Discos

Discos

JOSH ROUSE: Love in the Modern Age (Yep Roc-Popstock!) Tras acabar la gira de su anterior disco, The Embers of Time, Josh Rouse buscaba un cambio. Necesitaba explorar nuevos sonidos y, también, Más»

Lorenzo Lotto. Retratos

Lorenzo Lotto. Retratos

Un total de 38 retratos del pintor italiano renacentista Lorenzo Lotto se muestran en el Museo del Prado hasta el 30 de septiembre de 2018. La exposición, que ha sido comisariada por Más»

Josu Hormaetxe: “Corsarios Vascos”

Josu Hormaetxe: “Corsarios Vascos”

La piratería siempre ha tenido un atractivo especial para la investigación. Tal vez porque casi todos, de niños, hemos tenido como libro de cabecera La isla del tesoroo porque nos han seducido Más»

Silvia Pérez Cruz: valentía, locura, un encargo y un recuerdo pendiente

Silvia Pérez Cruz: valentía, locura, un encargo y un recuerdo pendiente

Silvia Pérez Cruz ha editado recientemente su nuevo disco, Vestida de nit, cuyo origen está en un concierto acústico que le propusieron en su día dentro de un ciclo de música clásica Más»

110 AÑOS, 110 OBRAS

110 AÑOS, 110 OBRAS

El Museo de Bellas Artes de Bilbao, tercera pinacoteca en importancia y una de las más veteranas del estado español, se prepara para cumplir sus primeros ciento diez años de vida. La Más»

María Dueñas: ”Las hijas del capitán”

María Dueñas: ”Las hijas del capitán”

Nueva York, 1936. La pequeña casa de comidas El Capitán arranca su andadura en la calle Catorce, uno de los enclaves de la colonia española que por entonces reside en la ciudad. Más»

Discos

Discos

GABINETE CALIGARI: Camino Soria (Warner) Es difícil que se alineen todos los elementos para que un grupo o solista pueda grabar el disco de su vida, que se convierta en un gran Más»

María López de Castro: La restaturación de una obra de arte. La fundamental colaboración interdisciplinar

María López de Castro: La restaturación de una obra de arte. La fundamental colaboración interdisciplinar

María López de Castro es Conservadora y Restauradora de Bienes Culturales y especialista en Pintura por el Istituto per l’Arte e il Restauro Palazzo Spinelli de Florencia y la Escuela de Restauración Más»

The Cranberries, la luz al final del túnel

The Cranberries, la luz al final del túnel

Hace aún escasas semanas que fallecía Dolores O’Riordan, la cantante de The Cranberries. Recordamos aquí sus palabras en una de sus últimas entrevistas que coincidió hace unos meses con la edición del Más»

Jesús Camargo, el color y la pintura del Mediterráneo

Jesús Camargo, el color y la pintura del Mediterráneo

El pintor Jesús Camargo muestra una pintura que refleja el paisaje y el color del mediterráneo. Una de sus series, titulada Magreb, es una de las más bellas de su trayectoria artística. Más»

 

José Manuel Velasco. “Ruptura y Cambio”

por Mariano de Blas

Galería Emma, C/ Sta. Isabel, 47. Madrid. Del 15 de marzo al 13 de abril de 2013

José Manuel Velasco es un artista cordobés afincado en Málaga. La exposición “Ruptura y Cambio” ya se realizó en las Salas de la Diputación de Málaga en el pasado diciembre 2012-enero 2013 y ahora se muestra en Madrid, en la galería Emma, ubicada muy cerca del Museo Reina Sofía.

Es una muestra con una gran fuerza de impacto visual que casi no necesitaría  de mayor explicación. Parece que,  junto con el predomino de lo ilegible, de la mera presencia de los objetos y las imágenes del arte como proceso, en donde el material y las nuevas técnicas ya no son garantía de nada, incluso de la banalidad y el auto inducido ritual, en donde el guiño del ingenio ya no es suficiente porque ha saturado nuestra capacidad de sorpresa frente al escándalo y la ocurrencia, a menudo un mero extrapolar fuera de contexto, en medio de todo esto, todavía lo que se denomina pintura, sobrevive y mantiene un cierto sentido.

Así que estamos frente a la obra de Velasco que es pintura. Su trabajo es abstracto y expresionista, pero tiene referencias a la representación, y si bien tiene sus raíces en la abstracción heroica de la emoción expandida de la pincelada, en el gesto y en el brochazo, su pintura se decanta por lo fractal y lo sedimentado en estratos. Tiene un contenido referencial muy actual a la ecología, al agua, al clima, al calentamiento y al cambio climático, pero sin ser traumática en el sentido romántico del individuo desgarrado.

Hay tres tendencias del trabajo de Velasco representadas en esta muestra. La primera es una única obra formada por seis autorretratos titulada “Los fantasmas del pintor”. En ellos, una imagen casi irreconocible del rostro del artista aparece sobre un fondo rojo. La segunda son obras abstractas de gestos que recuerdan a Kline sobre espacios blancos. Son trabajos anteriores de hace unos cinco años. En ellos el negro toma la iniciativa de la composición haciendo protagonista al gesto por el gesto. La tercera y más actual es una pintura más física y sobre todo,  muy espacial. Lo constituye ese espacio tan abstracto pero tan propio del universo fuera de la geografía de la Tierra que Pollock inició. Aquí lo sublime es algo más que el concepto del vacío con el que Newman y Rothko renovaron la idea que desligaba lo sublime a la narración visual moralizante. Con Pollock y Velasco, hay un espacio “abstracto”, sin narración pero con profundidad, en donde la brújula parece ser el azar. Es la deriva opuesta al Minimalismo que evoluciona en un neo romanticismo formal.

Velasco trabaja con estratos pero no son los del dripping de Pollock, sino reacciones químicas entre materiales, entre pigmentos, aglutinantes  y resinas, que crean planos de color entre cuyos límites aparecen fractales blancos a veces surcados de rojo a su vez. No es el gesto derramado, sino el vertido del color que toma sus propios caminos, dejando la huella de su recorrido. Sobre ello, a veces Velasco,  garabatea produciendo una intervención “humana”, sobre lo que parece un espacio que se sale de los límites conceptuales de la mente de las personas. Sobre esta idea, Velasco se remite al muro, a las sugerentes referencias que las texturas producen en la mirada desatando una casaca de asociaciones visuales. Ya Leonardo escribía en su Tratado de la Pintura,  que sobre una pared se podían ver  (descubrir) batallas, caballos, cuerpos.

Así, delante de nuestras narices, por cercanía, de nuestra mirada sobre los muros y paredes, que parecen ser el límite y final del espacio, Velasco nos invita a tratarlos como ventanas sobre las que observar un universo, como puertas sobre las que acceder a otros mundos. Entonces Velasco titula sus obras con una referencia a los viajes de trágica epopeya de los africanos, a la supuesta Europa Feliz, en donde no termina a menudo su periplo trágico, para redondear con alusiones planetarias de climas que están cambiando los mecanismos de la vida de nuestro planeta, en realidad una gran nave Tierra, viajando por un espacio que se nos parece infinito.