“Alarde de tonadilla. Una historia de la copla” en el Teatro Tribueñe de Madrid

“Alarde de tonadilla. Una historia de la copla” en el Teatro Tribueñe de Madrid

Vuelve Alarde de tonadilla. Una historia de la copla al Teatro Tribueñe de Madrid. El espectáculo de Hugo Pérez de la Pica es un recorrido hermoso por las tonadillas, romances, canciones populares Más»

Discos

Discos

FLORENCE & THE MACHINE: High as Hope (EMI) Llegando a su cuarto disco, Florence Welch ha decidido dejar atrás la épica de anteriores entregas y mostrarse más humana y cercana que nunca. Más»

Jorge Villalobos: “El desgarro”

Jorge Villalobos: “El desgarro”

El dolor es el tema principal de este conjunto de poemas en prosa; el dolor ante la muerte de la madre (cuando era niño el autor) y el largo proceso de duelo, Más»

José Galiana Izquierdo: “Una vida por medio”

José Galiana Izquierdo: “Una vida por medio”

José Galiana Izquierdo (Socuéllanos. Ciudad Real, 1929) ha ejercido su carrera de médico pediatra durante 45 años en Alicante. Ha tenido siempre inquietudes literarias y por ello ha participado en tertulias poéticas, Más»

Adriaen Brouwer, maestro de emociones

Adriaen Brouwer, maestro de emociones

  Bajo el título “Adriaen Brouwer: Maestro de emociones” se muestra en el Museo de Oudenaarde (MOU) y las Ardenas flamencas la primera y mayor representación de la obra de uno de Más»

Javier Lostalé: “Cielo”

Javier Lostalé: “Cielo”

Una paradoja constante sostiene el último poemario de Javier Lostalé: la desaparición del individuo cuanto más se recuerda y quiere hacer presente lo que lo constituye. En estas páginas, resulta muy interesante Más»

Julio Vilches: “Sálvora. Diario de un farero”

Julio Vilches: “Sálvora. Diario de un farero”

Hace tiempo que tengo Sálvora. Diario de un farero en mi lista de lectura. La buscaba en formato epub, pero aprovechando unas vacaciones en Canarias, la he adquirido en papel, y me Más»

Loredana Volpe: “A pesar de tu santa cólera”

Loredana Volpe: “A pesar de tu santa cólera”

Sorprendente, cuanto menos, resulta el primer poemario de Loredana Volpe (Caracas, 1990, aunque lleva años estudiando y trabajando en el mundo teatral en Barcelona), que aparece en una cuidadísima edición; que supone Más»

 

“Ave Fénix” un libro con la trayectoria de Pedro Sandoval en la Pintura

por Redacción

TF. Editores

“Ave Fénix” es el título del último libro que recoge la trayectoria pictórica del pintor venezolano/español Pedro Sandoval (Caracas, 1966), residente en Madrid desde hace más de una década. El libro de 494 páginas, con pastas duras, ampliamente ilustrado con la obra del pintor y con textos de Juan Antonio Tinte, Julia Sáez-Angulo, Graziana la Rocca, y Borja Thyssen-Bornemisza, ha sido publicado por TF Editores.

Julia Sáez-Angulo escribe sobre la pintura de Sandoval: “El artista reconoce sus fuentes y técnicas en las vanguardias históricas de primeros del XX y especialmente en el expresionismo abstracto americano de la escuela de Nueva York, de la Action Painting, con resonancias insignes como Franz Kline, Willem de Kooning, Robert Motherwell, Philip Guston, Franz Kline, Mark Rothko, Clyfford Still, Georgia O´Keef… También Hans Hofmann. No se pueden tener mejores referencias ni punto de partida más idóneo hacia la abstracción.

Alemania, sobre todo por su periódica presencia en Berlín, ha sido otro punto de interés humano para el pintor que ha seguido de cerca al maestro Gerard Ritchter y sostiene un encuentro permanente y amistoso con  Georges Baselitz, Ad Reinhardt o Sigmar Polke. El neo-expresionismo de los jóvenes salvajes alemanes late en las profundidades de la obra de Sandoval. La cercanía germánica a su desenvolvimiento artístico no es inmune.

De su Venezuela natal portaba ya fuertes raíces y estaba empapado del humus que sembraron los renombrados artistas del arte contemporáneo que dio su país en el siglo XX, como fueron el singular Armando Reverón (Caracas, 1989 – 1954) con sus espectaculares deslumbramientos blancos de la luz tropical en la pintura o los  geométricos Jesús Rafael Soto, Carlos Cruz-Díez, que iban a emerger de alguna manera en la obra ligeramente   constructiva de Sandoval, siempre dentro de la abstracción. A algunos de estos artistas, el pintor los trato de joven y contó con su amistad, porque “muy pronto supe que lo mío era la pintura y no tengo otro objetivo más claro que ella misma”, explica el autor.

Venezuela, el Caribe, el trópico… un paisaje amado y vivido desde la infancia como patria sustentadora de la vida y los sueños; un  anclaje demasiado poderoso y fuerte para soltar amarras; una geografía a la que no renuncia ni quiere renunciar, porque está demasiado impregnada en sus retinas y emociones y funciona con la misma cadencia y resistencia que Ítaca para Ulises, aunque el pintor resida en otras latitudes distintas a su nacencia. Atmósferas y paisajes cromáticos que aparecen, desaparecen y reverberan con frecuencia en las telas del pintor.

Consciente de su condición de latinoamericano, Sandoval ha sostenido encuentros periódicos con artistas de aquellas latitudes para conversar sobre arte, sobre pintura, sobre la situación social en los países del siempre agitado continente americano… En resumen, un contacto para sostener la amistad que se crece entre la palabra, la risa, el vino y la vida. Ahí están los amigos –también maestros— como Roberto Matta, Omar Carreño, Adonay Duque, Oswaldo Vigas, Víctor Valera, Jacobo Borges, Fernando de Sislo, o Mateo Manaure, otro nombre cuya obra evolucionó hacia la abstracción geométrica y que más adelante tornó hacia la abstracción lírica. Todos ellos artistas, colegas y amigos con los que dialogar para converger o discrepar sobre las cosas. Todos ellos diferenciados en la manera de enfocar el arte o las posiciones estéticas. Todos ellos interesados en el arte o, lo que es lo mismo, en el hombre y la condición humana.

La comunicación y la amistad es para Sandoval lubricante de la existencia. Para enriquecer el punto de vista, conviene cambiar impresiones con los distintos personajes del circuito artístico en sus diversas franjas o generaciones y el pintor lo ha hecho desde muy joven (dejó su casa siendo un adolescente) con galeristas o marchantes como Leo Castelli, Denise René, Dore Aston, Ariel Jiménez, los Thyssen-Bornemisza –amigos cercanos- … El intercambio de opiniones abre la mente; se escucha para aprender, asentir o discrepar. Pedro Sandoval es consciente de que en los encuentros de la amistad y la palabra surge la tormenta de las ideas filosóficas, artísticas o vitales. El hombre, el artista no está solo más que en “el acto solitario de la creación”, pero es consciente de que el conocimiento fluye como un cordón umbilical de la sabiduría y la experiencia de la humanidad.

Este libro de arte es uno de los mejores que se han pubicado en los últimos años.