 24 de marzo de 1972. Su cuerpo descansa en el cementerio de su Getaria natal.

BalenciagaCon Dior y Chanel, Balenciaga forma parte de un trío de ases irrepetibles en el mundo de la moda. ¿Quién fue el mejor? La respuesta es tan difícil como innecesaria. Simplemente la casualidad quiso que en un momento dado de la historia surgieran estos tres personajes contemporáneos para demostrar que con hilo y aguja también se puede hacer arte.
Dentro de un año, en la primavera de 2011, está prevista la inauguración en Getaria del Museo Balenciaga que están ultimando el Gobierno vasco, la Diputación de Gipuzkoa y el Ministerio de Cultura una vez resueltos los problemas (gestión, apropiación indebida, malversación de fondos…) que le afectaron en un principio.