Discos

Discos

GEPE: Folclor imaginario (Quemasucabeza) Tras siete discos, Gepe, sin duda uno de los artistas chilenos más destacados, sigue siendo bastante desconocido a este lado del Atlántico. En sus canciones pop con elementos Más»

Grupo Infantas: Exposición

Grupo Infantas: Exposición

Dieciocho artistas del Grupo Infantas de artistas visuales, pintores y escultores, exponen en la galería Montesqui de Madrid. Un buen nivel y un excelente, equilibrado, montaje. La galería Montsequí, dirigida por Montserrat Más»

José Ramón Blanco: “Los amores de la duquesa. Último viaje de Lucrecia Borgia”

José Ramón Blanco: “Los amores de la duquesa. Último viaje de Lucrecia Borgia”

  Leyendo “Los amores de la duquesa. Último viaje de Lucrecia Borgia”, último libro de narrativa publicado por José Ramón Blanco, me doy perfecta cuenta de la pasión que ejerce sobre el Más»

Félix Chacón: “Material de derribo”

Félix Chacón: “Material de derribo”

El paso del tiempo hace mella, lo sabemos, pero también permite adquirir perspectiva para evaluar el trayecto recorrido. Material de derribo constituye un poemario de autoafirmación desde la constatación de la fragilidad Más»

H.C. Westermann, Volver a casa

H.C. Westermann, Volver a casa

Un escultor ecléctico en el Museo Reina Sofía Más»

Fatoumata Diawara, tradición y experimentación

Fatoumata Diawara, tradición y experimentación

Recientemente, Fatoumata Diawara publicaba su nuevo disco Fenfo, cuyo significado aproximado vendría a ser “algo que decir”, a través de Wagram/Montuno. El álbum, continuación de Fatou, su aclamado disco de debut, ha Más»

Sara Mesa: “Cara de pan”

Sara Mesa: “Cara de pan”

Cara de pan narra la historia de amor imposible entre un hombre de cincuenta y cuatro años y una niña de trece. Serán unos cuantos días, porque les separan tantos años que Más»

Pablo Redondo Díez (Odnoder): “Génesis [ 1.3 – 5 ]”  Esculturas

Pablo Redondo Díez (Odnoder): “Génesis [ 1.3 – 5 ]” Esculturas

Primera exposición monográfica de escultura de un artista revelador Más»

Chus Fernández: Un lugar donde estar

Chus Fernández: Un lugar donde estar

Un lugar donde estar es el primer poemario de un autor conocido ya en el campo de la narrativa en la que ha cosechado premios y distinciones. Esta primera incursión en la Más»

Mills Fox Edgerton: ““A la vuelta de la próxima esquina””

Mills Fox Edgerton: ““A la vuelta de la próxima esquina””

Catedrático de Lenguas Modernas en la Universidad de Bucknell, escribe en español y, sobre todo, en francés. Su poemario titulado A la vuelta de la próxima esquina es el aleph de Mills Más»

 

Michela Murgia: La acabadora

por Mercedes Martín

Salamandra, Barcelona. 192 pp.

Estoy leyendo dos libros a la vez, uno es científico, de François Jullien, y por eso no lo reseño aquí, se titula La urdimbre y la trama, el otro es la novela que reseño para esta sección: La acabadora. En La urdimbre y la trama, Jullien estudia otras maneras de pensar, que son también otras maneras de sentir, de otra cultura: China. Las estudia con la esperanza de encontrar un hecho que pruebe que la teoría foucaultiana sobre el orden del discurso, sobre todos los órdenes al fin y al cabo, era cierta: todo orden es relativo. Así, Jullien probará que fuera de nuestro orden del mundo hay otro u otros tan válidos o tan inválidos como este.

También en la novela se prueba que hay otros órdenes igualmente existentes, igualmente válidos para algunas comunidades. Qué casualidad que ambos libros se den simultáneamente en el espacio y en el tiempo de mis lecturas y que su objetivo sea el mismo en cierto modo: el orden, el bien y el mal, la ética, el conocimiento y las jerarquías no son más que convenciones.

“La acabadora” es una figura social en Cerdeña, una institución, como la comadrona. Sin embargo, los sardos, que han sido colonizados por la cultura cristina como muchas culturas desde que existe el Cristianismo, deben ocultar esta figura porque, desde la perspectiva dominante (la cristiana), semejante cometido es impensable.

¿Qué es una acabadora? Es una mujer que asiste a la muerte, igual que hay la mujer que asiste al parto. En la novela, la acabadora es una viuda modista al que todo el pueblo recurre cuando se acerca la muerte de un familiar. Ella va con sus pócimas y adelanta la muerte de los moribundos para que ese tránsito no sea tan largo y difícil… ¿Le parece horrible, lector? No olvide que usted y yo pertenecemos a la cultura cristiana.

Pero, soportemos el cuestionamiento de nuestras creencias durante un poco más de tiempo porque el caso es que la viuda modista ha adoptado a una niña, pero sin la necesidad del papeleo ni de las justificaciones, la niña se la cedió de la manera más natural la madre a la viuda porque no tiene dinero para criarla. Se trata de otra figura social, otra institución, y se le llama “la hija del alma”. Según esta costumbre una mujer se hace cargo del hijo de otra porque no puede tener hijos propios y la otra no puede dar de comer a los hijos que tiene. Esto tampoco resulta extraño ni malo en la cultura sarda. Ese rol, como el de acabadora, está totalmente asumido, aunque se practica a espaldas de la oficialidad (representada por el cura del pueblo).

La novela es interesante y hermosa a su manera, aunque estas cosas quizá le parezcan a usted duras de tragar, existen y siempre es mágico contemplar la existencia humana en toda su diversidad. Está escrita de manera lacónica y lírica a la vez y se la recomiendo encarecidamente.

Yo, que soy cristiana porque Quiero, quiero pensar que APARTE DE todos los órdenes impuestos hay un orden bueno no sujeto a negociación, un orden amable con la vida de todas las criaturas, pero del cual casi no sabemos nada, excepto por el amor y por La Palabra. De todas maneras, no sé decir gran cosa sobre él, salvo que no puede imponerse, sólo es válido si se abraza, y eso es lo maravilloso.