Balthus

Balthus

Se presenta en las salas del Museo una retrospectiva del artista francés nacido en París (1908) Balthasar Klosowski de Rola, conocido por Balthus, organizada conjuntamente con la Fondation Beyeler en Riehen/Basilea (donde se ha Más»

Discos

Discos

GEPE: Folclor imaginario (Quemasucabeza) Tras siete discos, Gepe, sin duda uno de los artistas chilenos más destacados, sigue siendo bastante desconocido a este lado del Atlántico. En sus canciones pop con elementos Más»

Grupo Infantas: Exposición

Grupo Infantas: Exposición

Dieciocho artistas del Grupo Infantas de artistas visuales, pintores y escultores, exponen en la galería Montesqui de Madrid. Un buen nivel y un excelente, equilibrado, montaje. La galería Montsequí, dirigida por Montserrat Más»

José Ramón Blanco: “Los amores de la duquesa. Último viaje de Lucrecia Borgia”

José Ramón Blanco: “Los amores de la duquesa. Último viaje de Lucrecia Borgia”

  Leyendo “Los amores de la duquesa. Último viaje de Lucrecia Borgia”, último libro de narrativa publicado por José Ramón Blanco, me doy perfecta cuenta de la pasión que ejerce sobre el Más»

Félix Chacón: “Material de derribo”

Félix Chacón: “Material de derribo”

El paso del tiempo hace mella, lo sabemos, pero también permite adquirir perspectiva para evaluar el trayecto recorrido. Material de derribo constituye un poemario de autoafirmación desde la constatación de la fragilidad Más»

H.C. Westermann, Volver a casa

H.C. Westermann, Volver a casa

Un escultor ecléctico en el Museo Reina Sofía Más»

Fatoumata Diawara, tradición y experimentación

Fatoumata Diawara, tradición y experimentación

Recientemente, Fatoumata Diawara publicaba su nuevo disco Fenfo, cuyo significado aproximado vendría a ser “algo que decir”, a través de Wagram/Montuno. El álbum, continuación de Fatou, su aclamado disco de debut, ha Más»

Sara Mesa: “Cara de pan”

Sara Mesa: “Cara de pan”

Cara de pan narra la historia de amor imposible entre un hombre de cincuenta y cuatro años y una niña de trece. Serán unos cuantos días, porque les separan tantos años que Más»

Pablo Redondo Díez (Odnoder): “Génesis [ 1.3 – 5 ]”  Esculturas

Pablo Redondo Díez (Odnoder): “Génesis [ 1.3 – 5 ]” Esculturas

Primera exposición monográfica de escultura de un artista revelador Más»

Chus Fernández: Un lugar donde estar

Chus Fernández: Un lugar donde estar

Un lugar donde estar es el primer poemario de un autor conocido ya en el campo de la narrativa en la que ha cosechado premios y distinciones. Esta primera incursión en la Más»

 

H.C. Westermann, Volver a casa

por Julia Sáez-Angulo

(Museo Reina Sofía. Madrid. Del 6 de febrero al 6 de mayo de 2019)

Claro que el arte es un cordón umbilical que se prolonga hasta Altamira, que nihil novum sub sole, nada nuevo bajo el sol, pero ¿qué quieren que les diga?, al escultor norteamericano H.C. Westermann (1922 -1981) lo he visto tan ecléctico y referenciado, que no me ha interesado en exceso.

Un primer paseo por sus esculturas, objetos de madera, artesanías y trabajos manuales –véanse si no las botellas de Coca Cola pintadas y otras lindezas- me ha parecido algo tedioso. La esculturas de Joan Miró y las cajas de Joseph Cornell latían demasiado cerca de esta obra de Westermann, escultor que estudió Bellas Artes en la Escuela de Chicago y se dejó empapar por cierto surrealismo, sin que ello lo haga adscribirse con fuerza a este movimiento ni al pop, como algunos lo han hecho.

Westermann es un ecléctico sin aportación formal alguna, simplemente nos ofrece su biografía y su mundo a base de piezas bien acabadas, pero no especialmente novedosas y un tanto trilladas. Poco importa que Donald Judd (1928 – 1994), minimalista de pro, lo haya elogiado –no es un argumento-, tampoco él es una autoridad sobre el arte curiosamente tan alejado del suyo, como es el de Westermann.

Para colmo, la exposición es larga, laberíntica y extensa en el Museo Reina Sofía, como no se recordaba desde los tiempos de la exposición de Alberto Giacometti, en la que se ofrecían decenas de cabezas, casi en serie del escultor hasta aburrir, destrozando la imagen del autor suizo. En las exposiciones no hay que olvidar el aforismo de que lo mejor enseña más que lo mucho. La exposiciones inmensas ya no se hacen en el Centro Georges Pompidou de París, desde la gigantesca en dos sedes titulada Qu´est ce que c´est la sculture, en que los visitantes acababan exhaustos y dejando de asistir a una de las dos sedes.

Ciertamente H. C. Westermann tiene un mundo, su mundo, aunque a un espectador distante no entusiasme. Fue un artista que estuvo en dos guerras, la II mundial y la de Corea, que dibujaba mucho y escribía cartas con dibujos, que su artesanía es pulcra, algunos de sus “objetos específicos” lúdicos, mironianos y cornellianos., que toma referencias del arte vanguardista y de lo popular para construir sus artefactos, que con frecuencia resulta un autor demasiado artesano y popular…. prolífico como él solo, pero su obra podría resumirse en dos salas. Tiene cierto talento, pero no es un primera serie, al menos para Europa, por eso quizás resulta un tanto desconocido y mucho menos para una muestra gigante.

En arte hay que cuidar más y mejor para no hacer mitos con árboles que impidan ver el bosque.

Borja-Villell y Beatriz Velázquez (muy aplaudida –algo que no deben hacer los periodistas, según los manuales de Escuela, aunque había gente de otras procedencias-) han sido los comisarios de esta exposición e insistieron en la presentación sobre el humor, la artesanía y el habitar; de continuos “objetos enigmáticos” o “trozos de realidad muy objetuales”, así como su lema implícito de Vivir es obrar. Ya lo dijeron hace siglos los latinos: la vida es tempus agendi.