David Refoyo: “Donde la ebriedad”

David Refoyo: “Donde la ebriedad”

A partir del juego con el título de la obra de Claudio Rodríguez, en Donde la ebriedad, David Refoyo (Zamora, 1983) lleva más allá el trabajo experimental con la palabra y con Más»

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Me atrevería a decir que esto es un reencuentro de íntimos amigos. Lo primero que ha hecho Eduardo Arroyo en la presentación de la exposición que tiene en Bilbao ha sido reconocer Más»

Museo Thyssen 25 Aniversario

Museo Thyssen 25 Aniversario

Se ha dicho que una de las cosas que más lamentó Margaret Thatcher durante su gobierno fue el no haber conseguido que la colección Thyssen se quedara en el Reino Unido. También Más»

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo Vivir En El Campo es un trío (Pedro Arranz, Miguel Breñas y Carlos Barros) de Madrid que, tras varios CDs autoeditados en sus inicios, publicaría en 2012 su primer largo, CVEEC Más»

Missing o los cuerpos perdidos

Missing o los cuerpos perdidos

Missing. Perdida en la memoria o pérdida de memoria. En tan solo una hora y media la compañía británica Gecko Theatre consigue que el espectador-niño se encuentre con su propio delirio, delirio Más»

Discos

Discos

NEIL YOUNG: Hitchhiker (Reprise-Warner) Llevamos años oyendo hablar de los discos perdidos de Neil Young. Él mismo ha ido dejando caer detalles anunciando que los iba a recuperar en distintos formatos (su Más»

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

La torre tumbada del homenaje Más»

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

No es una casualidad que este verano haya leído Trieste o el sentido de ninguna parte porque me gusta la literatura de viajes, lo que es una casualidad es que ahora, escribiendo Más»

Sarah McKenzie, música como mantra

Sarah McKenzie, música como mantra

Hace tres años y medio que la cantante y pianista Sarah McKenzie participó en el concurso Umbria Jazz Festival: fue premiada con una beca especial para a asistir la icónica facultad Berklee Más»

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

  El artista se siente orgulloso y heredero directo de la gran tradición geométrico/cinética de su país: la escuela venezolana de Alejandro Otero, Jesús Rafael Soto y Carlos Cruz Díez. Una escuela Más»

 

Abbas Beydoun: “Un minuto de retraso sobre lo real”

por Alberto García-Teresa

Vaso Roto, 2012. 202 páginas

Sin presencia previa en nuestro idioma, la poesía de Abbas Beydoun pone de manifiesto una voz coherente e indagadora, rica, llena de matices y de resonancias que se desplazan entre los poemas.

El presente volumen agrupa tres libros del poeta libanés, nacido en 1945, y que fue encarcelado cuando Israel invadió Líbano, en 1982, debido a su relación con los movimientos políticos progresistas. Se trata de tres conjuntos publicados originalmente entre 2005 y 2008, compuestos, en su mayor parte, por poemas en prosa, que aparecen en una edición muy cuidada, como suele hacer Vaso Roto: Una temporada en Berlín, Puertas de Beirut y La muerte nos toma las medidas.

Luz Gómez García, la traductora del libro, en el conciso pero certero prólogo, alude a la “cadencia visual” del escritor. Efectivamente, Beydoun demuestra una gran plasticidad y una enorme potencia imaginativa que sabe contener para dispensarla en gotas precisas. Además, cobra relevancia un registro expresionista, hasta el punto de que las piernas amputadas y un par de prótesis de madera son el hilo conductor de una de las últimas series del volumen.

Por su parte, el autor recupera y reitera conceptos y sustantivos clave en los sucesivos textos. De esta forma, se dota de unidad al conjunto, al mismo tiempo que permite consolidar una atmósfera muy significada.

Un minuto… pivota sobre la identidad. Por ello, aparece en sus versos el desarraigo, el desamparo que provoca la búsqueda incesante de comunicación, de contacto, de afecto. Sus versos parten de la cotidianeidad y del extrañamiento que acontece en ella. Muchos textos giran, de hecho, alrededor de problemas de comunicación debido a la falta de desconocimiento de idiomas distintos. Así, choca el impulso y la necesidad de expresarse con la dificultad de poder llevarlo a cabo. La lengua aparece entonces como elemento central de la sociedad y de toda la Humanidad. En el fondo, la obra se refiere a una inadaptación social del “yo”, que enfrenta un mundo interior y una manera subjetiva de entender la construcción social muy alejada de lo que se asume como convención: “Siempre llego a la cita, es el tiempo el que se retrasa, y me digo que entre la realidad y yo median unos minutos”. De ahí el título del volumen.

A su vez, es llamativa la obsesiva reiteración en el rastro, en los restos de la presencia, de la existencia (“no puedo librarme de los escombros de toda una vida”). Se llega al punto, incluso, de descubrir un sentimiento de culpabilidad, de celo por un secreto inconfesable que atormenta las conciencias: “Es una mancha que no se va. Cuanto más la limpio, más se nota y se extiende (…). No basta con que te den miedo las manchas. Peor es intentar ocultarlas. Quedarán tras de ti en este lugar en el que se te perdona todo pero no se lavan las manchas”. Existe, por tanto, un poso de amargura en estas piezas.

Igualmente, aparece y realiza una reflexión sobre la Historia. Entonces, habla desde la humillación, desde lo vejado. También expresa su desconcierto ante el tiempo presente mediante alegorías. Así mismo, construye ambientes y escenas de agonía. Con todo, Abbas Beydoun manifiesta una angustia existencial y religiosa, pues abundan las alusiones a Dios en un contexto de incertidumbre, y que hacen de su poesía un interesante ejercicio de revelación desde lo cercano.