Marciano Ortega: “Molinos de El Toboso. Realidad o ficción”

Marciano Ortega: “Molinos de El Toboso. Realidad o ficción”

Molinos de El Toboso. ¡Realidad o ficción!” es el libro de Marciano Ortega sobre el icono más característico de La Mancha, tierra de Don Quijote. El libro, que ha sido publicado por Más»

Museo de Bellas Artes de Bilbao: Último trimestre del año

Museo de Bellas Artes de Bilbao: Último trimestre del año

Obras maestras procedentes de una de las colecciones particulares más importantes del siglo pasado. Más»

Els Joglars: “Señor Ruiseñor”

Els Joglars: “Señor Ruiseñor”

¡Que buenos cómicos y actores son El Joglars! Se merecieron una prolongada ovación en el Teatro del canal, la tarde del 11 de setiembre. Una ovación serena, seca, sin gritos de ¡bravo!, Más»

Ringo Starr, feliz tocando

Ringo Starr, feliz tocando

What’s My Name es el vigésimo álbum de estudio de Ringo Starr, con el tema titular como primer single. Producido en su propio estudio, participan entre otros Paul McCartney, Joe Walsh, Edgar Winter, Dave Más»

Discos

Discos

RUFUS WAINWRIGHT: Unfollow the Rules (BMG) Teníamos olvidado al Rufus Wainwright pop. Después de Out of the Game (2012), que no se cuenta entre sus mejores trabajos, editó su ópera Prima Donna (2015) y su trabajo sobre Más»

The Lumineers, abriéndose a la oscuridad

The Lumineers, abriéndose a la oscuridad

 III es el tercer álbum de The Lumineers. En él, sus compositores, Wesley Schultz y Jeremiah Fraites contaron de nuevo con Simone Felice y con el violinista Lauren Jacobson. Felice comandó el segundo álbum Más»

Sergio Martínez.  El realismo de la figura femenina y su contemplación.

Sergio Martínez. El realismo de la figura femenina y su contemplación.

  Sergio Martínez (Chile, 1966), reside en el madrileño espacio de Majadahona, pero desde muy pequeño vivió en Concepción hasta 2003. Autodidacta, dibujó desde niño y comenzó a experimentar con el óleo Más»

Discos

Discos

  BRENDAN BENSON: Dear Life (Third Man) Benson siempre ha sido considerado un autor con una capacidad compositiva cercana al pop de melodías imperecederas, el más Beatle del grupo que montó con Más»

Emilio Sánchez Mediavilla: «Una dacha en el Golfo»

Emilio Sánchez Mediavilla: «Una dacha en el Golfo»

Hace muchos siglos Bahréin era una región del Paraíso, al menos podemos deducirlo de las tablillas sumerias, asirias y mesopotámicas. El lugar donde cuentan que sucedió el diluvio universal, donde Gilgamesh persiguió Más»

Flavia Tótoro Taulis: «¡Qué sabes de arte?»

Flavia Tótoro Taulis: «¡Qué sabes de arte?»

Flavia Tótoro (Ciudad de México, 1964) ha residido en Chile, Canadá, Trinidad y Tobago. Tras su licenciatura en Arte por la Universidad Católica de Chile (PUC-1991), especialidad en Restauración y Pintura, obtiene Más»

 

Alberto García Teresa: «A pesar del muro, la hierba»

por Mª Angeles Maeso

Ed. Huerga y Fierro, 2017.103p.

Estoy en Michel Foucault, detenida en el poema ALGUIEN, del último libro de Alberto García-Teresa. Estoy en los mensajes que me llegan y que me hablan de la muerte de un acróbata en escena. Alguien sin nombre, un bailarín aéreo, alguien. Es la mañana de un sábado de julio.  El poema sigue tendido y me mira de soslayo, trepando por el muro de hiedra, temeroso de que el alguien con más watios no se haga a un lado y se entrometa.

Estoy en la segunda estrofa del poema: Alguien programa el reloj que los corona,  y cuando alcanzo la tercera, alguien derrumbado desde el cielo ya es arrastrado por las piernas. Alguien sin nombre que, hasta las once de anoche, tenía 41 años. Resisto ahí, donde alguien acaricia un micrófono y, aunque alguien ya es algo encerrado en un saco, no deja de latir en cada verso del poema Alguien. Lejos de la página 58 de este último libro de Alberto, sigue la música y alguien pronuncia las palabras que alguien escribió/para convencer a alguien de que la fiesta no pare, que el espectáculo siga y siga hasta la nausea.

Hojeo hacia atrás,  hasta el poema CCTV PATROCINA ESTA DEMOCRACIA y sé que estoy de nuevo en Foucault, sometida al ojo de su panóptico,  lo estoy como el sujeto disuelto del poema de Alberto García-Teresa que me musita:

 La cámara de seguridad dice que soy un ciudadano ejemplar  

(…) 

La cámara del banco remarca que me endeudo adecuadamente.        

Y compruebo que alguien que desconozco, alguien, a quien le basta que yo sea alguien que se endeude,  me permite el paso. Miro a la cámara uno y a la dos y a la cuatro. Y sonrío  al acceder al recinto del banco o al del supermercado. O al de la mismísima Caja Mágica , donde alguien menos uno, un potente alguien, 40.000 veces repetido, ahogará el ápice de dolor y de compasión, que nos llama por nuestro nombre.

Mejor no entrar, mejor seguir en la piedad que nos deja al roce la laboriosa y callada hiedra de estos poemas. 

ALGUIEN

 Alguien entra en el edificio.

Mira de soslayo a alguien

y alguien se hace a un lado a su paso.

Alguien programa el reloj que los corona.

Alguien mancha su uniforme

limpiando las cáscaras desalojadas por alguien

bajo la mesa de la reunión de alguien.

 

Alguien observa la televisión donde alguien

filma el bombardeo y cómo alguien

arrastra unas piernas mientras

se revienta la cabeza de alguien

que masca allí su hambre.

 

Alguien acaricia un micrófono y pronuncia

las palabras que alguien escribió

para convencer a alguien

de que alguien no es alguien

sino alguien.

 

Pero alguien también tacha su alguien

y gira los ojos

y encuentra en su garganta

su verdadero nombre

de alguien.