Missing o los cuerpos perdidos

Missing o los cuerpos perdidos

Missing. Perdida en la memoria o pérdida de memoria. En tan solo una hora y media la compañía británica Gecko Theatre consigue que el espectador-niño se encuentre con su propio delirio, delirio Más»

Discos

Discos

NEIL YOUNG: Hitchhiker (Reprise-Warner) Llevamos años oyendo hablar de los discos perdidos de Neil Young. Él mismo ha ido dejando caer detalles anunciando que los iba a recuperar en distintos formatos (su Más»

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

La torre tumbada del homenaje Más»

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

No es una casualidad que este verano haya leído Trieste o el sentido de ninguna parte porque me gusta la literatura de viajes, lo que es una casualidad es que ahora, escribiendo Más»

Sarah McKenzie, música como mantra

Sarah McKenzie, música como mantra

Hace tres años y medio que la cantante y pianista Sarah McKenzie participó en el concurso Umbria Jazz Festival: fue premiada con una beca especial para a asistir la icónica facultad Berklee Más»

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

  El artista se siente orgulloso y heredero directo de la gran tradición geométrico/cinética de su país: la escuela venezolana de Alejandro Otero, Jesús Rafael Soto y Carlos Cruz Díez. Una escuela Más»

Viet Thanh Nguyen: “El simpatizante”

Viet Thanh Nguyen: “El simpatizante”

Siempre hay diversas versiones de una historia, por lo menos podemos ver claramente dos: la de los vencedores y la de los perdedores. Aunque la versión oficial es la de los que Más»

París rinde homenaje a Yves Saint Laurent e inaugura su museo

París rinde homenaje a Yves Saint Laurent e inaugura su museo

             El 3 de octubre se inauguró el Museo Yves Saint Laurent en París, en la 5 Aveniva Marceau 5, la dirección del antiguo estudio en una mansión del Más»

Discos

Discos

BENJAMIN BIOLAY: Volver (Barclay-Universal) Cuando en 2001 Benjamin Biolay editó su primer disco, Rose Kennedy, muchos lo encumbraron como el nuevo rey de la chanson. Curiosamente, para un cantante tan francés, hace Más»

 

Alejandro Gaytán de Ayala: “De Neguri a Lausanne”, crónica de un hundimiento

por Alberto López Echevarrieta

Edición Muelle de Uribitarte Editores. 462 págs.

La natural disposición de Alejandro Gaytán de Ayala por anotar el día a día de unos tiempos convulsos para la sociedad vasca se tradujo en un diario que ahora, editado con el título De Neguri a Lausanne, conforma una obra de sumo interés para conocer cómo un sector social vasco que hasta entonces había marcado unas pautas de vida entró en franco declive. En la presentación de la obra, que lógicamente ha tenido como marco la Sociedad Bilbaina, su presidente, Germán Barbier, ha asegurado directamente que en ella se muestra la pérdida de la hegemonía política de la oligarquía vasca.

Neguri

Neguri es un barrio del municipio de Getxo situado a pocos kilómetros de Bilbao. Pedro Ibarra Güell, primo y amigo del autor del libro, confiesa en el prólogo que la localidad fue “una especie de símbolo de todos los defectos de la alta burguesía rancia, derechista y española del País Vasco”. Dicho queda. Naturalmente, con la instauración de la democracia y la explosión del nacionalismo vasco “su reputación no ha podido sino empeorar”.

Los magnates que hicieron fortunas con el negocio de la siderurgia vasca en las primeras décadas del siglo pasado, eligieron Neguri, en la orilla derecha del Nervión, para construir sus mansiones y palacios de estilo inglés en su arquitectura y decoración que diferían mucho de la vida desarrollada en la orilla izquierda, donde vivían los mineros y obreros de los Altos Hornos. Sólo las aguas del río separaban a los obreros de sus patronos, la izquierda y la derecha.

La población de Neguri, preocupada por las partidas de golf y tenis, vivía divorciada de Bilbao, completamente de espaldas a la capital salvo en contadísimas actividades de élite. Para el prologuista, los hombres “sólo hablaban de dinero y golf, y las mujeres de criadas y de noviazgos”. Es más, “los hijos eran educados en un contexto familiar cuyos valores elementales eran el dinero, el reconocimiento de su superioridad social y la falta de estímulo por las actividades culturales e intelectuales”.

El auto

Alejandro Gaytán de Ayala nació y vivió en este ambiente tan certeramente descrito. Estudió en el primer colegio que abrió el Opus Dei para luego licenciarse en filología francesa e inglesa por la Universidad de Deusto. El conocimiento de estos dos idiomas le sirvió para desarrollar una destacada actividad docente, mientras desarrollaba sus grandes pasiones, la música clásica y el bridge. En 1980 trasladó su domicilio a Lausanne –“Allí también tienen su particular Neguri”, asegura- al haber sido contratado por el Comité Olímpico Internacional como traductor y responsable de publicaciones en español, cargo en el que permaneció hasta su jubilación en 2008.

La obra

La obra está concebida como un diario que recorre día a día lo ocurrido entre 1977 y 1980, unas fechas que marcan una etapa muy importante de la historia de España, como corresponde a la transición política tras la dictadura de Franco. Gaytán de Ayala confiesa que siempre le han gustado los “diaristas” ingleses y de ahí que haya seguido su pauta para plasmar no sólo los acontecimientos que se vivieron en tiempos tan difíciles, sino que se interna en su propia vida ofreciendo detalles de su intimidad. El libro tiene por tanto un punto que alguien ha definido como “morbo sagrado”.

El mérito de la obra no está en la contemplación del alma del autor en su diario quehacer, sino en cómo todo un supermundo se viene abajo, no en vano el prologuista utiliza el símil del hundimiento del Titanic. Describe, desde su punto de vista, los movimientos políticos y sociales del País Vasco y de España. En su idea europeísta traslada al lector a los lugares más interesantes de Europa. “Es la historia de dos transiciones, la de Neguri y la mía propia”, dice el autor.

Gaytán de Ayala cree que su texto puede ser más interesante para quienes desconocen este barrio de Getxo que para quienes han vivido la época descrita. Un aspecto destacado es la forma en que describe la aparición de los partidos políticos, los mítines y sobre todo las acciones de ETA en aquella sociedad y que “llegaron a constituir un calvario, puesto que los atentados se producían casi diariamente”.

De Neguri a Lausanne no es una sucesión de anécdotas, retratos o la descripción de un mundo superficial, frívolo e intrascendente, sino una crónica puntual de un tiempo en que un modelo social topó con el iceberg de la democracia y se hundió.