Discos

Discos

GORILLAZ: Song Machine, Season One: Strange Timez (Gorillaz-Parlophone) En su momento se habló del fin de Gorillaz. No obstante, el trabajo imparable de Damon Albarn no podía dejar escapar su creación más atípica, Más»

Blanca Li, «Le Bal de Paris»

Blanca Li, «Le Bal de Paris»

La realidad del vacío Más»

Rolling Blackouts Coastal Fever, utopía en el jardín

Rolling Blackouts Coastal Fever, utopía en el jardín

  Cuando se pasa mucho tiempo fuera de casa, incluso lo familiar empieza a parecer foráneo. Al quinteto de pop de guitarras Rolling Blackouts Coastal Fever volver a Melbourne tras mirar al Más»

Carmen Díaz Margarit: “El sueño de la salamandra”

Carmen Díaz Margarit: “El sueño de la salamandra”

Las sirenas, gacelas, alondras de esta poeta, con todo su poder de denuncia, se convierten en salamandra en estas nuevas entregas de su poesía. La salamandra pasa del dolor indignado por las Más»

Discos

Discos

THE ROLLING STONES: Goats Head Soup (Amazon) Si tomamos el período de 1968 a 1973 como el más reverenciado en la carrera de The Rolling Stones, Goats Head Soup (1973) sería el cierre de su Más»

PP Arnold, la gran voz anónima de cinco décadas de rock

PP Arnold, la gran voz anónima de cinco décadas de rock

PP Arnold acaba de editar The New Adventures of PP Arnold’. El disco abarca soul orquestal, sunshine pop, música house, una lectura épica y vanguardista del poema de Bob Dylan The Last Más»

En el Centenario de Paul Celan

En el Centenario de Paul Celan

Entrevista con José Aníbal Campos, ensayista y traductor del escritor Más»

Marta Navarro: «Hijas de la tormenta»

Marta Navarro: «Hijas de la tormenta»

Sororidad y utopía son los dos ejes que vertebran el último poemario de Marta Navarro, que constituye su mejor libro hasta la fecha. En general, hay que destacar la progresión en el Más»

Ángela Figuera: «Soria pura»

Ángela Figuera: «Soria pura»

Ángela Figuera Aymerich (Bilbao, 1902 – Madrid, 1984) publica, con 46 años, su primer libro, Mujer de barro, (1948). En él recogía la antorcha encendida por Carmen Conde un año antes con Más»

 

DON GIOVANNI, confusión en la alcoba

por Jorge Barraca

Teatro Real. Madrid, abril de 2013

Cuestionadas por unas libertades en absoluto justificadas —si nos atenemos al libreto— las funciones del Don Giovanni que ha dirigido escénicamente Tcherniakov han resultado en conjunto un claro fracaso. Ni el equilibrio, que no entusiasmo, de Alejo Pérez desde el foso ni la solvencia de algunas voces han frenado un torrente de críticas que han considerado violentado el espíritu de la página mozartiana.

Y es que actualizar Don Giovanni o pretender volverlo próximo al espectador actual no es algo que se logre por llevar la acción al presente, cambiar libremente los parentescos de los personajes o situar la acción en un ambiente determinado (en este caso, permanentemente en la casa del Comendador); en realidad, son los sentimientos que mueven a los personajes o la universidad del mito lo que debe recrearse, pues eso sí que es compresible ahora y siempre. Desde la perspectiva actual, las burlas y el tipo de vida de Don Giovanni, el honor mancillado de Donna Elvira y Donna Anna, las venganza de Don Ottavio no pueden comprenderse, no se justifican ahora: cobran sentido en su contexto histórico; y, por eso, si se juega con ellas cabe el peligro de estrellarse en la incomprensión, como le ha sucedido a Tcherniakov, tan acertado, en cambio, en otros montajes del Real como el de Eugenio Oneguin.

No es que no puedan tolerarse juegos y reacciones algo tontos de los personajes, detalles ridículos (yo-yos) o los desnudos que ya a nadie molestan: estos son desajustes hasta cierto punto esperables dados los arreglos que el director de escena fuerza; sin embargo, hay escenas en las que el regista directamente parece no saber qué hacer; por ejemplo en el aria del catálogo ¿cómo se justificaría? ¿por qué no reacciona Donna Elvira de ninguna manera? O en la fiesta que cierra el primer acto ¿por qué unas veces están los personajes en escena y el coro acompañante de la persecución y en otros directamente se elimina? ¿Cómo puede suceder eso en la casa del Comendador y no en la villa de Don Giovanni? ¿Cómo puede Leporello ser un pariente del Comendador y estar al servicio del burlador? En fin excesivas incongruencias con el único fin de justificar la idea ponerlos a todos bajo el mismo techo y vincularlos en relaciones familiares.

La batuta del joven director argentino Alejo Pérez procuró mantenerse en un plano mucho más conservador y convencional, aunque, con todo, parece que no tuvo más remedio que plegar el estilo a los requerimientos escénicos, al menos en algunos momentos (serenata de Don Giovanni). En general su Mozart estuvo en el estilo, se acompañó bien a los cantantes y se echó de menos algo más de tensión dramática.

Algo justos, en las voces masculinas, el Don Giovanni de Russell Braun que, no obstante, sí tuvo una actitud bastante creíble al encarnar al personaje protagonista y que se esforzó por sacar adelante el planteamiento de la dirección escénica; sin embargo, su emisión se vio muy apurada en los momentos de agilidad (Finch’han dal vino…) o en los que exigen más contundencia dramática (final de la ópera). También justito el Leporello de Kyle Ketelsen poco proyectado en todos los sentidos. Igualmente, resultó opaco el Comendador de Anatoli Kotscherga. Mejor el Don Ottavio de Paul Groves, con una línea de canto muy bien llevada, lírica, bonita, equilibrada siempre en la emisión. Y por parte de las féminas contamos con tres excelentes voces y actuaciones por parte de Christine Schäfer como Donna Anna, Ainhoa Arteta como Donna Elvira y también una magnifica Mojca Erdmann en el papel de la joven Zerlina.