El renacimiento de un museo, el Hof van Busleyden

El renacimiento de un museo, el Hof van Busleyden

            La localidad flamenca de Malinas ha recuperado para las artes uno de sus edificios más emblemáticos, el Museo Hof van Busleyden en el que se resume la época de mayor esplendor Más»

“Alarde de tonadilla. Una historia de la copla” en el Teatro Tribueñe de Madrid

“Alarde de tonadilla. Una historia de la copla” en el Teatro Tribueñe de Madrid

Vuelve Alarde de tonadilla. Una historia de la copla al Teatro Tribueñe de Madrid. El espectáculo de Hugo Pérez de la Pica es un recorrido hermoso por las tonadillas, romances, canciones populares Más»

Discos

Discos

FLORENCE & THE MACHINE: High as Hope (EMI) Llegando a su cuarto disco, Florence Welch ha decidido dejar atrás la épica de anteriores entregas y mostrarse más humana y cercana que nunca. Más»

Jorge Villalobos: “El desgarro”

Jorge Villalobos: “El desgarro”

El dolor es el tema principal de este conjunto de poemas en prosa; el dolor ante la muerte de la madre (cuando era niño el autor) y el largo proceso de duelo, Más»

José Galiana Izquierdo: “Una vida por medio”

José Galiana Izquierdo: “Una vida por medio”

José Galiana Izquierdo (Socuéllanos. Ciudad Real, 1929) ha ejercido su carrera de médico pediatra durante 45 años en Alicante. Ha tenido siempre inquietudes literarias y por ello ha participado en tertulias poéticas, Más»

Adriaen Brouwer, maestro de emociones

Adriaen Brouwer, maestro de emociones

  Bajo el título “Adriaen Brouwer: Maestro de emociones” se muestra en el Museo de Oudenaarde (MOU) y las Ardenas flamencas la primera y mayor representación de la obra de uno de Más»

Javier Lostalé: “Cielo”

Javier Lostalé: “Cielo”

Una paradoja constante sostiene el último poemario de Javier Lostalé: la desaparición del individuo cuanto más se recuerda y quiere hacer presente lo que lo constituye. En estas páginas, resulta muy interesante Más»

Julio Vilches: “Sálvora. Diario de un farero”

Julio Vilches: “Sálvora. Diario de un farero”

Hace tiempo que tengo Sálvora. Diario de un farero en mi lista de lectura. La buscaba en formato epub, pero aprovechando unas vacaciones en Canarias, la he adquirido en papel, y me Más»

 

Antonio López, comunicativo y provocador en el Taller del Prado

por Julia Sáez-Angulo

El pintor Antonio López estuvo comunicativo y provocador en un coloquio que tuvo lugar en el madrileño Taller del Prado, lugar desde el que está pintando un cuadro sobre la Gran Vía. El artista fue presentado por el director del Taller, el también pintor Francisco Molina.“El buen pintar figurativo contiene la abstracción, sabe colocar adecuadamente el color y las formas. Hablar de abstracción en la pintura es una redundancia. Es la propia pintura. La abstracción es un contenedor de sentimientos y formas, algo que ya estaba en la pintura desde siempre”. ”, dijo Antonio López García (Tomelloso. Ciudad Real, 1936), premio Velázquez 2006, quien recordó a la VEGAP cuando tenía su sede en lo que hoy está el Taller del Prado. Dijo que nunca había tenido dificultades para estar en un sitio, cuando quería pintar desde él y así lo había hecho en Vallecas y en la Gran Vía.

No se considera un pintor de Madrid, aunque haya pintado la ciudad en distintos puntos. “Yo pinto lo que está cerca de mí, mi casa, mis cosas, la vida misma, lo que tiene importancia para mí, como hacía Vermeer, que pintaba su casa y su cercanía”. “El pintor ya no está secuestrado por el encargo y no tiene por qué pintar dioses o imágenes sagradas”, añadió.

El pintor de Tomelloso recordó su llegada a Madrid a una pensión, cuando tenía 13 años, para estudiar en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, animado por su tío, su admirado pintor Antonio López Torres (1902-1987), que tiene un museo en Tomelloso. “La pintura del Museo del Prado, tan oscura, me parecía una pesadez. Me interesaban más los últimos pintores, sobre todo Picasso y lo que más me interesó fue el arte griego al que entendía mejor que a Goya. Lo descubrí en el Museo de Reproducciones Artísticas”, dijo el artista, y señaló que en la docencia debiera de empezarse siempre por mostrar lo que hacen los pintores últimos, los más relevantes, y no repetir la Venus de Milo. “Tío me gusta más lo que usted hace”, le dijo a López Torres después de visitar el Prado, cuando contaba con 13 años.

