Marciano Ortega: “Molinos de El Toboso. Realidad o ficción”

Marciano Ortega: “Molinos de El Toboso. Realidad o ficción”

Molinos de El Toboso. ¡Realidad o ficción!” es el libro de Marciano Ortega sobre el icono más característico de La Mancha, tierra de Don Quijote. El libro, que ha sido publicado por Más»

Museo de Bellas Artes de Bilbao: Último trimestre del año

Museo de Bellas Artes de Bilbao: Último trimestre del año

Obras maestras procedentes de una de las colecciones particulares más importantes del siglo pasado. Más»

Els Joglars: “Señor Ruiseñor”

Els Joglars: “Señor Ruiseñor”

¡Que buenos cómicos y actores son El Joglars! Se merecieron una prolongada ovación en el Teatro del canal, la tarde del 11 de setiembre. Una ovación serena, seca, sin gritos de ¡bravo!, Más»

Ringo Starr, feliz tocando

Ringo Starr, feliz tocando

What’s My Name es el vigésimo álbum de estudio de Ringo Starr, con el tema titular como primer single. Producido en su propio estudio, participan entre otros Paul McCartney, Joe Walsh, Edgar Winter, Dave Más»

Discos

Discos

RUFUS WAINWRIGHT: Unfollow the Rules (BMG) Teníamos olvidado al Rufus Wainwright pop. Después de Out of the Game (2012), que no se cuenta entre sus mejores trabajos, editó su ópera Prima Donna (2015) y su trabajo sobre Más»

The Lumineers, abriéndose a la oscuridad

The Lumineers, abriéndose a la oscuridad

 III es el tercer álbum de The Lumineers. En él, sus compositores, Wesley Schultz y Jeremiah Fraites contaron de nuevo con Simone Felice y con el violinista Lauren Jacobson. Felice comandó el segundo álbum Más»

Sergio Martínez.  El realismo de la figura femenina y su contemplación.

Sergio Martínez. El realismo de la figura femenina y su contemplación.

  Sergio Martínez (Chile, 1966), reside en el madrileño espacio de Majadahona, pero desde muy pequeño vivió en Concepción hasta 2003. Autodidacta, dibujó desde niño y comenzó a experimentar con el óleo Más»

Discos

Discos

  BRENDAN BENSON: Dear Life (Third Man) Benson siempre ha sido considerado un autor con una capacidad compositiva cercana al pop de melodías imperecederas, el más Beatle del grupo que montó con Más»

Emilio Sánchez Mediavilla: «Una dacha en el Golfo»

Emilio Sánchez Mediavilla: «Una dacha en el Golfo»

Hace muchos siglos Bahréin era una región del Paraíso, al menos podemos deducirlo de las tablillas sumerias, asirias y mesopotámicas. El lugar donde cuentan que sucedió el diluvio universal, donde Gilgamesh persiguió Más»

Flavia Tótoro Taulis: «¡Qué sabes de arte?»

Flavia Tótoro Taulis: «¡Qué sabes de arte?»

Flavia Tótoro (Ciudad de México, 1964) ha residido en Chile, Canadá, Trinidad y Tobago. Tras su licenciatura en Arte por la Universidad Católica de Chile (PUC-1991), especialidad en Restauración y Pintura, obtiene Más»

 

Marx en Lavapiés, de Turlitava Teatro

por Alberto García-Teresa

La interrupción es un método fundamental para cortocircuitar la rutina. La descontextualización nos aporta esa extrañeza imprescindible para recuperar la mirada atenta, que se detiene y escrudiña lo que tiene delante de sí… y lo que queda oculto. En el fondo, se trata de romper nuestros esquemas acomodados, los que provocan la automatización de la percepción e incluso del pensamiento.

Con esas herramientas opera el último trabajo de Turlitava Teatro, quienes prosiguen indagando en espacios no convencionales con un sano y refrescante inconformismo.

En cualquier caso, debemos acercarnos a este Marx en Lavapiés despegándonos de la referencia, atendiendo a esta obra más allá de la versión y la adaptación que constituye del monólogo Marx en el Soho, de Howard Zinn, pues estamos hablando más bien de una fuente de inspiración o de una recreación. Se trata, en efecto, de un punto de partida que el equipo de Turlitava toma para reflexionar sobre el pensamiento de Marx, su puesta en práctica y su interpretación a lo largo de la Historia y su actualidad en nuestra sociedad, poniendo en juego las contradicciones y las críticas de una manera dialógica y explícita. Y todo ello avanzando en el trabajo escénico; planteando una propuesta escénica arriesgada y que resuelven espléndidamente. El texto de Benjamín Jiménez de la Hoz resitúa la obra, y hace de la confrontación explícita, encarnada, de ideas el motor de un debate que no hace más que abrir las puertas para que prosiga fuera del teatro. Además, los riesgos que asumen, en términos de dramaturgia y dirección, Victoria Peinado Vergara y Benjamín Jiménez de la Hoz ponen distancia con la pieza original y dotan a Marx en Lavapiés de entidad propia.

