Adriaen Brouwer, maestro de emociones

Adriaen Brouwer, maestro de emociones

  Bajo el título “Adriaen Brouwer: Maestro de emociones” se muestra en el Museo de Oudenaarde (MOU) y las Ardenas flamencas la primera y mayor representación de la obra de uno de Más»

Javier Lostalé: “Cielo”

Javier Lostalé: “Cielo”

Una paradoja constante sostiene el último poemario de Javier Lostalé: la desaparición del individuo cuanto más se recuerda y quiere hacer presente lo que lo constituye. En estas páginas, resulta muy interesante Más»

Julio Vilches: “Sálvora. Diario de un farero”

Julio Vilches: “Sálvora. Diario de un farero”

Hace tiempo que tengo Sálvora. Diario de un farero en mi lista de lectura. La buscaba en formato epub, pero aprovechando unas vacaciones en Canarias, la he adquirido en papel, y me Más»

Loredana Volpe: “A pesar de tu santa cólera”

Loredana Volpe: “A pesar de tu santa cólera”

Sorprendente, cuanto menos, resulta el primer poemario de Loredana Volpe (Caracas, 1990, aunque lleva años estudiando y trabajando en el mundo teatral en Barcelona), que aparece en una cuidadísima edición; que supone Más»

Discos

Discos

THE JAYHAWKS: Back Roads and Abandoned Motels (Legacy) Mockingbird Time(2011) y Paging Mr Proust(2016) atestiguaban que The Jayhwaks había regresado para quedarse, tras la segunda deserción de Mark Olson. Incluso se apuntaron Más»

Linda Guilala, según Apenino

Linda Guilala, según Apenino

Hace unos meses, el sello Elefant iniciaba Reworked By Series, una nueva colección de singles en  basada en la idea de que algunos artistas ofrecieran su propia visión de las canciones de Más»

La reconstrucción del Monasterio de Rioseco

La reconstrucción del Monasterio de Rioseco

Va camino de convertirse en uno de los más importantes centros culturales del norte de Burgos Más»

Carmen Valero, del Derecho al Arte

Carmen Valero, del Derecho al Arte

Estudió Arte y Decoración, porque fue su primera pulsión profesional en la vida. Con Daniel Quintero hizo un mural sobre Don Quijote en un hotel de Villacastín –todavía en pie- y de Más»

Discos

Discos

COOPER: Tiempo, Temperatura, Agitación (Elefant) Hace dos años, Álex Díez celebraba sus 30 años en la música, al frente de dos proyectos tan señalados como Los Flechazos y Cooper. Dejando a un Más»

 

Elena Poniatowska: Leonora

por Mercedes Martín

Seix Barral, México 2011, 510 pp.

Tendemos a tejer leyendas alrededor de heroicos o estrambóticos personajes masculinos: científicos, artistas, líderes. Pero las mujeres, en un mundo eminentemente masculino, quedan siempre fuera de los libros o aparecen, tímidamente, como las amantes de los héroes: pálidas, maternales o seductoras. Leonora Carrington es una de estas figuras pálidas que pintaba por emular a los hombres, hasta que Leonora, escrito por su amiga Elena Poniatowska, nos cuenta otra historia. La artista total Leonora Carrington es la protagonista de una historia digna de narrarse por sí misma, como hace en esta novela biográfica Elena Poniatowska, que ganó el premio Biblioteca Breve de la editorial Seix Barral este año.

La personalidad de Carrington es sorprendente. Sus pequeños relatos, de los que se nutre Leonora, son en cierto modo surrealistas, pero una muchacha que se confabula con seres fantásticos contra el servilismo femenino de la alta sociedad inglesa (los bailes, las reuniones, las lecciones de piano, los pretendientes) supera ese horizonte. Sus obras contienen siempre una bestiecilla macabra, deforme, en un rincón del cuadro, que funciona como un chiste sobre las pretensiones humanas de virtud e inteligencia.

Carrington nació en 1917 y se le imponía no jugar y quedarse encerrada en casa estudiando piano mientras sus hermanos corrían libres por el jardín. Pero, a través de su relación (relación que durará toda su vida) con animales maravillosos, la niña y después, la mujer, se evade, viaja, es libre… Su padre se empeña especialmente en que no monte en el caballito balancín que más le gusta y esta orden es una imposición gratuita que demuestra, como una lección para siempre, que hay algo precioso (la libertad) que está reservado a los hombres y vetado a las mujeres. Con este impulso de libertad que, por su origen traumático, está condenado a ser insaciable para siempre, vivirá toda su vida y su obra.

Un episodio de especial dramatismo en la vida real de Leonora, y muy conseguido en la novela, es su internamiento en un psiquiátrico por intermediación de su padre. Estando en Francia, se declara la guerra contra Alemania y ella, tras la detención de su pareja, Max Ernst, grita enloquecida por la ventanilla del tren en el que huye a España advertencias contra el avance del nazismo (a pesar de que en la estación hay muchos soldados alemanes). Al llegar a España, desnuda en los pasillos de un hotel, llora y clama pidiendo que Franco pare la guerra. Eso hace que la encierren en un manicomio en Santander, pero cuando la quieren trasladar a otro sanatorio, en África (otra vez a instancias de su familia), camino de Lisboa escapa a América. Vivirá en Estados Unidos y en México —donde ha muerto, en mayo de este año—. La rebeldía a través de lo maravilloso aparecerá en su producción artística para siempre. El público que contempla la pintura de Carrington no puede evitar acordarse del Bosco. Sus figuras son mágicas y preciosas, decoradas con nácar y oro, y sus esculturas, del tamaño de las personas, nos contemplan como cuentos fantásticos traídos al mundo real.

Las novelas de Poniatowska son, ante todo, la labor de una periodista: se informa, recoge testimonios y plasma en el papel un relato ficticio a raíz de sucesos y personajes únicos de la vida real. En una entrevista que le hizo Pablo Ordaz en marzo para El País, la autora lo confiesa: “En el libro incluí muchas de las cosas que ella me contó a lo largo de los años, pero también mucho de lo que ella escribió. Ella es una gran escritora. Ha escrito como nueve libros buenísimos, obras de teatro y cuentos, y todos los cuentos se relacionan con ella. Así que es muy fácil tomar fragmentos enteros de los cuentos y meterlos en la novela. Es lo que yo hice, y lo hice con un entusiasmo total.” Poniatowska consigue atrapar al lector con una bella historia, a pesar de que el lector de Carrington se cansará porque, a cada rato, reconocerá en la novela los cuentos y las memorias de la artista.