Mills Fox Edgerton: ““A la vuelta de la próxima esquina””

Mills Fox Edgerton: ““A la vuelta de la próxima esquina””

Catedrático de Lenguas Modernas en la Universidad de Bucknell, escribe en español y, sobre todo, en francés. Su poemario titulado A la vuelta de la próxima esquina es el aleph de Mills Más»

Discos

Discos

KURT VILE: Bottle It In (Matador-Popstock!) Tras el oscuro deambular de B’lieve I’m Goin Down y la exitosa colaboración con Courtney Barnett en Lotta Sea Lice, el inquieto Kurt Vile llega a Más»

“Modus. A la manera de España”

“Modus. A la manera de España”

Las invariables castizas de la moda española en el Canal de Isabel II Más»

Bicentenario del Museo del Prado

Bicentenario del Museo del Prado

El 19 de noviembre de 1819 se inauguraba de manera muy discreta el futuro Museo del Prado bajo la denominación de Museo Real de Pinturas. Dos siglos se cumplen ahora de la Más»

Samantha Schweblin: “Kentukis”

Samantha Schweblin: “Kentukis”

Emilia hace tiempo que no ve a su hijo, vive sola, es viuda, no le importa a nadie. Para su hijo ella es algo de lo que hay que ocuparse de vez Más»

“Construyendo Museo”

“Construyendo Museo”

Selección de las donaciones recibidas en el Museo Vasco en los últimos cinco años, entre las que destaca un tríptico del siglo XVI Más»

Alicia Framis: “Pabellón de género”

Alicia Framis: “Pabellón de género”

(Sala Alcalá 31. Madrid. Hasta el 27 de enero de 2019. Fotos: Peter Wall) Más»

Grupo RARO: “Hilo Conductor”

Grupo RARO: “Hilo Conductor”

(Galería P9. C/ Primavera, 9. Madrid. Desde el 20 de Diciembre de 2018 al 20 de Enero de 2019) Más»

Discos

Discos

NILE RODGERS & CHIC: It’s About Time (Virgin-EMI) Recordemos que David Bowie le pidió en su día a Nile Rodgers que su disco Let’s Dance, que él produjo, sonase como una foto de Little Más»

Mircea Cărtărescu: “El ala izquierda (Cegador I)”

Mircea Cărtărescu: “El ala izquierda (Cegador I)”

“Cuando salió del patio en forma de U, Maria se adentró en el otoño. Sobre el patio, el cielo seguía siendo de un azul intenso, unas nubes de leche, mofletudas, flotaban inmóviles. Más»

 

Mariusz Szczygiel: “Gottland”

por Mercedes Martín

Traducción de María Dolores Pérez. Acantilado, Barcelona, 2011, pp. 272

Mariusz Szczygiel nació en Polonia y desde muy joven se dedicó al periodismo. Su primer éxito internacional es Gottland (2006), un reportaje de investigación con estilo “cubista”, algo así como un rompecabezas. Quizá un homenaje a la arquitectura y la literatura praguense. Trata de la historia popular checa en los años clave del siglo XX: la ocupación nazi, la Primavera de Praga, la Revolución de Terciopelo… y sus secuelas en la personalidad y la vida cotidiana checa hoy.

El documento, que incluye notas y bibliografía, además de narrar las pesquisas del propio autor, nos presenta en forma de anécdota, saga, reseña, chisme y antología, las peripecias de algunos personajes populares atrapados en la caza de brujas nazi y comunista.

Gott es uno de ellos, un cantante que escapó de la quema de brujas adhiriéndose al régimen comunista, volviendo la espalda a los amigos y a la honestidad. Un cantante famoso por su enorme número de conquistas sexuales y al que le han abierto un museo. El prólogo de su biografía, que es un bestseller en su país, ha sido escrito por el presidente de la República, que en él le declara “toda su admiración”. Gottland es el museo del cantante, a donde acuden las masas, pagan la entrada y le rinden tributo sin pensar ya en el pasado. El autor nos deja entrever, con esta y otras historias, que la opinión pública —checa en este caso— se parece a ese gentío que paga entrada para conocer la vida privada de alguien, pero no se preocupa por la honradez ni por la justicia.

La máquina de la infamia, nazi o comunista, actuaba así: se fijaba en alguien que podía perjudicar al régimen y se ponían en marcha todos los dispositivos para que cayera en desgracia. De la noche a la mañana, uno era un héroe o un mendigo. Altas instancias e incomprensibles designios lo apartaban de su antiguo trabajo y lo ponían a plantar lechugas, lo encarcelaban o lo desterraban. La gente dejaba de hablarle, los amigos le daban la espalda. Así pasó con empresarios, políticos, filósofos, artistas… Después, cuando cambiaba el viento, volvían a caer en gracia y eran sorprendentemente rehabilitados o, sencillamente, nadie se ocupaba en saber qué había sido de ellos. De la noche a la mañana, los réprobos, eran aprobados o, al menos, ya no estaban en el punto de mira. En algunos casos, el filósofo volvía a la filosofía, la cantante a la canción, el desterrado a su antiguo pueblo y todo seguía adelante como si no hubiera pasado nada, nadie iba a los tribunales, nadie se atrevía a denunciar. En otros, el individuo en cuestión, se suicidaba o desaparecía en el olvido. Todo formaba parte de un destino irremediable e incuestionado.

La “personalidad cubista” de los checos es la causa retórica de esta historia; al menos es lo que una deduce después de leer todas esas anécdotas, entrevistas, documentos ocultos e ignorados, traídos por el autor a un primer plano. Una “kafkarna”  —explica el autor a través de la aventura de una becaria estadounidense en Chequia— es algo que está, algo que existe sin razón, pero no hay que pensar mucho en ello si uno no quiere volverse loco; algo como El proceso o La metamorfosis. “Ser valiente —dice un campesino entrevistado por Szczygiel— es seguir trabajando pase lo que pase”.

Tal vez, todos los pueblos atemorizados y adormilados por los medios de comunicación son Gottland. Al menos, así lo confiesa el autor: “Este es un libro escrito por un europeo sobre Europa”.