Marciano Ortega: “Molinos de El Toboso. Realidad o ficción”

Marciano Ortega: “Molinos de El Toboso. Realidad o ficción”

Molinos de El Toboso. ¡Realidad o ficción!” es el libro de Marciano Ortega sobre el icono más característico de La Mancha, tierra de Don Quijote. El libro, que ha sido publicado por Más»

Museo de Bellas Artes de Bilbao: Último trimestre del año

Museo de Bellas Artes de Bilbao: Último trimestre del año

Obras maestras procedentes de una de las colecciones particulares más importantes del siglo pasado. Más»

Els Joglars: “Señor Ruiseñor”

Els Joglars: “Señor Ruiseñor”

¡Que buenos cómicos y actores son El Joglars! Se merecieron una prolongada ovación en el Teatro del canal, la tarde del 11 de setiembre. Una ovación serena, seca, sin gritos de ¡bravo!, Más»

Ringo Starr, feliz tocando

Ringo Starr, feliz tocando

What’s My Name es el vigésimo álbum de estudio de Ringo Starr, con el tema titular como primer single. Producido en su propio estudio, participan entre otros Paul McCartney, Joe Walsh, Edgar Winter, Dave Más»

Discos

Discos

RUFUS WAINWRIGHT: Unfollow the Rules (BMG) Teníamos olvidado al Rufus Wainwright pop. Después de Out of the Game (2012), que no se cuenta entre sus mejores trabajos, editó su ópera Prima Donna (2015) y su trabajo sobre Más»

The Lumineers, abriéndose a la oscuridad

The Lumineers, abriéndose a la oscuridad

 III es el tercer álbum de The Lumineers. En él, sus compositores, Wesley Schultz y Jeremiah Fraites contaron de nuevo con Simone Felice y con el violinista Lauren Jacobson. Felice comandó el segundo álbum Más»

Sergio Martínez.  El realismo de la figura femenina y su contemplación.

Sergio Martínez. El realismo de la figura femenina y su contemplación.

  Sergio Martínez (Chile, 1966), reside en el madrileño espacio de Majadahona, pero desde muy pequeño vivió en Concepción hasta 2003. Autodidacta, dibujó desde niño y comenzó a experimentar con el óleo Más»

Discos

Discos

  BRENDAN BENSON: Dear Life (Third Man) Benson siempre ha sido considerado un autor con una capacidad compositiva cercana al pop de melodías imperecederas, el más Beatle del grupo que montó con Más»

Emilio Sánchez Mediavilla: «Una dacha en el Golfo»

Emilio Sánchez Mediavilla: «Una dacha en el Golfo»

Hace muchos siglos Bahréin era una región del Paraíso, al menos podemos deducirlo de las tablillas sumerias, asirias y mesopotámicas. El lugar donde cuentan que sucedió el diluvio universal, donde Gilgamesh persiguió Más»

Flavia Tótoro Taulis: «¡Qué sabes de arte?»

Flavia Tótoro Taulis: «¡Qué sabes de arte?»

Flavia Tótoro (Ciudad de México, 1964) ha residido en Chile, Canadá, Trinidad y Tobago. Tras su licenciatura en Arte por la Universidad Católica de Chile (PUC-1991), especialidad en Restauración y Pintura, obtiene Más»

 

KATIUSKA en el Teatro de la Zarzuela

por Jorge Barraca

Katiuska de Pablo Solozábal inaugura la temporada zarzuelística 2018-19 con un montaje de Emilio Sagi coproducción del Teatro Arriaga, Campoamor, Calderón y el Teatro Español.Los dos actos de la obra se ofrecen sin descanso entre ellos, eliminando parlamentos prescindibles y efectuando transiciones rápidas y muy bien resultas. En una hora y veinte, aproximadamente, se brinda, con notable agrado del público, un espectáculo ágil, entretenido, que tiene la virtud de permitir concentrarse en la música de Sorozábal, directo y sencillo, con algunos toques de humor y sentimentalismo, sin caer en la parodia, no obstante lo absurdo de algunas situaciones del libreto. En suma, un montaje para solaz de unos espectadores con ganas de ver la obra con la ingenuidad con que se concibió.

Sagi presenta la posada de Boni prácticamente sin decoración, pero la enmarca en un cuadrado inclinado a cuyos pies se amontona un batiburrillo de muebles viejos y rotos, escombros, suciedad, grisura… restos -fácil es entenderlo- de la devastación que ha provocado la Revolución de Octubre. La cosa no desentona, al principio, aunque su omnipresencia acabe aburriendo. Luego, es de remarcar la dificultad que tan escabrosa zona del escenario crea a los cantantes cuando se aventuran a bajar por ella. El espectador contempla sus pasos dubitativos con el alma en vilo, temiéndose que alguna de las romanzas o dúos acabe con un agudo que no esté en la partitura. Pero, en fin, es esto solo un detalle. Hay que reconocer que la bella iluminación del espectáculo, los buenos detalles en el movimiento del coro y, sobre todo, lo bien resuelto que están algunos números señeros de la obra, como el de “los cosacos de Kazán”, el baile de las katiuskas, y, sobre todo, el foxtrot cabaretero -con iluminación de toda la sala de espectadores- son muestras de ingenio y saber hacer escénico.Del elenco, se hablará aquí al correspondiente a la función del 13 de octubre. Rocío Ignacio, como Katiuska, dio muestras de su buen fraseo, esmaltado timbre en el centro de la teistura y unos agudos filados muy bellamente emitidos; fue la más aplaudida, aunque mostró también algunas desigualdades y una cierta languidez en la emisión. Ángel Ódena encarnó al comisario del soviet Pedro dando de nuevo cuenta de su noble registro medio, aunque en sus agudos, por lo demás sonoros, se aprecia ya muy claramente la fatiga y el paso del tiempo. El príncipe Sergio correspondió a un Jorge de León timbrado, con facilidad en el registro alto y volumen más que suficiente. A destacar el excelente Bruno Brunovich de Antonio Torres, capaz, igualmente, de dar una comicidad justa a su personaje. Muy buenos en sus papeles secundarios Emilio Sánchez (como Boni), Enrique Baquerizo (como Amadeo Pich) y Amelia Font (como Tatiana). Y a destacar la Olga de Milagros Martín que, como siempre, a su buen canto unió gracia, desenvoltura, bailes, etc.

En la dirección musical Guillermo García Calvo obtuvo un magnífico rendimiento de la Orquesta de la Comunidad de Madrid, quizás solo con algunos desequilibrios en los vientos, excesivamente destacados en algunos pasajes. Con todo, la batuta fue excelente en su fraseo y en el contraste entre los números ágiles y graciosos y los serios, evocativos y más liricos. El coro dirigido por Antonio Fauró, como es ya marca de la casa, tuvo una participación excepcional.