Adriaen Brouwer, maestro de emociones

Adriaen Brouwer, maestro de emociones

  Bajo el título “Adriaen Brouwer: Maestro de emociones” se muestra en el Museo de Oudenaarde (MOU) y las Ardenas flamencas la primera y mayor representación de la obra de uno de Más»

Javier Lostalé: “Cielo”

Javier Lostalé: “Cielo”

Una paradoja constante sostiene el último poemario de Javier Lostalé: la desaparición del individuo cuanto más se recuerda y quiere hacer presente lo que lo constituye. En estas páginas, resulta muy interesante Más»

Julio Vilches: “Sálvora. Diario de un farero”

Julio Vilches: “Sálvora. Diario de un farero”

Hace tiempo que tengo Sálvora. Diario de un farero en mi lista de lectura. La buscaba en formato epub, pero aprovechando unas vacaciones en Canarias, la he adquirido en papel, y me Más»

Loredana Volpe: “A pesar de tu santa cólera”

Loredana Volpe: “A pesar de tu santa cólera”

Sorprendente, cuanto menos, resulta el primer poemario de Loredana Volpe (Caracas, 1990, aunque lleva años estudiando y trabajando en el mundo teatral en Barcelona), que aparece en una cuidadísima edición; que supone Más»

Discos

Discos

THE JAYHAWKS: Back Roads and Abandoned Motels (Legacy) Mockingbird Time(2011) y Paging Mr Proust(2016) atestiguaban que The Jayhwaks había regresado para quedarse, tras la segunda deserción de Mark Olson. Incluso se apuntaron Más»

Linda Guilala, según Apenino

Linda Guilala, según Apenino

Hace unos meses, el sello Elefant iniciaba Reworked By Series, una nueva colección de singles en  basada en la idea de que algunos artistas ofrecieran su propia visión de las canciones de Más»

La reconstrucción del Monasterio de Rioseco

La reconstrucción del Monasterio de Rioseco

Va camino de convertirse en uno de los más importantes centros culturales del norte de Burgos Más»

Carmen Valero, del Derecho al Arte

Carmen Valero, del Derecho al Arte

Estudió Arte y Decoración, porque fue su primera pulsión profesional en la vida. Con Daniel Quintero hizo un mural sobre Don Quijote en un hotel de Villacastín –todavía en pie- y de Más»

Discos

Discos

COOPER: Tiempo, Temperatura, Agitación (Elefant) Hace dos años, Álex Díez celebraba sus 30 años en la música, al frente de dos proyectos tan señalados como Los Flechazos y Cooper. Dejando a un Más»

 

Loredana Volpe: “A pesar de tu santa cólera”

por Alberto García-Teresa

(Navona. 96 págs.)

Sorprendente, cuanto menos, resulta el primer poemario de Loredana Volpe (Caracas, 1990, aunque lleva años estudiando y trabajando en el mundo teatral en Barcelona), que aparece en una cuidadísima edición; que supone todo un lujo como objeto libro.Un plano de suelo de un convento antecede al poemario, el cual se estructura precisamente siguiendo las dependencias de aquel, y nos pone sobre la pista de la orientación de toda la obra. Sus piezas nos hablan del aislamiento de un convento de clausura desde el punto de vista subjetivo; de una persona que opta voluntariamente y convencida de entrar en él. Sobresale cómo la escritora logra en sus textos una atmósfera de inmovilidad, de cierta eternidad. La obligación de contención física del espacio (para el crecimiento espiritual) queda espléndidamente plasmado en la aspereza y sobriedad de los textos. Al respecto, cabe señalar que los poemas, mayoritariamente breves, destacan por el tono contenido y la potencia concentrada en sus pocos versos. Se trata de versos precisos, de gran densidad conceptual. De hecho, se trata de un libro pequeño, que contiene poco más de treinta poemas.

El poemario nos va sumergiendo en un proceso de introspección y de cierto encierro sobre sí misma para poder abrirse a lo trascendente. La aspiración y el anhelo en esa dirección es palpable; también la ilusión para conseguirlo. Las dudas, los remordimientos, las tentaciones forman parte de todo ese camino. Pero se remarca la corporeidad en todo ese trabajo. No en vano, no se renuncia a una materialidad que no está exenta de placer. La muerte y su misterio, su posibilidad de trascendencia, es un tema constante en todo el volumen. En ese marco, paradojas y contradicciones se suceden en esa dicotomía entre muerte y vida, entre desolación y esperanza, entre quietud física y dinamismo mental.Sorpresivamente, salta de entre las páginas un poema sobre los mitos de Cthulhu, el ciclo de horror cósmico creado por Lovecraft. Rompe así la autora una lectura lineal católica para asomarse a una trascendencia más amplia. En esa sección del volumen, de hecho, se abre a ritos de otras religiones sobre la vida más allá de la muerta. Sin embargo, el “yo” concluye regresando a su celda y a un contundente “contaminada será la sangre del hombre / que anuncie otra verdad eterna” y proclamando el aislamiento de una sociedad masificada, alienada y triste.

Con todo ello, Loredana Volpe logra un buen y significativo trabajo que hace de A pesar de tu santa cólera una obra singular en el campo poético actual.