Missing o los cuerpos perdidos

Missing o los cuerpos perdidos

Missing. Perdida en la memoria o pérdida de memoria. En tan solo una hora y media la compañía británica Gecko Theatre consigue que el espectador-niño se encuentre con su propio delirio, delirio Más»

Discos

Discos

NEIL YOUNG: Hitchhiker (Reprise-Warner) Llevamos años oyendo hablar de los discos perdidos de Neil Young. Él mismo ha ido dejando caer detalles anunciando que los iba a recuperar en distintos formatos (su Más»

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

La torre tumbada del homenaje Más»

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

No es una casualidad que este verano haya leído Trieste o el sentido de ninguna parte porque me gusta la literatura de viajes, lo que es una casualidad es que ahora, escribiendo Más»

Sarah McKenzie, música como mantra

Sarah McKenzie, música como mantra

Hace tres años y medio que la cantante y pianista Sarah McKenzie participó en el concurso Umbria Jazz Festival: fue premiada con una beca especial para a asistir la icónica facultad Berklee Más»

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

  El artista se siente orgulloso y heredero directo de la gran tradición geométrico/cinética de su país: la escuela venezolana de Alejandro Otero, Jesús Rafael Soto y Carlos Cruz Díez. Una escuela Más»

Viet Thanh Nguyen: “El simpatizante”

Viet Thanh Nguyen: “El simpatizante”

Siempre hay diversas versiones de una historia, por lo menos podemos ver claramente dos: la de los vencedores y la de los perdedores. Aunque la versión oficial es la de los que Más»

París rinde homenaje a Yves Saint Laurent e inaugura su museo

París rinde homenaje a Yves Saint Laurent e inaugura su museo

             El 3 de octubre se inauguró el Museo Yves Saint Laurent en París, en la 5 Aveniva Marceau 5, la dirección del antiguo estudio en una mansión del Más»

Discos

Discos

BENJAMIN BIOLAY: Volver (Barclay-Universal) Cuando en 2001 Benjamin Biolay editó su primer disco, Rose Kennedy, muchos lo encumbraron como el nuevo rey de la chanson. Curiosamente, para un cantante tan francés, hace Más»

 

Stanislaw Lem: “Magnitud imaginaria”

por Mercedes Martín

Impedimenta, Madrid 2010

Se dice poco, pero Stanislaw Lem fue un admirador de Jonathan Swift. Como él, se lamentaba de la condición humana y lo expresaba a través de la sátira. Como él, no podía decir abiertamente lo que pensaba de sus congéneres, de la política y la vida pública de su tiempo, así que inventaba seres y situaciones de otros mundos, lo que hizo que los trabajos de ambos fueran incluidos durante un tiempo en la literatura fantástica.

Lem vivió el nazismo y el comunismo. Tras la Segunda Guerra Mundial, durante el auge del comunismo tuvo que escribir ciencia ficción, pero después de 1989 empezó a publicar sus ensayos. En ellos, al igual que en sus novelas, habla de filosofía, teología, ciencia, ética y comunicación. Hoy es reconocido como un intelectual fuera de serie, su sabiduría a cerca de todos estos temas asombra a muchos y sirve de inspiración no solo a legos, sino también a entendidos.

Lem imaginó un mundo en el que la comunicación con seres de otras estrellas se establecía a través del amor, no de la guerra ni del cálculo. Imaginó que la comunicación del futuro sería entre máquinas, cuya independencia del hombre se manifestaría en una literatura propia. Imaginó que la expansión del universo era musical y poética, no solo física.

En esta colección, Impedimenta reúne tres relatos suyos más un prólogo del autor y otro de Roberto Valencia. En el prólogo del autor, Lem prevé el próximo ensalzamiento del Prólogo como un nuevo género literario, lo que podría tomarse como una premonición de la Poscrítica, ese nuevo género posmoderno. A continuación vienen tres relatos que se presentan como estudios académicos sobre diferentes eventos culturales y científicos imaginarios. El primero es “Necrobias”, en el “estudio introductorio”, el autor habla del arte contemporáneo con una buena dosis de sátira, utilizando para ello una exposición imaginaria de radiografías sobre arte amatoria. La simbólica de semejante reunión de amor y muerte no tiene desperdicio. Tampoco la sátira del arte contemporáneo, con su nihilismo y su torpeza bien intencionada. El segundo relato-estudio se titula “La Erúntica”, y trata, con multitud de detalles, conforme es su estilo, de una nueva disciplina científica imaginaria que enseña a hablar a las bacterias. Por supuesto, la sátira implícita sobre la vanidad de la ciencia y la fascinación que ejerce sobre nosotros, está garantizada. El último estudio-relato es el que me parece más inquietante por su realismo, se presenta como un monográfico sobre una supuesta “Historia de la Literatura Bítica” en cinco volúmenes. Con gran aparato crítico se describe el desarrollo de una disciplina académica que narra la progresiva liberación de las máquinas a través de la consolidación de un nuevo lenguaje, “un lenguaje propio”, equivalente a la Literatura, y cuyas primeras manifestaciones, espontáneas, como en la vida biológica, aparecen durante el sueño, en los periodos de reposo, en los que la máquina no deja de trabajar, pero esta vez sin el concurso del hombre…