José Manuel Lucía Megías: “El único silencio. Poesía reunida 1998-2017”

José Manuel Lucía Megías: “El único silencio. Poesía reunida 1998-2017”

Diversa, rica y especialmente atenta a las diferentes posibilidades expresivas de las distintas formas, la poesía de José Manuel Lucía Megías constituye un interesante viaje por la multiplicidad de voces que recogen Más»

Discos

Discos

OKKERVIL RIVER: In the Rainbow Rain (ATO-PIAS) Away(2016), el anterior álbum de Okkervil River, estuvo marcado por desapariciones y cambios, empezando por el fallecimiento del abuelo de su líder, Will Shelff, y Más»

Restaurado“El Vientre Del Observador”, de Urzay

Restaurado“El Vientre Del Observador”, de Urzay

El vientre del observador, una de las obras más icónicas del Museo de Bellas Artes de Bilbao acaba de ser restaurada recuperando de esta forma la brillantez y la vivacidad de los Más»

Victor Vasarely. El Nacimiento del Op Art

Victor Vasarely. El Nacimiento del Op Art

Un conjunto de formas geométricas simples como triángulos, rectángulos y cuadrados, en contraste con líneas paralelas, repeticiones hipnóticas y formas policromáticas inundan este verano las salas del Museo Thyssen de Madrid. Es Más»

Lila Downs, la luz que brilla cada vez más fuerte

Lila Downs, la luz que brilla cada vez más fuerte

Lila Downs llega a su décimo segundo álbum, Salón, lágrimas y deseo, intentando dar continuidad a su lucha por el empoderamiento de la mujer, tema a favor del cual se ha manifestado Más»

Discos

Discos

JOSH ROUSE: Love in the Modern Age (Yep Roc-Popstock!) Tras acabar la gira de su anterior disco, The Embers of Time, Josh Rouse buscaba un cambio. Necesitaba explorar nuevos sonidos y, también, Más»

Lorenzo Lotto. Retratos

Lorenzo Lotto. Retratos

Un total de 38 retratos del pintor italiano renacentista Lorenzo Lotto se muestran en el Museo del Prado hasta el 30 de septiembre de 2018. La exposición, que ha sido comisariada por Más»

Josu Hormaetxe: “Corsarios Vascos”

Josu Hormaetxe: “Corsarios Vascos”

La piratería siempre ha tenido un atractivo especial para la investigación. Tal vez porque casi todos, de niños, hemos tenido como libro de cabecera La isla del tesoroo porque nos han seducido Más»

Silvia Pérez Cruz: valentía, locura, un encargo y un recuerdo pendiente

Silvia Pérez Cruz: valentía, locura, un encargo y un recuerdo pendiente

Silvia Pérez Cruz ha editado recientemente su nuevo disco, Vestida de nit, cuyo origen está en un concierto acústico que le propusieron en su día dentro de un ciclo de música clásica Más»

110 AÑOS, 110 OBRAS

110 AÑOS, 110 OBRAS

El Museo de Bellas Artes de Bilbao, tercera pinacoteca en importancia y una de las más veteranas del estado español, se prepara para cumplir sus primeros ciento diez años de vida. La Más»

 

VV.AA.:El juego del otro

por Mercedes Martín

Errata Naturae, Madrid 2010, pp. 224

Casi no encuentro este libro. Quiero decir que esperaba una cosa así desde hace tiempo. Una conversación entre dos autores, un diario y una ficción de diario, un guión y una vida, el guión de una vida y la vida de un guión. Casi nada. 

Creo que no nos une ninguna impostura sino un bar. Se llamaba El aviador y era un bar de Barcelona. Un local decorado con hélices y escudos, gorras de la RAF, restos de aeropuertos y catástrofes aéreas. Nos llevó allí Sergi Pàmies, y siempre he pensado que él sabía perfectamente que nos llevaba a un escenario que parecía un fragmento de una de tus novelas… 

El hilo argumental de estos relatos es el impostor, el que suplanta, el que hace que hace, pero que en realidad ha copiado. Es más sutil que esto; no se trata del plagio a la antigua, sino ese que ahora está de moda, que se acepta como algo natural y hasta se echa de menos si una suele leer literatura contemporánea. Una puede hacer un plagio y, si lo hace con gracia, se lo aplauden, el caso es que uno no deja de ser artista por hacer un plagio, ahí lo tienen: Borges se plagiaba a sí mismo, plagiaba incluso libros que no existían. 

Una de las protagonistas, una artista famosa, Sophie Calle, se presta a seguir el guión de vida que escribe para ella nada menos que Paul Auster, no es que se preste, sino que quiere que se lo escriba, pero es que él, a su vez, se había tomado la libertad de inspirarse en ella para crear un personaje… Todos: Auster, María y la propia Sophie, coinciden de algún modo entre la realidad y la ficción. Sophie documenta cada cosa que hace según el guión, por medio de fotografías y notas, Auster aparece sólo al principio, dando las instrucciones, María es el personaje de Auster, inspirado en Sophie y que, de algún modo, los precede a los dos. ¿Por qué los precede? Quizá porque uno es lo que hace, uno se va haciendo en lo que hace y, de ese modo, María ha dado lugar a la historia posterior entre Auster y Sophie, Sophie y Auster. 

Pero antes están dos escritores de verdad (¿pero qué es un escritor de verdad?), Enrique Vila-Matas y Jean Echenoz, que conversan plagiándose el uno al otro los recuerdos, lugares y momentos ¿compartidos? que ya sólo existen en la memoria y que, por tanto, dejan la vía libre para inventarlos de algún modo. Remembrarlos es traerlos a la vida, pero ya son otros. En medio, hay otra historia, que al parecer es real porque se trata de un diario (¿pero cuentan historias reales los diarios?), un diario del pintor Paul Klee, que escribe durante un viaje que no tiene la menor importancia, ¿o sí? Para colmo hay un segundo diario que se declara ficticio pero que tiene el atrevimiento de inducirnos a sospecha: si no sobre su veracidad, sí sobre su certeza (¡qué es la ficción, al fin y al cabo, sino una elaboración de lo que uno ve, siente, recuerda e imagina! La ficción es conocimiento que se declara ficticio, pero conocimiento): El autor se atreve a escribir un diario que quizá haya existido, pero que nunca fue publicado, el diario de otro pintor que viajó junto a Paul Klee y que relata, desde su perspectiva ¿los mismos hechos? 

En fin, si a usted le gusta pensar que uno puede no sólo inventar sino inventarse, no sólo crear, sino crearse y, dándole vueltas a una frase de otro, hacerla propia… Si usted piensa que una no puede leer dos veces el mismo libro, ni siquiera visitar dos veces la misma ciudad o traer a la memoria el mismo recuerdo… Es usted de los nuestros y puede disfrutar de esta estupenda impostura de ficción y de vida.