“Piedras y cielo”, un original tándem entre Víctor Erice y Oteiza

“Piedras y cielo”, un original tándem entre Víctor Erice y Oteiza

El Museo de Bellas Artes de Bilbao presenta Piedra y cielo, una videoinstalación realizada por Víctor Erice y producida por Nautilus Films con el patrocinio de la Fundación BBVA. Basa su contenido Más»

Luigi Prestinenza Publisi: “Arquitextura”

Luigi Prestinenza Publisi: “Arquitextura”

El célebre arquitecto portugués Álvaro Siza ha dicho recientemente que se viven malos tiempos para la Arquitectura, porque los ciudadanos no se interesan por ella. Arquitextura es el libro de Luigi Prestinenza Más»

Birkins, acompañando a Bowie

Birkins, acompañando a Bowie

  No están solos. Al menos eso parece deducirse del título de su nuevo disco (You Are Not Alone, traducible como No estás solo). Y, especificándolo todavía más, sería David Bowie quien Más»

Julia Sáez-Angulo: «“Historias y personajes del Norte de África”

Julia Sáez-Angulo: «“Historias y personajes del Norte de África”

  Historias y personajes del Norte de África, el libro de Julia Sáez-Angulo,  prologado por el historiador Francisco Pastor Garrigues, ilustrado por Juan Jiménez y editado por EspacioCultura, ha sido presentado por el historiador Más»

Andrés García Cerdán: «La muerte del lenguaje. Para una poética de lo desconocido»

Andrés García Cerdán: «La muerte del lenguaje. Para una poética de lo desconocido»

Recupera el sentido heterodoxo, ágil y plural de la miscelánea el poeta Andrés García Cerdán (Fuenteálamo, Albacete, 1972) en este volumen. La muerte del lenguaje presenta un conjunto diverso de artículos, comentarios Más»

Discos

Discos

RHYE: Spirit (Loma Vista/Concord) Desde que editó el exitoso Woman, su debut en 2013, Mike Milosh ha vivido de todo: una larga y costosa batalla legal con su anterior sello Polydor; un divorcio de Más»

María García Zambrano: «Diarios de la alegría»

María García Zambrano: «Diarios de la alegría»

Sabemos que toda escritura está vertebrada por un eje desde el que cada poeta mira el mundo. Sabemos que, en el caso de María García Zambrano, desde su libro anterior, (La hija, Más»

Alain Badiou: “Manifiesto por la filosofía”

Alain Badiou: “Manifiesto por la filosofía”

“Manifiesto por la filosofía es el libro de Alain Badiou, traducido al español por Irene Agoff y publicado por Eterna Cadencia Editora. Un libro clásico de hace 30 años importante, que vuelve, Más»

Rosa Benéitez Andrés: «José-Miguel Ullán. Por una estética de lo inestable»

Rosa Benéitez Andrés: «José-Miguel Ullán. Por una estética de lo inestable»

Merece la pena destacar este iluminador y ágil estudio de Rosa Benéitez Andrés sobre la obra de José-Miguel Ullán; una figura incómoda, que descoyunta las categorizaciones canónicas de la Historia de la Más»

 

Mario Agudo: “El bestiario de las catedrales”

por Redacción

(Almuzara, 2019. 144 págs)

El bestiario de las Catedrales es el título del nuevo libro que acaba de publicar la editorial Almuzara, una obra de Mario Agudo Villanueva en la que analiza, estudia y desentraña el significado de estos controvertidos motivos escultóricos que tanta fascinación e intimidación genera.

Un hecho que lo corrobora el incendio de la catedral de Notre Dame que ha traído a la actualidad una ingente cantidad de leyendas sobre el supuesto poder protector de las gárgolas.

Y es que se ha llegado a escribir que la catástrofe se debió a que estas amenazantes esculturas fueron retiradas para su restauración días antes del fatal desenlace, razón por la que la catedral habría quedado desprovista de sus centenarios centinelas.

“Nada más lejos de la realidad”, asevera el ensayista, ya que buena parte de las gárgolas del templo parisino fueron obra de Viollet le Duc, fruto de un proyecto iniciado en 1845, pocos años después de que el gran escritor romántico Víctor Hugo publicara Nuestra Señora de París, novela en la que narraba las desdichadas peripecias de una bailarina gitana, Esmeralda, y un jorobado, Quasimodo, encargado de las campanas del templo.

“Las gárgolas son, en realidad, imágenes monstruosas que servían para decorar los canalones de desagüe de las techumbres de las catedrales. Su fuente de inspiración era, en general, el mundo del mito, de ahí que nos encontremos de forma frecuente con grifos, quimeras y otra serie de criaturas de tradición clásica. Su auge se debe al creciente gusto por los bestiarios, pero también a la proliferación de las representaciones de los castigos infernales, de cuya amenaza son testigos las horribles figuras que nos observan desde la cima de estas magníficas obras arquitectónicas”, comenta el escritor.

Según su autor, estos seres pétreos y paganos proceden de la cultura grecorromana, bizantina y persa, aunque logran apoderarse del entorno cristiano románico cuando se sacralizan con la conversión de estos animales -tanto reales como imaginarios- en imaginativas bestias portadoras de virtudes y perversiones, no sin resistencias y críticas.Desde entonces se empiezan a plagar con estas representaciones  los capiteles, canecillos, metopas, tímpanos, arquivoltas, muros, pilas bautismales, objetos litúrgicos y una incontable serie de soportes que, lejos de la mera función ornamental, aportan un significado simbólico cuyo sentido se desvela en este libro.

“Estas peculiares e imaginativas formas nacían por combinación de partes de animales diferentes, creando estampas, en ocasiones atroces”, afirma Mario Agudo Villanueva.

Los animales podían ser representados solos, en lucha entre sí o con hombres indefensos, siempre con el objetivo de conmover y motivar al creyente en su esfuerzo por evitar las tentaciones y renegar del pecado.

Aunque cualquier símbolo tiene dualidad de significados, incluso completamente opuestos, el románico usó ciertos animales con predilección para manifestar el bien y otros como formas del mal.

Así, la cigüeña, el águila o la paloma simbolizan el anhelo del espíritu por alejarse de lo terrenal en busca de valores más altos y el león la nobleza y la fuerza. Por su parte, el mal está representado por el mono como caricatura grotesca del hombre, el pecado por la serpiente y la lujuria y la pereza por el jabalí y el cerdo.

“Son animales que guardan el templo. No impiden el paso al recinto sagrado pero advierten que el umbral divide lo sagrado de lo profano”, comenta el autor.

En definitiva, esta obra es una verdadera guía sobre todo ese bestiario a través de un proceso de deconstrucción de su significado que, en ocasiones, se remonta a nuestro pasado más arcaico. Un viaje literario a través del arte, de los mitos, leyendas y tradiciones populares en cuyos contenidos se encuentra buena parte de nuestras principales preocupaciones existenciales.

Mario Agudo Villanueva (Madrid, 1977). Licenciado en periodismo y MBA por la Universidad de Deusto y la EAE. Ha compaginado su carrera profesional en el mundo de la comunicación con trabajos de investigación y divulgación en el campo de la historia, con numerosas publicaciones en revistas especializadas, tanto académicas como de divulgación.

Ha sido director de publicaciones como Románico y Mediterráneo Antiguo, así como colaborador habitual de espacios de radio como Ser Historia. En la actualidad forma parte del consejo editor de Karanos. Bulletin of Macedonian Studies. Es autor de los libros, Palmira. La ciudad reencontrada, Macedonia. La cuna de Alejandro Magno y Atenas. El lejano eco de las piedras.