110 AÑOS, 110 OBRAS

110 AÑOS, 110 OBRAS

El Museo de Bellas Artes de Bilbao, tercera pinacoteca en importancia y una de las más veteranas del estado español, se prepara para cumplir sus primeros ciento diez años de vida. La Más»

María Dueñas: ”Las hijas del capitán”

María Dueñas: ”Las hijas del capitán”

Nueva York, 1936. La pequeña casa de comidas El Capitán arranca su andadura en la calle Catorce, uno de los enclaves de la colonia española que por entonces reside en la ciudad. Más»

Discos

Discos

GABINETE CALIGARI: Camino Soria (Warner) Es difícil que se alineen todos los elementos para que un grupo o solista pueda grabar el disco de su vida, que se convierta en un gran Más»

María López de Castro: La restaturación de arte como nueva obra de creación artistica

María López de Castro: La restaturación de arte como nueva obra de creación artistica

María López de Castro es Conservadora y Restauradora de Bienes Culturales y especialista en Pintura por el Istituto per l’Arte e il Restauro Palazzo Spinelli de Florencia y la Escuela de Restauración Más»

The Cranberries, la luz al final del túnel

The Cranberries, la luz al final del túnel

Hace aún escasas semanas que fallecía Dolores O’Riordan, la cantante de The Cranberries. Recordamos aquí sus palabras en una de sus últimas entrevistas que coincidió hace unos meses con la edición del Más»

Jesús Camargo, el color y la pintura del Mediterráneo

Jesús Camargo, el color y la pintura del Mediterráneo

El pintor Jesús Camargo muestra una pintura que refleja el paisaje y el color del mediterráneo. Una de sus series, titulada Magreb, es una de las más bellas de su trayectoria artística. Más»

Marta Agudo: “Historial”

Marta Agudo: “Historial”

Un magnífico poemario se aloja en las páginas de Historial; el último libro de Marta Agudo. Se trata de un poemario rotundo y preciso que, con una gran cohesión, aborda la enfermedad Más»

Antonio López, comunicativo y provocador en el Taller del Prado

Antonio López, comunicativo y provocador en el Taller del Prado

El pintor Antonio López estuvo comunicativo y provocador en un coloquio que tuvo lugar en el madrileño Taller del Prado, lugar desde el que está pintando un cuadro sobre la Gran Vía. Más»

Antònia Vicens:  “Lovely”

Antònia Vicens: “Lovely”

Antònia Vicens (Santanyí, 1941) recoge en los poemas de estas páginas una mirada que pone en cuestión la naturaleza de los afectos y de los vínculos. Desde una radical crítica feminista de Más»

“Muchacha en la ventana”, la Mona Lisa de Rembrandt, en Bilbao

“Muchacha en la ventana”, la Mona Lisa de Rembrandt, en Bilbao

Muchacha en la ventana, de Rembrandt y cuadro-estrella de una de las más veteranas pinacotecas europeas, la Dulwich Picture Gallery de Londres, cuelga durante tres meses en el Museo de Bellas Artes Más»

 

Arcimboldo, las flores y la primavera

por Alberto López Echevarrieta

Casi coincidiendo con la clausura de la triunfal exposición Alicia Koplowitz, el Museo de Bellas Artes de Bilbao presenta otro hito dentro de la programación museística, Arcimboldo. Las flores y la primavera, en el que se homenajea a uno de los artistas más originales del manierismo en la Italia del siglo XVI. No es una muestra extensa, pero sí muy importante por las obras que se dan a conocer.

De vidriero a la corte imperial

Giuseppe Arcimboldo (Milán, 1526-1593) empezó trabajando con su padre en las vidrieras del Domo de la capital italiana que le vio nacer. El excelente acabado del cartón que hizo con las Escenas de la vida de Santa Catalina de Alejandría fue el pasaporte para entrar en la corte de Praga, donde se convirtió en el pintor predilecto del emperador Maximiliano II y más tarde de Rodolfo II.

Arcimboldo se especializó en un tipo de pintura muy particular: Sus retratos estaban confeccionados con la mezcla pictórica de objetos, especialmente flores y verduras. La técnica no la había inventado él. Ya existía el antecedente del gran Leonardo que lo había experimentado, pero sí hay que darle al milanés el mérito de ser quien más partido sacó a la misma.

Arcimboldo y más

La exposición que se puede ver en Bilbao gracias al mecenazgo de la Banca March, me atrevo a decir que es inédita al reunir por primera vez las tres obras originales del artista que se conservan en colecciones españolas. Es decir, Flora (1589) y Flora meretrix (1590) pertenecientes a una colección particular, y La primavera (1563), del Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. También se exhiben por primera vez copias de dos estaciones, El otoño y El invierno, que proceden de una importante colección pictórica española. Completan la muestra los retratos de los principales coleccionistas del autor, los egregios Maximiliano II, Rodolfo II y Felipe II.

Como la Botánica tiene un papel trascendental en el trabajo del artista, se presentan también algunos tratados de la época en esta ciencia que nos ayudan a comprender qué especies utilizó Arcimboldo para la creación de sus cuadros.

“Hay que tener muy en cuenta que estas obras están realizadas en el siglo XVI, cuando se estaban introduciendo en la vida cotidiana las nuevas especies que se traían del continente americano. En ‘Primavera’, por ejemplo, se pueden ver una mazorca de maíz y una berenjena, recién llegadas del nuevo continente”, señala José Luis Merino, director del proyecto de exposición.

De la colección de la pinacoteca bilbaína se aportan cinco obras muy relacionadas con la temática floral que se agradecen: Canastilla de flores, de Juan de Arellano; Virgen con el Niño, ángeles y familia de donantes, de Berthomeu Baró; Florero con tulipanes, de Andries Daniels y Frans Francken el Joven; La Sagrada Familia, de Jan Gossart; y Guirnalda de flores, de Abraham Mignon.

No es, como pueden suponer, una exposición de mucha obra, pero sí de muy importante obra. Cuenta además con una mesa multitáctil, como si fuera una Tablet gigantesca, en la que están incluidos los trabajos de Arcimboldo en alta resolución que nos permite ampliar la imagen para poder descubrir detalles de sus pinturas, como, por ejemplo, la fecha de realización de El verano, que aparece como bordada en el hombro.

Arcimboldo no se prodigó mucho como pintor, ya que se calcula que pintó unos treinta cuadros. Tuvo su época de esplendor, pero cayó en el olvido hasta que fue redescubierto a principios del siglo XX para pasar a ser musa de artistas surrealistas. Su popularidad ha ido creciendo consiguiéndose condicionar el perfil del pintor, sobre todo en Viena y Praga que es donde más éxitos consiguió. Fue un humilde trabajador de la pintura que acabó siendo Conde del Palatino.

La exposición ocupa tres salas del veterano edificio del museo bilbaíno y está presentada con especial mimo. Para todos, una delicia, y para muchos todo un descubrimiento.