Missing o los cuerpos perdidos

Missing o los cuerpos perdidos

Missing. Perdida en la memoria o pérdida de memoria. En tan solo una hora y media la compañía británica Gecko Theatre consigue que el espectador-niño se encuentre con su propio delirio, delirio Más»

Discos

Discos

NEIL YOUNG: Hitchhiker (Reprise-Warner) Llevamos años oyendo hablar de los discos perdidos de Neil Young. Él mismo ha ido dejando caer detalles anunciando que los iba a recuperar en distintos formatos (su Más»

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

La torre tumbada del homenaje Más»

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

No es una casualidad que este verano haya leído Trieste o el sentido de ninguna parte porque me gusta la literatura de viajes, lo que es una casualidad es que ahora, escribiendo Más»

Sarah McKenzie, música como mantra

Sarah McKenzie, música como mantra

Hace tres años y medio que la cantante y pianista Sarah McKenzie participó en el concurso Umbria Jazz Festival: fue premiada con una beca especial para a asistir la icónica facultad Berklee Más»

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

  El artista se siente orgulloso y heredero directo de la gran tradición geométrico/cinética de su país: la escuela venezolana de Alejandro Otero, Jesús Rafael Soto y Carlos Cruz Díez. Una escuela Más»

Viet Thanh Nguyen: “El simpatizante”

Viet Thanh Nguyen: “El simpatizante”

Siempre hay diversas versiones de una historia, por lo menos podemos ver claramente dos: la de los vencedores y la de los perdedores. Aunque la versión oficial es la de los que Más»

París rinde homenaje a Yves Saint Laurent e inaugura su museo

París rinde homenaje a Yves Saint Laurent e inaugura su museo

             El 3 de octubre se inauguró el Museo Yves Saint Laurent en París, en la 5 Aveniva Marceau 5, la dirección del antiguo estudio en una mansión del Más»

Discos

Discos

BENJAMIN BIOLAY: Volver (Barclay-Universal) Cuando en 2001 Benjamin Biolay editó su primer disco, Rose Kennedy, muchos lo encumbraron como el nuevo rey de la chanson. Curiosamente, para un cantante tan francés, hace Más»

 

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

por Mercedes Martín

(Editorial Gallo Nero, 2017)

No es una casualidad que este verano haya leído Trieste o el sentido de ninguna parte porque me gusta la literatura de viajes, lo que es una casualidad es que ahora, escribiendo esta reseña, me dé cuenta de las conexiones que tiene con la actualidad política española.

Porque en este libro, Jan Morris, cuenta la historia de esta ciudad aparentemente anodina en relación con su identidad. Precisamente eso es lo más interesante de Trieste: que es camaleónica. Su historia unida a la burguesía y al comercio hizo de ella un lugar sin identidad, lo que realmente la engrandecía no eran sus orígenes, sino su presente: su burguesía comercial y culta, su puerto marítimo la hacía un lugar de encuentro de diversas culturas y era su tarjeta de presentación. Sus gentes estaban orgullosas de ofrecer los mejores servicios al viajero que venía de todas partes: del Norte y del Sur, del Este y del Oeste. Un gran puerto comercial donde recalaron importantes personajes: políticos, reyes, científicos, escritores… Todos tuvieron que pasar por Trieste en ocasiones en busca de una vida mejor. Allí recalaron Freud y Einstein, Joyce y Svevo, Winckelmann, los carlistas españoles, Napoleón y su familia, reyes y nobles exiliados… Por allí pasaron los judíos que huían de la Alemania nacional socialista hacia América y hasta allí llegó el féretro del heredero del imperio austriaco, asesinado en Sarajevo junto a su mujer, el 2 de julio de 1914.

Trieste fue italiana y austriaca, se la disputaron el bloque del Este y el Oeste durante la Guerra Fría… Pero a pesar de sus idas y venidas y de su interculturalidad, desarrolló un sentimiento identitario en torno a su dialecto (el triestino) y a su éxito comercial, especialmente en el imperio austrohúngaro. Este orgullo es explotado por los separatistas hoy en día. Ahora Trieste es italiana, pero quién sabe por cuánto tiempo.

El libro viene a ampliar la literatura sobre la ciudad. De hecho, la ciudad es más literaria que real, dice Morris, porque mientras que, cuando uno la visita, no le parece un lugar especial, lo contrario sucede cuando uno lee sobre ella (y Morris hace un repaso de artistas y libros que la mencionaron). Una va paseando por sus calles anónimas buscando las placas conmemorativas y los monumentos dedicados a personajes conocidos y eventos históricos, eventos que superan el carácter local. Porque la identidad triestina es en realidad literaria y universal.

Para profundizar en el asunto candente de la identidad y el separatismo, recomiendo otro libro sobre Trieste: Verde Agua, de Marisa Madieri. Allí, la autora cuenta su desgraciada experiencia. Nació en Fiume cuando la ciudad era italiana, pero fue expulsada cuando la ciudad se convirtió en parte de Yugoslavia y acabó junto a su familia a un campo de concentración en Trieste, en esta ciudad vivió el resto de su vida. Con el tiempo, se enteraría de que su origen era eslavo y advertiría que su existencia había sido trágica en el auténtico sentido de la palabra: paradójica.

La elección de Trieste por parte de Morris no es casual tampoco. Ella tuvo que luchar con su propia identidad. Jan Morris nació James Morris y en los años setenta se atrevió a salir al mundo con la identidad que sentía: como mujer. Así que, aunque ya era famoso en el mundo angloparlante por sus libros sobre viajes, podemos verla en la televisión con un vestido y el pelo ahuecado, respondiendo preguntas sobre su “cambio” de sexo. Allí llegó cuando era un soldado apenas adulto y allí ha vuelto varias veces a lo largo de su vida. Trieste es el lugar escogido como tema de su último libro (en sus propias palabras), seguramente porque Trieste también cambia de identidad.

Aunque he estado allí, tras la lectura de este libro, no puedo evitar imaginar esta ciudad como un lugar encantado: como ese andén fabuloso del metro de Londres, aparentemente aburrido e inexistente, pero testigo de auténticos prodigios.