Olivia Laing: “La ciudad solitaria”

Olivia Laing: “La ciudad solitaria”

Cuando estás sola en otro país, empezando una vida nueva, y no hablas bien el idioma, puedes tener un ataque de timidez. Poco a poco, aprendes a evitar las situaciones incómodas por Más»

Discos

Discos

XOEL LÓPEZ: Sueños y pan (Esmerarte-Altafonte) Atlántico (2012) fue el primer disco que firmó con su propio nombre, aunque detrás ya había otros once. No era el primero de su nueva etapa Más»

Escandar Algeet: “La risa fértil”

Escandar Algeet: “La risa fértil”

El sexto poemario de Escandar Algeet podría considerarse un libro de confluencia: en él encontramos todas las líneas que han ido marcando sus anteriores entregas. En cada una de las secciones de Más»

Harold Pinter: “Regreso al hogar”

Harold Pinter: “Regreso al hogar”

El dramaturgo inglés Harold Pinter es un autor de culto, de acierto seguro en describir la condición humana en el ambiente o la esfera que se sitúe. Algunos no queremos perdernos nunca Más»

Nazanin Aramanian: “Al gusto persa”

Nazanin Aramanian: “Al gusto persa”

Acaba de publicarse un pequeño gran libro sobre la cultura alimentaria persa de la mano de Nazanin Aramanian. Esta escritora iraní, afincada en España desde 1986, lleva tiempo dando a conocer la Más»

All La Glory, ahuyentando los fantasmas

All La Glory, ahuyentando los fantasmas

All La Glory acaba de editar su segundo disco, Everybody’s Breaking Everybody’s Heart que, según nos cuenta Juano Azagra, uno de sus componentes, se titula así (Todo el mundo está rompiendo el Más»

Carmen Torres Ripa: “Rafaela Ybarra. La enamorada de Dios”

Carmen Torres Ripa: “Rafaela Ybarra. La enamorada de Dios”

El libro Rafaela Ybarra. La enamorada de Dios, tercero de la serie Memoria de Bilbao-Bilbaogileak que edita la Fundación Bilbao-700 y cuya autora es la conocida escritora Carmen Torres Ripa, recupera la Más»

Ventura Rodríguez, arquitecto madrileño de la Ilustración

Ventura Rodríguez, arquitecto madrileño de la Ilustración

Ventura Rodríguez fue un arquitecto madrileño clave en la Ilustración Española. Su importante obra, que abarcó tres reinados –Felipe V, Fernando VI y Carlos III- se encuentra no solo en Madrid, ciudad Más»

El latido de tus palabras. Teatro de la Reunión

El latido de tus palabras. Teatro de la Reunión

Avanzar en el teatro a través de la experimentación Más»

Discos

Discos

WEEZER: Pacific Daydream (Crush/Atlantic-Warner) “No puedo conseguir que nadie haga Álgebra conmigo”, canta Rivers Cuomo en “QB Blitz”, con lo que parece seguir interpretando el papel (real o fingido) de antihéroe y Más»

 

David Refoyo: “Donde la ebriedad”

por Alberto García-Teresa

(La Bella Varsovia, 2017. 96 páginas)

A partir del juego con el título de la obra de Claudio Rodríguez, en Donde la ebriedad, David Refoyo (Zamora, 1983) lleva más allá el trabajo experimental con la palabra y con el formato de poema que ha ido empujando toda su obra.

La base del poemario es un ejercicio total de collage o de amalgama de referencias: literarias, artísticas, de cultura popular, tecnológicas, históricas, de la sociedad de consumo… Inserta versos ajenos y pone en marcha ese juego con la intertextualidad explicitado en el título del poemario. En él, sigue colando esa ironía que exploró tan bien en Odio (“Dámaso Alonso guioniza The Walking Dead”). De hecho, el volumen se cierra con una nota final con el “reparto”; con el listado de todas las personas reales citadas. Todas ellas funcionan como guiños al lector, buscando el reconocimiento, y también como una malla que recoge la trama cultural de nuestros días.

El discurso también se mueve con esa orientación errática, que busca superponer impresiones, descripciones, crítica sociopolítica y construcción de atmósferas. Gráficamente, en la primera sección del libro, se evidencia con la disposición en dos columnas y distinta tipografía los versos, en las que Refoyo enfrenta dos niveles de texto dentro de cada poema. Además, varios terminan con un código QR que hace que libro se expanda y se enriquezca por otros cauces o también se transcriben las rutas de la ubicación en un sistema informático de varios archivos, incluso en lenguaje “html”. Esos códigos llevan a poemas nuevos o incluso a un cuestionario-concurso.

El autor coloca buena parte del sentido de la obra en la acumulación de efectos del reconocimiento y de lo que sugieren en cada lector esas referencias. En ese sentido, se trata de un trabajo que coloca en primerísimo plano y que subraya, de manera directa, el papel activo del lector como agente que completa el texto.

En la segunda mitad del libro, sin esas propuestas formales, apuesta también por la colisión de niveles de discurso: la vivencia personal, lo biográfico, la cotidianeidad y la crítica política mediante, de nuevo, con el guiño al público. Igualmente, en otras piezas, despliega un desarrollo narrativo, con lo que Refoyo no coloca en una única dirección las propuestas de este singularísimo trabajo.