Olafur Eliasson, comprometido con la naturaleza

Olafur Eliasson, comprometido con la naturaleza

El Museo Guggenheim de Bilbao presenta la singular obra del artista danés Olafur Eliasson (Coopenhague, 1967) como uno de los acontecimientos de la temporada. Bajo el título genérico de En la vida Más»

Tyler Ramsey, la imagen del cambio

Tyler Ramsey, la imagen del cambio

Tyler Ramsey acaba de editar su tercer disco, Fort the Morning. El álbum está inspirado por el lujurioso y verde paisaje de su hogar en las montañas, a las afueras de Asheville. Más»

Miguel Ángel Pozo: «La lluvia que seremos»

Miguel Ángel Pozo: «La lluvia que seremos»

Un canto a la dignidad de los desplazados, a la dureza de su situación, es lo que construye Miguel Ángel Pozo (Madrid, 1985) en su tercer poemario. Pero no lo hace mediante Más»

Discos

Discos

BOB DYLAN: Travelin’ Thru, 1967-1969: The Bootleg Series Vol. 15 (Columbia Legacy/Sony) Continuando con la serie de grabaciones inéditas que Dylan lleva tiempo desvelando, toca ahora su revisión de los años 1967-69. El Más»

Norman Foster modifica el Museo de Bellas Artes de Bilbao

Norman Foster modifica el Museo de Bellas Artes de Bilbao

Será otro hito en la arquitectura museística de la capital vasca Más»

Da Loma, la vida y el paso del tiempo

Da Loma, la vida y el paso del tiempo

Da Loma ha editado recientemente su debut en solitario, con el título de El espejo. Detrás del proyecto está David López, un músico que también ha trabajado en las compañías discográficas, tanto Más»

“La Manuela”, nuevo tablao flamenco en Madrid

“La Manuela”, nuevo tablao flamenco en Madrid

Vinos y flamenco se conjuntan en el tablao La Manuela, que se acaba de inaugurar en Madrid, en el 26 de la calle Poeta Joan Maragall -antigua Capitán Haya. La bailaora Maite Arriola es Más»

Discos

Discos

091: La otra vida (Warner) Cuando hace tres años regresaron para una gira, la vuelta de 091 fue uno de los grandes acontecimientos del rock en castellano, solo igualable a lo que Más»

Fernando Ariza: “Fuiste el rey”

Fernando Ariza: “Fuiste el rey”

Cinco años después de Ciudad dormida, Fernando Ariza publica un relato con ciertos elementos sociológicos que lo convierten en realista y con arranques que lo asocian al género de la novela psicológica. Más»

 

DON GIOVANNI, confusión en la alcoba

por Jorge Barraca

Teatro Real. Madrid, abril de 2013

Cuestionadas por unas libertades en absoluto justificadas —si nos atenemos al libreto— las funciones del Don Giovanni que ha dirigido escénicamente Tcherniakov han resultado en conjunto un claro fracaso. Ni el equilibrio, que no entusiasmo, de Alejo Pérez desde el foso ni la solvencia de algunas voces han frenado un torrente de críticas que han considerado violentado el espíritu de la página mozartiana.

Y es que actualizar Don Giovanni o pretender volverlo próximo al espectador actual no es algo que se logre por llevar la acción al presente, cambiar libremente los parentescos de los personajes o situar la acción en un ambiente determinado (en este caso, permanentemente en la casa del Comendador); en realidad, son los sentimientos que mueven a los personajes o la universidad del mito lo que debe recrearse, pues eso sí que es compresible ahora y siempre. Desde la perspectiva actual, las burlas y el tipo de vida de Don Giovanni, el honor mancillado de Donna Elvira y Donna Anna, las venganza de Don Ottavio no pueden comprenderse, no se justifican ahora: cobran sentido en su contexto histórico; y, por eso, si se juega con ellas cabe el peligro de estrellarse en la incomprensión, como le ha sucedido a Tcherniakov, tan acertado, en cambio, en otros montajes del Real como el de Eugenio Oneguin.

No es que no puedan tolerarse juegos y reacciones algo tontos de los personajes, detalles ridículos (yo-yos) o los desnudos que ya a nadie molestan: estos son desajustes hasta cierto punto esperables dados los arreglos que el director de escena fuerza; sin embargo, hay escenas en las que el regista directamente parece no saber qué hacer; por ejemplo en el aria del catálogo ¿cómo se justificaría? ¿por qué no reacciona Donna Elvira de ninguna manera? O en la fiesta que cierra el primer acto ¿por qué unas veces están los personajes en escena y el coro acompañante de la persecución y en otros directamente se elimina? ¿Cómo puede suceder eso en la casa del Comendador y no en la villa de Don Giovanni? ¿Cómo puede Leporello ser un pariente del Comendador y estar al servicio del burlador? En fin excesivas incongruencias con el único fin de justificar la idea ponerlos a todos bajo el mismo techo y vincularlos en relaciones familiares.

La batuta del joven director argentino Alejo Pérez procuró mantenerse en un plano mucho más conservador y convencional, aunque, con todo, parece que no tuvo más remedio que plegar el estilo a los requerimientos escénicos, al menos en algunos momentos (serenata de Don Giovanni). En general su Mozart estuvo en el estilo, se acompañó bien a los cantantes y se echó de menos algo más de tensión dramática.

Algo justos, en las voces masculinas, el Don Giovanni de Russell Braun que, no obstante, sí tuvo una actitud bastante creíble al encarnar al personaje protagonista y que se esforzó por sacar adelante el planteamiento de la dirección escénica; sin embargo, su emisión se vio muy apurada en los momentos de agilidad (Finch’han dal vino…) o en los que exigen más contundencia dramática (final de la ópera). También justito el Leporello de Kyle Ketelsen poco proyectado en todos los sentidos. Igualmente, resultó opaco el Comendador de Anatoli Kotscherga. Mejor el Don Ottavio de Paul Groves, con una línea de canto muy bien llevada, lírica, bonita, equilibrada siempre en la emisión. Y por parte de las féminas contamos con tres excelentes voces y actuaciones por parte de Christine Schäfer como Donna Anna, Ainhoa Arteta como Donna Elvira y también una magnifica Mojca Erdmann en el papel de la joven Zerlina.