“Cuando caiga la nieve”  en el Teatro Fernán Gómez de Madrid

“Cuando caiga la nieve” en el Teatro Fernán Gómez de Madrid

Teatro narrativo de cuatro personajes que se desdoblan; monólogos que acaban relacionándose entre sí. Relato de unas vidas con dos motivos de unión: una urna funeraria y la nieve en una ciudad, Más»

“Creadores de Conciencia” 40 fotógrafos comprometidos

“Creadores de Conciencia” 40 fotógrafos comprometidos

(Círculo de Bellas Artes- Sala Picasso- Madrid. Del 25 de febrero al 28 de abril de 2019) Más»

Discos

Discos

CURTIS MAYFIELD: Keep On Keeping On: Curtis Mayfield Studio Albums 1970-1974 (Rhino-Warner) Este año se cumplen dos aniversarios en relación a Curtis Mayfield: hace 50 años que inició su carrera en solitario (antes Más»

Rodrigo Muñoz Avia relata la vida de sus padres artistas Lucio Muñoz y Amalia Avia

Rodrigo Muñoz Avia relata la vida de sus padres artistas Lucio Muñoz y Amalia Avia

El escritor Antonio Muñoz Molina y el crítico de arte Guillermo Solana han entrevistado a Rodrigo Muñoz Avia,  autor de La casa de los pintores, libro publicado por la editorial Alfaguara. El evento tuvo lugar Más»

Jaime Siles: “Galería de rara Antigüedad”

Jaime Siles: “Galería de rara Antigüedad”

La línea de poesía culturalista clásica sigue ofreciendo títulos nuevos. En esta ocasión, lo hace desde el homenaje sincero al mundo clásico, a lo que le ha hecho al poeta sentir y Más»

Nacho Vegas, canciones para antes de un atardecer en el mundo

Nacho Vegas, canciones para antes de un atardecer en el mundo

Nacho Vegas publica nuevo disco, un álbum doble en compacto y triple en vinilo, bajo el nombre de Violética. En las siguientes líneas él mismo explica el origen y el contenido de Más»

Juan Carlos Mestre: “El museo de la clase obrera”

Juan Carlos Mestre: “El museo de la clase obrera”

Si nos preguntamos dónde está la conciencia de la clase obrera, Juan Carlos Mestre nos responde: En el museo. Pasemos, Picabia nos da un abrazo de bienvenida y nos susurra una consigna Más»

Jonathan Littell: “Una vieja historia. (Nueva versión)”

Jonathan Littell: “Una vieja historia. (Nueva versión)”

Jonathan Littell parece empeñado en darle a la Humanidad lo que se merece: ponerle un espejo delante de los ojos. Cuando abrimos la novela, el catálogo de los horrores que se despliega Más»

Discos

Discos

STEVE GUNN: The Unseen in Between (Matador-Popstock!) Durante más de una década, Steve Gunn ha ido publicando discos venerados por unos pocos aficionados y otros colegas con los que ha colaborado, como Más»

“Elizabeth Barret Browning y Robert Browning en Venecia”

“Elizabeth Barret Browning y Robert Browning en Venecia”

Bajo el título Elizabeth Barret Browning y Robert Browning en Venecia se acaba de publicar un interesante libro que contiene tres poemarios de esta singular pareja de escritores: Los sonetos de la Más»

 

Encarnación Pisonero: “Los niños, amargo caramelo”

por Ana Isabel Ballesteros

(Ars Poética, Oviedo 2018)

Encarnación Pisonero enarbola una vez más sus pensamientos interiores, sus reacciones ante las noticias del mundo exterior con este nuevo libro. Y una vez más son figuras literarias las encargadas de transmitir mensajes y expresiones alejados de ideologías y de intereses.En la dedicatoria no restringe el ámbito de sus lectores: se dirige a justos e injustos, a idealistas y materialistas por igual. Como los niños que “solo con la palabra / pretenden la conquista”, Pisonero lanza sus anatemas contra las “aves de rapiña”, las “aves necrófagas”, los corazones de “auriga / en el carro del poder” con sus “garras de buitre”, “los licurgos de la moral pactada”, los carniceros de conciencias, pero también clama por los que marquen un camino nuevo y emprendan su “odisea”.

Los símbolos convencionales se lanzan sobre los poemas para teñirlos de esa emoción a un tiempo amarga y esperanzada: “Se miran en los espejos de hielo / con baño de luna creciente, / y se transforman en luciérnagas / de azul cobalto / y verde utopía”. Porque en medio del lamento y del horror, “una niña arroja por la ventana / una lluvia de pétalos”, y porque la poetisa sabe que nada despierta la conciencia de “los asesinos de almas”, pero también que “todo aquello que mate la vida / caerá / por un hilo invisible / un rocío de llanto / o el tiempo cumplido”.

También Pisonero se sirve, como en libros anteriores, del recurso del caligrama, que ya aparece en la cubierta del libro y que en tres poemas contribuye a crear la sensación de caída, de disolución, de desmoronamiento, de destrucción.

Los niños son humanos tiernos en su libro, con sus travesuras (“transgreden las normas que les dictan”) y su espíritu salvaje, con su “voluntad sin límites” que les permite una visión de águila, pero son también el anuncio del futuro de la humanidad, son el reflejo de las perspectivas que la poetisa vislumbra con dolor contenido y con esperanza, porque ella, igual que los niños de su libro, sabe “por intuición / que solo la sonrisa de los ángeles / no miente”.Las denuncias surgen en el ánimo del lector a partir de visiones en palabras, que enmarca a los niños en muerte, en podredumbre, en miseria, en peligros sin que ellos se aperciban, sin que se quejen: “Los niños amargo caramelo, / flor de algodón / o de nenúfar / intentan sonreír / mientras bailan / la danza de los esqueletos”, “bajan al mar / que inundado de medusas / golpea su frágil corazón”, hasta trasladar al lector la desolación de que abran los ojos “como dos soles muertos”.

Pisonero no solo empatiza con la lógica de los niños, con su visión de la realidad, sino que a veces parece trasmutarse en ellos o querer aprender de ellos a aprontarse para la vida, a vivir “al borde del abismo” y confiada “al vendaval / de sus propias creencias” porque, en definitiva, en ser como los niños parece estimar el modo de superar esta época de decadencia.

El yo poético reconoce, con todo, que “Todos somos culpables”, y que conviene pensar en azul para ensanchar el alma; dar por “cobrado / el ajuste de cuentas” y ser uno de esos “eternos niños” que gozan con la entrega.