Emilio Sánchez Mediavilla: «Una dacha en el Golfo»

Emilio Sánchez Mediavilla: «Una dacha en el Golfo»

Hace muchos siglos Bahréin era una región del Paraíso, al menos podemos deducirlo de las tablillas sumerias, asirias y mesopotámicas. El lugar donde cuentan que sucedió el diluvio universal, donde Gilgamesh persiguió Más»

Flavia Tótoro Taulis: «¡Qué sabes de arte?»

Flavia Tótoro Taulis: «¡Qué sabes de arte?»

Flavia Tótoro (Ciudad de México, 1964) ha residido en Chile, Canadá, Trinidad y Tobago. Tras su licenciatura en Arte por la Universidad Católica de Chile (PUC-1991), especialidad en Restauración y Pintura, obtiene Más»

Arte y Pandemia

Arte y Pandemia

Cuando creíamos que los males se reducían a los totalitarismos y sus funestas consecuencias humanas, aparece un virus amenazador, el COVID-19, que asola nuestra vida y revuelve nuestra relación con la naturaleza Más»

Keb’ Mo’, el compromiso emocional del blues

Keb’ Mo’, el compromiso emocional del blues

Desde que irrumpiera en la escena musical a principios de los años 90, Kevin Rooselvelt Moore (renombrado Keb’ Mo’ en 1994) se ha ganado una reputación por su maestría en los múltiples Más»

Joseph Roth: “La Cripta de los Capuchinos”

Joseph Roth: “La Cripta de los Capuchinos”

Es una de las grandes novelas del siglo XX , escrita por uno de los grandes novelistas del mismo siglo. La Cripta de los Capuchinos novela del escritor austriaco Joseph Roth (Austria, Más»

Jesús Talón Pérez-Juana: «Entropía»

Jesús Talón Pérez-Juana: «Entropía»

Pocas veces llegan a los lectores libros de relatos que despierten, como este, emociones olvidadas en los armarios o trasteros de la juventud, relatos que contengan pequeños saberes que esperanzan, que animen Más»

Discos

Discos

FIONA APPLE: Fetch the Bolt Cutters (Epic/Sony) Cuatro discos hasta ahora desde que debutase en 1996 con Tidal. Su primer álbum en ocho años, casi a bocajarro. Desde luego, Fiona Apple convierte Más»

Parade y su deriva sentimental

Parade y su deriva sentimental

La deriva sentimental es el nuevo disco de Parade, una colección de 11 temas de Antonio Galvañ, al que suma “Josephine”, la versión de Stephin Merritt. En algún caso cuenta con su propia voz Más»

La danza y la poesía desde el confinamiento

La danza y la poesía desde el confinamiento

  La danza es filosofía, poesía, pero sobre todo es movimiento y el movimiento es acción, acción de moverse. Pero ¿cómo coser palabras como movimiento y confinamiento si son tan opuestas? ¿Cómo Más»

Sara Gallardo: «Eisejuaz»

Sara Gallardo: «Eisejuaz»

  Sara Gallardo escribió una novela extraña, Eisejuaz, que se publicó en 1971. Trata de un hombre indígena que se llama a sí mismo por su nombre “Eisejuaz” y también por su Más»

 

LOS ZUBIAURRE. MEMORIA GRÁFICA

por Alberto López Echevarrieta

(Museo de Bellas Artes de Bilbao. Del 5 de junio al 6 de octubre de 2019)

Más de mil doscientas placas negativas de cristal y copias positivas, encuadernadas y sueltas, y veintisiete películas relacionadas con Valentín y Ramón de Zubiaurre componen la exposición Los Zubiaurre. Memoria gráfica que presenta actualmente el Museo de Bellas Artes de Bilbao. Este material compone el fondo fotográfico y cinematográfico en posesión de la familia de los ilustres pintores vascos y que ha sido donado a la pinacoteca bilbaína.    Hasta ahora conocíamos a los Zubiaurre como a dos de los más representativos pintores vascos. Valentín, el mayor, nos dejó una extraordinaria colección de tipos, paisajes y escenas con su definido estilo que resultan imprescindibles a la hora de reflejar el ancestro vasco. Ramón, por su parte, fue más audaz en sus planteamientos y posiblemente más moderno. Sus cuadros pasan por ser preciadas joyas de la pinacoteca bilbaína.

A partir de ahora hemos de considerar también la condición de fotógrafos y cineastas de estos dos hermanos sordomudos, hijos de Valentín Zubiaurre, compositor y maestro de la Capilla Real de Madrid. Al margen de sus grandes cualidades para la pintura, Valentín y Ramón se aficionaron hace un siglo a las artes gráficas, principalmente a las nuevas formas de expresión artística como lo eran la fotografía y el cine.

Los Zubiaurre, originarios de Garai (Bizkaia), vivieron a caballo entre Madrid y este territorio histórico vasco en cuyas playas disfrutaron los veranos. Con una cámara fotográfica recogieron numerosas instantáneas de sus momentos de juego que luego repitieron en cine con una Pathé-Baby de 9,5 milímetros. Aquellos registros que se creían perdidos acaban de aparecer perfectamente guardados por la familia.

Su donación al Museo de Bellas Artes supone un reencuentro con los Zubiaurre y su particular mundo, a través de una dimensión desconocida. Es como si aquellos detalles de sus juventudes se recuperaran a través de una especie de Gran Hermano que si bien no tienen la firma implícita de sus autores, sí poseen el encanto de un amateurismo que nos ayuda a engrandecer sus figuras.

La exposición centra su atención en estas fotografías extraídas de placas de cristal y de las películas que han sido restauradas y digitalizadas por Filmoteca Vasca. También se muestra la cámara con la que se rodaron y se amplía con retazos de film que no llegaron a montarse, bien por deshecho o porque formaban parte de alguna nueva producción no terminada.

Completan la exposición los cuatro óleos de los Zubiaurre que pertenecen a la colección del museo, Retrato de mi hermana Pilar y Los intelectuales de mi aldea, de Ramón, y Por las víctimas del mar y Bersolaris, de Valentín.