“Alarde de tonadilla. Una historia de la copla” en el Teatro Tribueñe de Madrid

“Alarde de tonadilla. Una historia de la copla” en el Teatro Tribueñe de Madrid

Vuelve Alarde de tonadilla. Una historia de la copla al Teatro Tribueñe de Madrid. El espectáculo de Hugo Pérez de la Pica es un recorrido hermoso por las tonadillas, romances, canciones populares Más»

Discos

Discos

FLORENCE & THE MACHINE: High as Hope (EMI) Llegando a su cuarto disco, Florence Welch ha decidido dejar atrás la épica de anteriores entregas y mostrarse más humana y cercana que nunca. Más»

Jorge Villalobos: “El desgarro”

Jorge Villalobos: “El desgarro”

El dolor es el tema principal de este conjunto de poemas en prosa; el dolor ante la muerte de la madre (cuando era niño el autor) y el largo proceso de duelo, Más»

José Galiana Izquierdo: “Una vida por medio”

José Galiana Izquierdo: “Una vida por medio”

José Galiana Izquierdo (Socuéllanos. Ciudad Real, 1929) ha ejercido su carrera de médico pediatra durante 45 años en Alicante. Ha tenido siempre inquietudes literarias y por ello ha participado en tertulias poéticas, Más»

Adriaen Brouwer, maestro de emociones

Adriaen Brouwer, maestro de emociones

  Bajo el título “Adriaen Brouwer: Maestro de emociones” se muestra en el Museo de Oudenaarde (MOU) y las Ardenas flamencas la primera y mayor representación de la obra de uno de Más»

Javier Lostalé: “Cielo”

Javier Lostalé: “Cielo”

Una paradoja constante sostiene el último poemario de Javier Lostalé: la desaparición del individuo cuanto más se recuerda y quiere hacer presente lo que lo constituye. En estas páginas, resulta muy interesante Más»

Julio Vilches: “Sálvora. Diario de un farero”

Julio Vilches: “Sálvora. Diario de un farero”

Hace tiempo que tengo Sálvora. Diario de un farero en mi lista de lectura. La buscaba en formato epub, pero aprovechando unas vacaciones en Canarias, la he adquirido en papel, y me Más»

Loredana Volpe: “A pesar de tu santa cólera”

Loredana Volpe: “A pesar de tu santa cólera”

Sorprendente, cuanto menos, resulta el primer poemario de Loredana Volpe (Caracas, 1990, aunque lleva años estudiando y trabajando en el mundo teatral en Barcelona), que aparece en una cuidadísima edición; que supone Más»

 

Mariano de Blas. Historias sin narración

por Carmen González García-Pando

Galería Eka & Moor. Madrid. Del 5 al 28 de marzo de 2013.

Por Marisa Sanz, historiadora del Arte

La Galería Eka & Moor presenta una nueva exposición con un sugerente título: “Historias sin narración”, creada, pintada y contada por el consagrado artista Mariano de Blas.

A la manera de un plural hombre renacentista, el vicedecano de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid es crítico, articulista, ensayista y teórico del arte, por ello no es de extrañar que en su obra plástica aflore un tinte filosófico y un sentido didáctico que genera planteamientos éticos, estéticos y sensoriales. No obstante el afán pedagógico de sus pinturas, fruto de su experiencia como profesor, deja al que las contempla libre para que el mismo se cuente su propia historia… si bien es verdad que el esfuerzo que esto requiere hace que, como en la buena pintura, el espectador deba volver una y otra vez ante la obra para bucear en ella y hacerse la pregunta inevitable: “¿Coincidirá mi cuento con la que me quiere contar el autor”? Aunque todos sabemos que no es relevante la coincidencia o no… solo importa lo que se recibe libremente y sin trabas, y así de manera espontánea surgirá el dialogo emisor-receptor.

Hay que entender el arte “como juego, forma, estética y transformación”, según sus propias palabras, queda aquí claro su libertad conceptual a la hora de entender el arte no solo como objeto museable o meramente estético, sino como exponente de la situación social, política y económica de un momento histórico, como: “una expresión del tiempo en el que se hace y de las personas que en cada momento histórico lo contemplan”.

Mariano de Blas tiene un universo narrativo muy amplio, así que sugerencias, sentimientos e historias captan al espectador y le invitan a profundizar en este mundo “cargado de significados y propuestas”, todo ello bajo la apariencia primera de lo intrascendente y de lo cotidiano, si bien en su obra y de nuevo citando al autor “…debido a su hondura el propio cuadro demanda el tiempo necesario para ser leído”, escribía el artista en 2004 (“El signo en la pintura cuando ya no necesita ser una obra de arte”).

Los elementos de sus cuadros aparecen de manera muy estudiada a través de composiciones clásicas que a menudo sacan personajes y objetos inacabados del lienzo para que el espectador los termine en su propia mente, tal y como se hacía en el Manierismo del siglo XVI. Imágenes salidas de las revistas y los tebeos de los años 50 surgen junto a iconos alegóricos y mitológicos de movimiento exacerbado… son independientes pero, y esto es lo insólito, se interrelacionan en una narración que se acerca a lo fantástico.

Surrealismo y Pop, lenguaje visual, conviviendo armónicamente se completan con un lenguaje literario de frases inacabadas, de trazos, de grafismos, de números.. que participan como elemento compositivo. El signo lingüístico aparece en el arte desde las primeras manifestaciones pictóricas en el Paleolítico Superior, pasando por Leonardo o Goya hasta llegar a Tapies, entendido como un elemento relevante de la comunicación humana y así es como lo utiliza Mariano de Blas.

Son obras de técnica mixta sobre tela, realizadas recientemente y resueltas en superposiciones tratadas con grueso y seguro trazo de color plano, sin levantar la mano del lienzo: “un brochazo es color y dibujo simultáneamente” y grumos de fuertes empastes que confieren a la obra intensidad.

Sus niños leen o pintan y “tienen una caja nueva para divertirse y descansar”, Caperucita, que es en realidad Alicia, arremete contra el lobo que huye, “Dos chicas y dos maniquiés”, “Manos y pareja”, “La llamada”, “Ángel rojo con tres figuras”, “Lámpara”,“Spectrum”, lo amable se vuelve misterioso en paleta de grises… un lenguaje sugerente y actual, que provoca y compromete, corroborando las palabras de René Huyghe. “El arte nace como medio concedido al hombre para ligarse al mundo exterior y atenuar así, el terror que ante el experimenta”.