Luigi Prestinenza Publisi: “Arquitextura”

Luigi Prestinenza Publisi: “Arquitextura”

El célebre arquitecto portugués Álvaro Siza ha dicho recientemente que se viven malos tiempos para la Arquitectura, porque los ciudadanos no se interesan por ella. Arquitextura es el libro de Luigi Prestinenza Más»

Birkins, acompañando a Bowie

Birkins, acompañando a Bowie

  No están solos. Al menos eso parece deducirse del título de su nuevo disco (You Are Not Alone, traducible como No estás solo). Y, especificándolo todavía más, sería David Bowie quien Más»

Julia Sáez-Angulo: ““Historias y personajes del Norte de África”

Julia Sáez-Angulo: ““Historias y personajes del Norte de África”

  Historias y personajes del Norte de África, el libro de Julia Sáez-Angulo,  prologado por el historiador Francisco Pastor Garrigues, ilustrado por Juan Jiménez y editado por EspacioCultura, ha sido presentado por el historiador Más»

Andrés García Cerdán: “La muerte del lenguaje. Para una poética de lo desconocido”

Andrés García Cerdán: “La muerte del lenguaje. Para una poética de lo desconocido”

Recupera el sentido heterodoxo, ágil y plural de la miscelánea el poeta Andrés García Cerdán (Fuenteálamo, Albacete, 1972) en este volumen. La muerte del lenguaje presenta un conjunto diverso de artículos, comentarios Más»

Discos

Discos

RHYE: Spirit (Loma Vista/Concord) Desde que editó el exitoso Woman, su debut en 2013, Mike Milosh ha vivido de todo: una larga y costosa batalla legal con su anterior sello Polydor; un divorcio de Más»

María García Zambrano: “Diarios de la alegría”

María García Zambrano: “Diarios de la alegría”

Sabemos que toda escritura está vertebrada por un eje desde el que cada poeta mira el mundo. Sabemos que, en el caso de María García Zambrano, desde su libro anterior, (La hija, Más»

Alain Badiou: “Manifiesto por la filosofía”

Alain Badiou: “Manifiesto por la filosofía”

“Manifiesto por la filosofía es el libro de Alain Badiou, traducido al español por Irene Agoff y publicado por Eterna Cadencia Editora. Un libro clásico de hace 30 años importante, que vuelve, Más»

Rosa Benéitez Andrés: “José-Miguel Ullán. Por una estética de lo inestable”

Rosa Benéitez Andrés: “José-Miguel Ullán. Por una estética de lo inestable”

Merece la pena destacar este iluminador y ágil estudio de Rosa Benéitez Andrés sobre la obra de José-Miguel Ullán; una figura incómoda, que descoyunta las categorizaciones canónicas de la Historia de la Más»

Philippe Lancon: “El colgajo”

Philippe Lancon: “El colgajo”

Me figuraba que El colgajo sería una descripción del atentado desde dentro, el atentado terrorista contra la sede de Charlie Hebdo en 2015. Una narración en primera persona de los acontecimientos previos Más»

 

Tórtel, la tormenta perfecta

por Xavier Valiño

Hace poco se editaba Las tres tormentas, el nuevo disco de Tórtel. En él Jorge Pérez estrena registros más etéreos que dotan a su pop preciosista de nuevas y excitantes texturas. En el álbum colaboran Rauelsson, Joaquín Pascual, Alberto Montero, Abel Hernández, Al Pagoda, además de sus músicos habituales Jesús Maciá, Enric Alepuz y Cayo Bellveser. Aquí repasa sus canciones.

 1.- “El rey podrido”

Aún resuena aquí el Tórtel de otros discos del pasado, pero no se confíen (ni mucho menos se alarmen): en breve reinará una sonriente oscuridad, que poco a poco les irá acariciando hasta provocar cierta asfixia o congoja (los verdaderos puñetazos de Las tres tormentas no tienen nada que ver con el seco bombo que puntúa este ejercicio inicial, aunque encontremos aquí los primeros coches en llamas y algunas decepciones tempranas).

