Els Joglars: “Señor Ruiseñor”

Els Joglars: “Señor Ruiseñor”

¡Que buenos cómicos y actores son El Joglars! Se merecieron una prolongada ovación en el Teatro del canal, la tarde del 11 de setiembre. Una ovación serena, seca, sin gritos de ¡bravo!, Más»

Ringo Starr, feliz tocando

Ringo Starr, feliz tocando

What’s My Name es el vigésimo álbum de estudio de Ringo Starr, con el tema titular como primer single. Producido en su propio estudio, participan entre otros Paul McCartney, Joe Walsh, Edgar Winter, Dave Más»

Discos

Discos

RUFUS WAINWRIGHT: Unfollow the Rules (BMG) Teníamos olvidado al Rufus Wainwright pop. Después de Out of the Game (2012), que no se cuenta entre sus mejores trabajos, editó su ópera Prima Donna (2015) y su trabajo sobre Más»

The Lumineers, abriéndose a la oscuridad

The Lumineers, abriéndose a la oscuridad

 III es el tercer álbum de The Lumineers. En él, sus compositores, Wesley Schultz y Jeremiah Fraites contaron de nuevo con Simone Felice y con el violinista Lauren Jacobson. Felice comandó el segundo álbum Más»

Sergio Martínez.  El realismo de la figura femenina y su contemplación.

Sergio Martínez. El realismo de la figura femenina y su contemplación.

  Sergio Martínez (Chile, 1966), reside en el madrileño espacio de Majadahona, pero desde muy pequeño vivió en Concepción hasta 2003. Autodidacta, dibujó desde niño y comenzó a experimentar con el óleo Más»

Discos

Discos

  BRENDAN BENSON: Dear Life (Third Man) Benson siempre ha sido considerado un autor con una capacidad compositiva cercana al pop de melodías imperecederas, el más Beatle del grupo que montó con Más»

Emilio Sánchez Mediavilla: «Una dacha en el Golfo»

Emilio Sánchez Mediavilla: «Una dacha en el Golfo»

Hace muchos siglos Bahréin era una región del Paraíso, al menos podemos deducirlo de las tablillas sumerias, asirias y mesopotámicas. El lugar donde cuentan que sucedió el diluvio universal, donde Gilgamesh persiguió Más»

Flavia Tótoro Taulis: «¡Qué sabes de arte?»

Flavia Tótoro Taulis: «¡Qué sabes de arte?»

Flavia Tótoro (Ciudad de México, 1964) ha residido en Chile, Canadá, Trinidad y Tobago. Tras su licenciatura en Arte por la Universidad Católica de Chile (PUC-1991), especialidad en Restauración y Pintura, obtiene Más»

Arte y Pandemia

Arte y Pandemia

Cuando creíamos que los males se reducían a los totalitarismos y sus funestas consecuencias humanas, aparece un virus amenazador, el COVID-19, que asola nuestra vida y revuelve nuestra relación con la naturaleza Más»

Keb’ Mo’, el compromiso emocional del blues

Keb’ Mo’, el compromiso emocional del blues

Desde que irrumpiera en la escena musical a principios de los años 90, Kevin Rooselvelt Moore (renombrado Keb’ Mo’ en 1994) se ha ganado una reputación por su maestría en los múltiples Más»

 

Ana Vega: «La edad de los lagartos»

por Alberto García-Teresa

Origami, 2011. 68 páginas

Con constancia, la escritora Ana Vega ha ido construyendo una obra coherente y poderosa, a través de libros como El cuaderno griego, Breve testimonio de una mirada o el más reciente Herrumbres. Este La edad de los lagartos consolida su línea al mismo tiempo que entreabre nuevas puertas por donde podría evolucionar.

Ana Vega ofrece una poesía intensa, de gran dureza, rasgada, como propiamente ocurre con su sintaxis y su distribución versal, que se dispone en versos breves. Su escritura, que consiste en una exposición lírica del “yo poético” (“hablo desde el hueso, / desde la carne abierta”),  está marcada por el dolor y la desolación: “el dolor no te abandona. / Llega, se transforma, / cambia, pero no muere nunca”. Esto conlleva un encierro en sí misma, dominada por la soledad; “la soledad terrible / del que permanece en pie / todavía. Quien ha logrado sobrevivir / pese a todo, y se observa / en cada muerto”. Se trata de un dolor físico, también psicológico, y, además, un dolor debido a la comprensión de la naturaleza del ser humano: “Lo que un día fue hombre, mujer, / ingenuidad intacta, / materia blanca, / hoy carne seca, / hoy animal sitiado / que camina siempre bajo territorio comanche, / mirada furtiva, / desconfianza no sólo de la sombra, / de la luz, principalmente, y los que afirman ser sus súbditos”.

Sin embargo, en distintas ocasiones el “yo poético” busca a través del amor salir de ahí. En cualquier caso, en ese sentido, resulta muy interesante su posición como mujer frente a una sociedad patriarcal, donde se planta con firmeza y se reafirma desafiante, desobedeciendo los mandatos de sumisión machista: “Como la loba que soy, / como la perra que sigo siendo”. Así, canta a la “mujer que corre con los lobos, / guerrera, la no vencida, / la que no abandona el ring / hasta pisar la lona.”, y, en definitiva, lleva a cabo una logra exaltación feminista en el extenso poema “Women”.

Expresa un registro desesperanzado (“no recuerdo esa luz / en la que antes creía”), que manifiesta sus incertidumbres, que no comprende la desilusión y el desengaño: “Qué ha pasado para que yo ya no esté / aquí. Qué o quién soy ahora, / en qué me he convertido, / y cuándo, y cómo, / y por qué”. Pero precisamente en ese desgarro reside su fortaleza. Nuevamente, Vega afirma: “las personas heridas / son peligrosas, / saben que pueden sobrevivir”. Por tanto, su visión es inclemente, afilada: “La peste de este siglo / es la ceguera / que todos / nos imponemos / cada día / para salvarnos. // No hay dignidad / en eso. / No hay dignidad / en tragar saliva / y seguir caminando / como si nada”.
Es por ello que el tono de Ana Vega resulta beligerante, casi agresivo, pero no se queda en una estrategia defensiva sino que avanza desde esa posición, plena de consciencia, para encarar la vida y las dificultades con empuje y determinación: “El triunfo / está asegurado / desde el principio / para aquéllos / que se mantuvieron firmes, / los locos, los salvajes, / los que no se dejan domesticar”.