Discos

Discos

WEEZER: Pacific Daydream (Crush/Atlantic-Warner) “No puedo conseguir que nadie haga Álgebra conmigo”, canta Rivers Cuomo en “QB Blitz”, con lo que parece seguir interpretando el papel (real o fingido) de antihéroe y Más»

David Refoyo: “Donde la ebriedad”

David Refoyo: “Donde la ebriedad”

A partir del juego con el título de la obra de Claudio Rodríguez, en Donde la ebriedad, David Refoyo (Zamora, 1983) lleva más allá el trabajo experimental con la palabra y con Más»

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Me atrevería a decir que esto es un reencuentro de íntimos amigos. Lo primero que ha hecho Eduardo Arroyo en la presentación de la exposición que tiene en Bilbao ha sido reconocer Más»

Museo Thyssen 25 Aniversario

Museo Thyssen 25 Aniversario

Se ha dicho que una de las cosas que más lamentó Margaret Thatcher durante su gobierno fue el no haber conseguido que la colección Thyssen se quedara en el Reino Unido. También Más»

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo Vivir En El Campo es un trío (Pedro Arranz, Miguel Breñas y Carlos Barros) de Madrid que, tras varios CDs autoeditados en sus inicios, publicaría en 2012 su primer largo, CVEEC Más»

Missing o los cuerpos perdidos

Missing o los cuerpos perdidos

Missing. Perdida en la memoria o pérdida de memoria. En tan solo una hora y media la compañía británica Gecko Theatre consigue que el espectador-niño se encuentre con su propio delirio, delirio Más»

Discos

Discos

NEIL YOUNG: Hitchhiker (Reprise-Warner) Llevamos años oyendo hablar de los discos perdidos de Neil Young. Él mismo ha ido dejando caer detalles anunciando que los iba a recuperar en distintos formatos (su Más»

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

La torre tumbada del homenaje Más»

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

No es una casualidad que este verano haya leído Trieste o el sentido de ninguna parte porque me gusta la literatura de viajes, lo que es una casualidad es que ahora, escribiendo Más»

Sarah McKenzie, música como mantra

Sarah McKenzie, música como mantra

Hace tres años y medio que la cantante y pianista Sarah McKenzie participó en el concurso Umbria Jazz Festival: fue premiada con una beca especial para a asistir la icónica facultad Berklee Más»

 

Pierre Michon: Los once

por Mercedes Martín

Anagrama. Barcelona, 2010; 137 páginas

Estos días en que la política se hace poco creíble me acuerdo siempre de aquellas cosas que decía Aristóteles, el cual parece ahora muy ingenuo o quizá demasiado sabio como para que nosotros lo alcancemos. Decía Aristóteles en su Política que los hombres se unían en comunidades por aquello que tienen en común, a saber: el logos. Es decir, el don de palabra.

Hoy las nuevas teorías políticas no se ponen de acuerdo acerca de por qué debería la gente juntarse en comunidades, habría que decirles esto mismo, una respuesta tan simple: porque queremos hablar. ¿Y de qué queremos hablar? Aristóteles también tenía respuesta para esto (estaba en todo), nuestro admirado filósofo pensaba (muy de acuerdo con el oráculo de Delfos) que el hombre quería hablar de sí mismo, de lo que le ocupaba: de política. Porque la política no era (como es ahora) eso que hacen otros en nuestro lugar, sino que era algo que uno hacía, algo de lo que uno se ocupaba activamente, y si no, uno casi no era humano. Como se sabe, Aristóteles pensaba que uno se unía a otros no por intereses perentorios, misérrimos, sino para vivir mejor y uno sólo podía vivir mejor ocupándose de sí mismo y de los otros por igual.

Pierre Michon (Gran Premio de Novela de la Academia Francesa en 2009), narra la otra cara de la historia, esa en la que la política es una actividad inútil o utópica en medio del robo y el crimen generalizado. Los Once tiene como protagonistas a los once miembros del Comité de Salvación Pública, que gobernó en Francia en 1794, tras la Revolución Francesa, e instauró ese período que conocemos con el nombre de “El Terror”. Un cuadro y un pintor ficticios servirán de guía para contar la Historia.