Recordó también que estuvo cuatro años dibujando y pintando en la Escuela de San Fernando. Señaló que “se puede aprender a dibujar en uno o dos años, pero “la pintura es sobre todo pintura y eso es algo muy personal”. Señaló la pintura como emoción color y formas, algo que él sabe muy bien calibrar en los demás pintores y no tanto en su propia obra.Reconoció que en el Museo Reina Sofía están expuestos él y otro pintor más, como pintores figurativos actuales, “porque cada época tiene su propia tendencia y ahora la figuración no lo es”. “La figuración realista tiene su propio lenguaje y a muchos les cuesta pintarla, como a De Chirico, después de tanta metafísica en sus cuadros. Cuando quiso volver a la figuración realista le costó mucho. Buena parte de los cuadros metafísicos que se mostraron en su exposición de Chirico en la Caixa de Madrid, eran flojos”.

“Cuando veo la figuración de nuestra época me parece nueva en su libertad”, dijo y señaló los ejemplos de Bacon, Balthus, Hopper, Peter White, Richard Estes, Giacometti en sus retratos… “Me parece asombrosa la riqueza de lenguajes dentro de la figuración…”, enfatizó. A partir de una pregunta del público, Antonio López dijo: “No me preocupa nada lo que va a pasar en el arte dentro de 50 años. Tenemos arte de sobra, lo que hay que hacer es disfrutar de la vida”.

El orden está en la vida y la mente de cada cual, más que en el estudio, declaró en otro momento. También dijo que había comprado pintura abstracta, “porque conozco su recorrido y me gusta la abstracción, que también puede seguirse en la figuración. Hay abstracción en la obra de Velázquez, no así en la de Murillo, por eso me interesa más el primero…”

El artista manchego señaló que hoy no se enseñaba la pintura en las Escuelas y por ello habían surgido numerosas Academias, desde las que se impone un estilo.

“Los artistas figurativos no hemos tenido mucho mimo de la sociedad, aunque nos hayan dado algunos premios”, subrayó. Los pintores constituimos unas cuatro “familias” y en la propia te aplauden, pero no así en las otras y hay que andarse con cuidado. “Hay gente que me quiere, aunque no entienda de pintura, porque soy para ella un símbolo”.

“Me gusta ser un pintor que lo hace todo”

Sobre Marcel Duchamp dijo que era “un artista zángano, persona de cultura e inteligencia, pero un zángano. Era nada frente a Paul Klee, que sí era un gran pintor. Y hay algunos que siguen a Duchamp y que son igual de zánganos que él”. Antonio López dijo que le gustaba mucho ver y leer libros de grandes artistas.

“A mí –a diferencia de Pérez Villalta, pintor muy creativo que le gustaría ser como un arquitecto, proyectar y que lo hagan otros- me gusta ser un pintor que lo hace todo, desde la preparación de los lienzos hasta el bastidor y la firma, pasando por la escala o su cambio, disfruto y gozo en todas las etapas de la ejecución del cuadro.

“Todo lo que tiene que ver con la pintura me parece intemporal. La figuración de nuestra época, de los siglos XX y XXI es un lenguaje precioso, intemporal. El día en que se haga una exposición con todo su recorrido, la gente se va a caer de espaldas, porque cada uno (volvió a citar los pintores anteriores) tiene su propio lenguaje” “Me parece maravillosa la aventura de pintar, las dudas, los arrepentimientos… como a Velázquez.

“Alicia Koplowitz acaba de hacer una donación de un retrato pintado por Federico Madrazo al Museo del Prado que es una pintura horrible, de mal gusto. Un cuadro falso. Los pintores franceses como Ingres o Manet fueron más valientes que Madrazo”, dijo el artista manchego.

Sobre el asunto de saber terminado un cuadro, señaló que sus cuadros con personas siempre le parecen inacabados, incluido el del retrato a los Reyes, pero “tuve que entregarlo porque estaba pagado y se estaba enrareciendo el ambiente”.

Sorolla, “un pintor abusivo”

Sobre Sorolla se extendió ampliamente para decir que “su forma de acercarse a la pintura es muy diferente a la mía. Hay algo de abusivo en Sorolla, sobre todo de cara a sus colegas del momento. Se inicio en la escuela de Fortuny, pero no permaneció en ella. Los intelectuales como Valle Inclán preferían a otros. Sorolla es un pintor abstracto magnífico. Murió demasiado pronto porque se mató a trabajar, se agotó y se “suicidó” a los 57 años. Querían, él o su mujer, hacerse muy ricos. Fue un gran artista. Tiene un mérito enorme por trabajar esos grandes formatos para la Hispanish Society. Fue un héroe”

Antonio López dijo que siempre ha vendido y ganado dinero, incluso a los 13 años con un dibujo que hizo en el Museo de Reproducciones Artísticas y que vendió a unos ingleses. “Todo el dinero lo daba a mis padres, porque ellos tenían que pagar mi sustento”.

“No hay una pintura si no tiene espectador. No hay pintura sin público. Picasso se fue a París en busca de conocimiento y de público”- Finalmente Antonio López terminó diciendo que “España es un país my difícil para los artistas.

Fotos Peter Wall