“Modus. A la manera de España”

“Modus. A la manera de España”

Las invariables castizas de la moda española en el Canal de Isabel II Más»

Bicentenario del Museo del Prado

Bicentenario del Museo del Prado

El 19 de noviembre de 1819 se inauguraba de manera muy discreta el futuro Museo del Prado bajo la denominación de Museo Real de Pinturas. Dos siglos se cumplen ahora de la Más»

Samantha Schweblin: “Kentukis”

Samantha Schweblin: “Kentukis”

Emilia hace tiempo que no ve a su hijo, vive sola, es viuda, no le importa a nadie. Para su hijo ella es algo de lo que hay que ocuparse de vez Más»

“Construyendo Museo”

“Construyendo Museo”

Selección de las donaciones recibidas en el Museo Vasco en los últimos cinco años, entre las que destaca un tríptico del siglo XVI Más»

Alicia Framis: “Pabellón de género”

Alicia Framis: “Pabellón de género”

(Sala Alcalá 31. Madrid. Hasta el 27 de enero de 2019. Fotos: Peter Wall) Más»

Grupo RARO: “Hilo Conductor”

Grupo RARO: “Hilo Conductor”

(Galería P9. C/ Primavera, 9. Madrid. Desde el 20 de Diciembre de 2018 al 20 de Enero de 2019) Más»

Discos

Discos

NILE RODGERS & CHIC: It’s About Time (Virgin-EMI) Recordemos que David Bowie le pidió en su día a Nile Rodgers que su disco Let’s Dance, que él produjo, sonase como una foto de Little Más»

Mircea Cărtărescu: “El ala izquierda (Cegador I)”

Mircea Cărtărescu: “El ala izquierda (Cegador I)”

“Cuando salió del patio en forma de U, Maria se adentró en el otoño. Sobre el patio, el cielo seguía siendo de un azul intenso, unas nubes de leche, mofletudas, flotaban inmóviles. Más»

Arthur Miller: “El precio”

Arthur Miller: “El precio”

El teatro de Arthur Miller puede fácilmente relacionarse con dos grandes dramaturgos nacidos en el siglo XIX y que influyeron decisivamente en muchos del siglo XX, a saber, Ibsen y Chejov. De Más»

Bittersweet, a salvo de la radiación

Bittersweet, a salvo de la radiación

Desde Sevilla llega por fin el debut en largo de una de las bandas salidas de la capital hispalense más interesantes del último lustro. Bittersweet combinan post-punk, rock y electrónica en diez Más»

 

56º Festival de Pollença

por Jorge Barraca

Durante las dos primeras semanas de agosto se sucedieron en el Claustro de Santo Domingo dos magníficos conciertos que abrieron la edición 56º del Festival de Pollença. Fueron ambos especialmente apropiados para el marco nocturno del convento, tanto por el repertorio elegido como por las interpretaciones de sus protagonistas.

El 5 de agosto, el Gabrieli Consort, dirigido por Paul McCreesh, inauguró el veterano Festival con un concierto a capella en el que se creó un clima mágico, comenzado desde el mismo inicio, cuando las voces empezaron su intervención fuera de la vista del público y el coro subió al escenario en lenta procesión, como si se tratara de un grupo de monjes que, tras recorrer el claustro, se dirigiese a la capilla. Fue un efecto fantástico. Pero la impresión siguió luego, y continuó durante toda la interpretación, nunca interrumpida por aplausos ni descansos, lo que permitió mantener una atmósfera sacra para sumergirse en un programa que combinaba las páginas renacentistas con otras de comienzos del siglo XX y aun contemporáneas, aunque sin romper estas nunca la línea estética. El eje del concierto era la celebración Mariana, pues todas las obras eran cantos dirigidos a la Virgen María. Entre las partituras se incluían las dos principales antífonas del siglo XVI de compositores ingleses: Thomas Tallis y William Mundy y otras páginas bellísimas también de músicos británicos como Matthew Martin, Herbert Howells o Kenneth Leighton.

Los intérpretes, con un engaste cuidadísimo y una técnica asombrosa en todos los solistas fueron dirigidos por un McCreesh contenido, siempre atento a los mínimos detalles, fidelísimo a los estilos y evidenciando por qué el Gabrieli Consort es una agrupación de absoluta referencia en este repertorio.

Cuatro días más tarde, el 9 de agosto, el guitarrista leridano Carles Trepat regaló otro concierto hermosísimo basado fundamentalmente en obras de Enrique Granados y de Miquel Llobet. Con una técnica extraordinaria, que le permite abordar obras de la máxima complejidad, una musicalidad refinada y un gusto y estilo que revela su gran escuela, Trepat desgranó un programa muy coherente en su estructura, con dos partes bien medidas en las que el repertorio nacionalista – posromántico constituía el eje estético.

El intérprete se sirvió de una guitarra de época de limitada sonoridad, pero de bellísimo sonido, perfecta para el marco del claustro, y que facilitaba una concentración natural en música de intimidad que se recreaba.

Las páginas de Granados y de Llobet se alternaron en el programa, junto con una transcripción de Chopin (del Nocturno Op. 9, nº 2) efectuada por el mismo Llobet, que fue continuación lógica de una mazurca compuesta por Granados y de título bien expresivo: ¡Chopin! (y, en este caso, con transcripción del mismo intérprete). Las Cinco canciones populares catalanas de Llobet de la primera parte se contrapusieron magníficamente a las Danzas de Granados de la segunda (Danza española nº 5 y nº 10, Dedicatoria, La maja de Goya), permitiendo así observar las influencias y los interesantísimos contrastes entre ellas. No en vano, Llobet fue discípulo de Francisco Tárrega y esa destacada línea de la guitarra española Tárrega-Granados-Llobet, que se ha convertido en universal, fue presentada en este concierto de forma magistral. Trepat cerró el concierto con una bellísima habanera como bis ante los cálidos aplausos de los asistentes.