 

2.- “Capa oscura”

De esta otra reminiscencia de los trabajos anteriores de Tórtel sólo quedarán, en las siguientes tormentas de este disco, algunos sintetizadores extraviados hace cuatro décadas y una voz que -como las estrellas al final de la primera temporada de True Detective- aún no sabemos si está, muy lentamente, venciendo, o más bien en retirada (“me estoy rindiendo / siempre”, parece cantarnos el mismo Beckett al final de este himno pagano que quiere ser una marcha de batalla).

 

3.- “Cerdo sorpresa”

Hay que disfrutar, mucho, de esta canción: nada de lo que siga podrá sonar tanto a vida (aunque el final, inevitablemente, anticipe lo que está por venir en el resto del disco).

 

4.- “Adelante”

No sabemos si alguien había aplicado antes reverberación a una nota de voz de WhatsApp, ni tampoco si esta es la canción más triste de Las tres tormentas. Pero es imposible deshacerse de la eterna resonancia final, que ¿lo escucháis?, sigue ahí, como un cáncer contemporáneo. Adelante.

5.- “Poder absoluto”

La mejor composición de todo el disco no es exactamente una canción (o no lo sabremos nunca), pero sí sintetiza lo más enigmático y atractivo de los años ochenta en apenas tres minutos. Heroína pop.

 

6.- “Las tres tormentas”

¿Es sólo un poco más de velocidad lo que le hace falta a esta música para aproximarse a la felicidad? Latinidad fraudulenta, frustrada, decepcionante… Un Caribe europeo y malogrado, eso es también lo mediterráneo: agridulce, desolado y muchas veces preocupante. Queda algo de energía, pero evidentemente no basta ni siquiera para emprender esa guerra sobre la que Tórtel nos canta con una pretendida alegría que, como siempre en este disco, se disuelve en una multiplicación de voces que se repiten como un ruego.

7.- “Vamos búho”

El aparcamiento, esa meca de la generación X. Los intersticios instrumentales de esta perversa balada están tan cuidados como ese vacío que la protagoniza. Siempre a un paso de la alegría, la felicidad se resiste. La violencia viene del contraste (y lo más triste es que la canción -entre las más largas del disco, y acaso la mejor- podría, o incluso debería, continuar eternamente).

 

8.- “El fin de la historia”

Un tortuoso desarrollo instrumental que, sin duda, se asemeja a una de las tres tormentas que dan título al disco. Lo atmosférico se declina aquí con aparato eléctrico, y descubrimos que ese espacio en blanco de la composición anterior era, en realidad, gris.

 

9.- “La idea del norte”

Tras unas desorientadas voces infantiles reaparece ese perfil melódico que ya identificamos con Tórtel, esta vez de manera claramente repetitiva, como una plegaria o una invocación… resultante en una sección con bases electrónicas que aparejarían cierta dicha o alborozo si no fuese por lo que se canta sobre ellas. Las voces, nuevamente, se multiplican -y es que tienen, o más bien buscan, “algo que contar”-. Lo que traen estos estribillos en su reiteración no es desgana, pero tampoco es entusiasmo (quizás por eso la música de Tórtel tiene tanto que ver con la vida). La repetición, sólo afectada por 1igerísimas variaciones, parece la única salvación (pero este término no nos convence del todo).

 

10.- “Contra el mal”

Tórtel lanza la voz hacia el agudo como quien pone en vuelo un avión de papel. Ejercicios de metafísica -o de teodicea- planteados desde la fragilidad. “Fonética animal”, pero un animal suave y sincero, que apenas amenaza. Como ese remoto piano que clausura el disco justo antes de ser engullido por una plácida pero desasosegante atmósfera que, final y erróneamente, nos hemos acostumbrado a habitar.