La obra nos trae al Marx maduro, que ha caído no sabe cómo en Lavapiés en la actualidad (el detalle de aparecer portando los periódicos del día es muy significativo). Junto a él, aparece una de sus hijas, Eleanor, y también Bakunin –que es presentando como tal pasados dos tercios de la obra, aunque interviene desde el primer momento–. A través de afilados diálogos, se repasan hitos y dobleces del pensamiento y de la vida de Marx, observados desde distintas perspectivas, y puestas en marcha para que se muestren en toda su complejidad. De este modo, el elenco se reduce a estos tres personajes, permanentemente en escena: Marx (Beatriz Llorente), su hija Eleanor (Nora Gerigh) y Bakunin (Francisco Valero).

Sin embargo, la inmersión que provoca siempre Turlitava en sus obras progresa en este proyecto. En Marx en Lavapiés, los personajes no sólo permanecen, se mueven y se cruzan con y junto al público en el mismo espacio, a centímetros, sino que interaccionan con él. Todos ellos se encuentran en la misma taberna, a la cual Marx, Bakunin y Eleanor lo han conducido y le han ofrecido cervezas. Allí se ejecuta el drama en tiempo real, coherentemente con el planteamiento discursivo de la obra. Y los personajes tocan al público, le preguntan, le reparten panfletos. No existe, por tanto, una distancia ficcional. Todo un riesgo, por otra parte, para Llorente, Gerigh y Valero. Se presenta, de este modo, un excelente juego con el espacio escénico, en el que saben moverse resueltamente los actores. A su vez, en el escenario se emplea una iluminación tenue, acorde con una taberna, aunque se permiten ciertos pequeños juegos expresivos con la luz para momentos muy puntuales.

De acuerdo con esa adaptación espacial, además de las abundantes alusiones tanto explícitas como veladas (como la emocionante recuperación del último discurso de Allende), aparecen constantes referencias contemporáneas, entre las que se incluyen menciones locales.

Por otro lado, constituye todo un acierto el encarnar a Marx con una mujer, sin caracterización, pero tratada como el auténtico Karl Marx en todo momento por el resto de personajes. Esta medida obliga al público a tomar lo que dice la actriz no como una enunciación de un pensamiento de un personaje histórico (o no sólo como tal), sino como unas ideas vivas, que se adaptan, que se reformulan, que pueden ser encarnadas por cualquiera. Así, además del obvio acercamiento y de la adecuación a la naturalidad y a la actualización con la que se plantea el drama, también se evita una reducción al guiño cómplice por parte del público; a la mera referencialidad histórica. De hecho, del mismo modo, Bakunin va despojándose de su ropa decimonónica y adquiere finalmente una estética punk. Así, él lleva a cabo un viaje con su propio cuerpo por el tiempo hasta la contemporaneización de sus ideas. No en vano, la figura de Bakunin en la obra constituye un contrapunto genial, pues enciende constantemente la escena. Rompe el ritmo, despierta comicidad en los momentos de mayor tensión dramática y responde con dureza al discurso de Marx. En ese sentido, su aportación crítica, atravesada coherentemente por una actitud antiautoritaria, simplificando, se basa en la oposición entre teoría y acción.

Y es que la obra se basa y se articula con la confrontación de discursos; la crítica y la autocrítica expuesta como careo de ideas. Se recupera el pensamiento de Marx con sus complejidades, con sus contradicciones. En ellas, por supuesto, entra en juego su vida. Por tanto, se exponen para ser juzgados tanto su obra como su propio personaje. Así, se manifiestan ataques y defensas también por parte de su hija en todos los sentidos. En esencia, ella apela a la actualización, y su personaje constituye el nexo que liga a Marx como teórico con el Marx como ciudadano, como padre. La obra apunta, entonces, a una relectura crítica de Marx, buscando los puentes y dejándonos sorprender por la vigencia de esas ideas.

Al respecto, Marx en Lavapiés ejerce una fuerte crítica a la ortodoxia marxista, a quienes toman sus libros como dogmas y que terminan por construir una nueva «casta sacerdotal» (como se señala literalmente) que conoce la verdadera interpretación de esos textos.

Todo ello se plasma a través de un texto plagado de frases chispeantes, y que logra construir un diálogo muy ágil, que sabe distribuir bien la tensión y la distensión. De todas formas, la duración de la obra está hábilmente medida para que el enfrentamiento que es el vértice del drama (aunque se desdobla, reconfigurando constantemente los antagonismos, en el choque de Marx con Bakunin, de Marx con su hija, de Marx consigo mismo y, finalmente, simbólicamente, de Eleanor con Marx y Bakunin) sepa mantener siempre el pulso y discurra de manera fluida, sin agotarse ni atorarse.

 Así, esta apelación a la acción, a la insumisión, nos presenta una interesantísima propuesta escénica, un sugerente trabajo de autocrítica para el pensamiento revolucionario y nos sitúa, nuevamente, en el excelente camino, inquieto y renovador, que sigue recorriendo Turlitava Teatro.

 

Marx en Lavapiés

Compañía: Turlitava Teatro

Dramaturgia: Benjamín Jiménez

Dirección: Victoria Peinado

Reparto: Beatriz Llorente, Francisco Valero, Nora Gehrig

Gestión y distribución: Luis Illán

Producción: Jana Pacheco

Diseño: José Gonçalo Pais

Lugar: Teatro La Puerta Estrecha, Madrid