David Refoyo: “Donde la ebriedad”

David Refoyo: “Donde la ebriedad”

A partir del juego con el título de la obra de Claudio Rodríguez, en Donde la ebriedad, David Refoyo (Zamora, 1983) lleva más allá el trabajo experimental con la palabra y con Más»

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Me atrevería a decir que esto es un reencuentro de íntimos amigos. Lo primero que ha hecho Eduardo Arroyo en la presentación de la exposición que tiene en Bilbao ha sido reconocer Más»

Museo Thyssen 25 Aniversario

Museo Thyssen 25 Aniversario

Se ha dicho que una de las cosas que más lamentó Margaret Thatcher durante su gobierno fue el no haber conseguido que la colección Thyssen se quedara en el Reino Unido. También Más»

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo Vivir En El Campo es un trío (Pedro Arranz, Miguel Breñas y Carlos Barros) de Madrid que, tras varios CDs autoeditados en sus inicios, publicaría en 2012 su primer largo, CVEEC Más»

Missing o los cuerpos perdidos

Missing o los cuerpos perdidos

Missing. Perdida en la memoria o pérdida de memoria. En tan solo una hora y media la compañía británica Gecko Theatre consigue que el espectador-niño se encuentre con su propio delirio, delirio Más»

Discos

Discos

NEIL YOUNG: Hitchhiker (Reprise-Warner) Llevamos años oyendo hablar de los discos perdidos de Neil Young. Él mismo ha ido dejando caer detalles anunciando que los iba a recuperar en distintos formatos (su Más»

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

La torre tumbada del homenaje Más»

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

No es una casualidad que este verano haya leído Trieste o el sentido de ninguna parte porque me gusta la literatura de viajes, lo que es una casualidad es que ahora, escribiendo Más»

Sarah McKenzie, música como mantra

Sarah McKenzie, música como mantra

Hace tres años y medio que la cantante y pianista Sarah McKenzie participó en el concurso Umbria Jazz Festival: fue premiada con una beca especial para a asistir la icónica facultad Berklee Más»

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

  El artista se siente orgulloso y heredero directo de la gran tradición geométrico/cinética de su país: la escuela venezolana de Alejandro Otero, Jesús Rafael Soto y Carlos Cruz Díez. Una escuela Más»

 

Silvia Cuevas-Morales: “Apátrida: Dietario de un destierro”

por Mª Angeles Maeso

(Ed. Lastura, Ocaña, Toledo,2017; 107 páginas. Bilingüe español-inglés)

Como se señala en el prólogo de este poemario, “Exilio y diáspora son palabras antiguas que hablan de un realidad del siglo veintiuno”. De esa realidad habla Silvia Cuevas- Morales, que tenía 11 años cuando vio a los militares de Pinochet destrozar Santiago de Chile, sus gentes y sus calles.  “11 de septiembre de 1973” es el título del poema que abre el libro y en el que, anafóricamente, se insiste en ese “yo vi”, “yo vi” aquel horror, que los años no borrarían de la memoria de la poeta. Poesía testimonial, la voz de quien conoce el destierro y sabe lo que es la itinerancia. En 1975 la familia es acogida Melburne, Australia; donde la poeta, tras su licenciatura en Filología hispánica impartirá clases universitarias como profesora asociada; Apátrida: Diario de un destierro es su décimo libro de poesía, pero es también autora de libros de relatos, de diccionarios sobre mujeres en la historia de la literatura, traductora, periodista, antóloga, poeta. A finales de los 90 se instala en España, a veces en Madrid, a veces en Barcelona, siempre vinculada a movimientos sociales y feministas y siempre escribiendo. Pero este país no es buen lugar de acogida, ella lo sabe y lo padece, conoce bien el estado de penuria económica y moral del suelo que pisamos, de ahí que sea el presente el tiempo que predomina en estos poemas; el tiempo de las pesadillas que cae sobre el cuerpo dislocado y lo rompe como un mapa, porque:

“A veces la muerte

viste de uniforme”.

Porque:

“Hay noches

en las que me nacen todos los muertos”

La voz de este yo, apátrida cansado de pisar tierras movedizas, de ir de una oficina a otra, de una sala a otra por donde se pierde la esperanza, halla impulso en la imagen de Ícaro  y con un decir acusador hasta quemarse, designa las trampas del aquí y ahora de nuestro llamado primer mundo, para hacer de espejo donde mirarnos: “Ya me voy integrando”, es el último verso de un gran poema, Integración, donde arde ese yo de Ícaro, quemándonos.